Ir al contenido principal

2016, año del Acuerdo de la Esperanza. Así lo viví

Crónica
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana


Foto FARC-EP


Ayer iniciamos un nuevo año. El 2016 fue bastante especial, agitado y lleno de esperanzas. Estuvo marcado, como los anteriores, por el proceso de paz que se desarrollaba en La Habana, que los últimos meses vio sus frutos con la firma del Acuerdo Final el 24 de Agosto en Cartagena. 

Luego se vino una lucha contra las mentiras, fundamentalmente del sector Uribista latifundista, y contra sectores que por intereses de unos pocos o demostrando total intolerancia e ignorancia, hicieron campaña por el vergonzoso NO, que ganó pírrica e inútilmente, puesto que la paz no tiene reversa.

Luego el 24 noviembre, después de escuchar las propuestas de estos sectores, se firmó el Acuerdo de la Esperanza. Se vino la refrendación en Cámara y Senado, la vía rápida de la Corte y la Ley de Amnistía.


La imagen puede contener: 1 persona, océano, cielo, exterior y agua
Foto Colombia Soberana

Personalmente viví un año notablemente hermoso. Tuve la oportunidad de empezar ese excelente y acelerado 2016 en La Habana. La bella Habana con recuerdos hermosos e imborrables. 


Sus brisas y soles que embellecen los más interesantes encuentros y largas horas dedicadas a hablar y meditar sobre las tareas que se hacen necesarias para construir una paz estable y duradera. Rodeada de hermosas personas como la Comandante Camila Cienfuegos, que con su ternura, claridad y gran inteligencia no solo gana corazones, sino batallas contra la injusticia y una guerra por la vida.

O las largas charlas con el Comandante Matías Aldecoa, que en ese momento pertenecía a la Subcomisión Técnica, encargada de temas tan complicados como el cese bilateral, la dejación de las armas y la descontaminación de los territorios de minas anti personas y artefactos explosivos sin estallar y ahora está en el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V).
La imagen puede contener: texto
Foto Revista Iskra. Colombia Soberana

Pero mi Colombia me esperaba y mis actividades. Entre noticias, comunicados y la arremetida de la ultraderecha que amenaza con otro genocidio contra los revolucionarios, entre otros lamentables hechos de guerra contra el pueblo como lo es la reforma tributaria que muestran la poca voluntad del gobierno. Nos debatíamos entre la indignación y las grandes esperanzas en el futuro que lograremos construir, y continuábamos desde Colombia Soberana y muchas otras plataformas nuestras denuncias, y por supuesto, la pedagogía para la paz.

(Leer  Entrevista con los  Comandantes Marco León Calarcá y Víctoria Sandino


Se llegó la firma del Acuerdo, como narramos arriba, y también la X Conferencia Nacional Guerrillera, un evento histórico. La Conferencia es el máximo órgano de decisión en las FARC. Está no solo era la última como grupo alzado en armas, en ella la totalidad de los guerrilleros, representados por 207 delegados democráticamente elegidos, avalarían, los acuerdos que su dirección había firmado con el gobierno, y desarrollaría el qué hacer de esa organización política de ahora en adelante.


La imagen puede contener: 1 persona, exterior y primer plano
Foto Colombia Soberana
Esta Conferencia, realizada entre el 17 y 23 de septiembre, sería un respiro en en agitado año. Colombia Soberana se había dado a la tarea de hacerle frente a las mentiras del Uribismo en el plebiscito, para ello decidimos, junto con otras organizaciones de Cundinamarca, inscribir una de las campañas por el SÍ en este departamento. Este reto que nos obligaba a redoblar nuestros esfuerzos en la pedagogía para la paz, continuar con el acompañamiento a los Presos Políticos que, incluso ahora, son atacados y hostigados indefensos por el INPEC y otros temas igualmente terribles.

Los Llanos del Yarí serían ese "escondite mágico" que nos llenaría de nuevas energías. En el legendario sitio El Diamante, se vivía en la certeza de paz, sueños nuevos, reconciliación y la disposición de seguir luchando por la Nueva Colombia, el trabajo, largas charlas, risas y los actos político culturales que cada noche llenaban de alegría a periodistas, guerrilleros y familiares y a los habitantes del lugar. Allí encontré a gente bella que recuerdo y con los que anhelo volver a sonreír. Una de esas lindas personas fue la camarada Milena Reyes

A ese sitio volvería el 31 de octubre, a las vigilias por la paz, que eran la forma en que los colombianos que hemos vivido el conflicto y queremos una Colombia mejor con dignidad, oportunidades y sin guerra, abrazaríamos los campamentos guerrilleros, protestando contra el ya sabido engaño del NO y contra Juan Manuel Santos, quien había firmado un Cese al Fuego Bilateral e INDEFINIDO, y sin razón alguna y de forma unilateral le ponía fecha límite (el día de las vigilias que se realizaban en todo el país) arriesgando así el estado de tranquilidad que vivía nuestro país.  
La imagen puede contener: una o varias personas y exterior
Foto Colombia Soberana


No solo los campesinos de las zonas aledañas y organizaciones sociales apoyaban este evento de paz, también lo hacían diferentes credos religiosos cuyos representantes apoyaron la paz con justicia social.





Hoy la paz avanza con pasos firmes. Esperamos la excarcelación de los presos políticos, la implementación del Acuerdo de la Esperanza y el inicio de la construcción del país que merecemos. Pero esto no llega por inercia. Es el pueblo en las calles, en las aulas, en los campos, leyendo y apropiándose de esos acuerdos, que logrará que se hagan realidad. Estos Acuerdos son del pueblo para el el pueblo. Es el regalo de estas sufridas generaciones a las futuras que no tienen por qué nacer siendo  víctimas de una guerra eterna. 

Que este 2017 sea de lucha por la unidad, la implementación y la construcción de la paz.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…