Ir al contenido principal

Debate público nacional sobre crímenes contra líderes sociales, defensoras y defensores de D.H

Noticia
Tomado de Pacocol
Prensa Cajar






De nuevo elevamos nuestro SOS por la vida, por la paz y las garantías de no repetición

La firma del acuerdo definitivo entre el gobierno y la guerrilla de las Farc-EP, el pasado 24 de noviembre, marca un horizonte de esperanza para que Colombia supere de manera permanente el conflicto armado y la violencia política que va mas allá de este conflicto. Este anhelo quiere ser frustrado por intereses económicos nutridos por la guerra, y que se expresan en organizaciones denominadas en el Acuerdo de Paz como herederas del paramilitarismo...


Desde la firma del primer Acuerdo de Paz suscrito el 26 de septiembre hasta hoy se han incrementado los ataques contra líderes sociales, defensoras y defensores de derechos humanos. Estos son los hechos que han sido registrados por las organizaciones y movimientos sociales de derechos humanos en el periodo señalado (1):


Asesinatos

1. José Abdón Collazos

2. Diomedes Perdomo

3. Fraidán Cortes

4. Rodrigo Cabrera Cabrera

5. Erley Monroy

6. Didier Losada Barreto

7. José Antonio Velasco Taquinas

8. Jhon Jairo Rodríguez Torres

9. Yimer Chávez Rivera

10. Espólita Casiana


Atentados

1. Jorge Humberto Chirán Chirán

2. Andrés Alfonso Garavito

3. John Garavito (niño de 15 años)

4. Hugo Cuellar

5. Danilo Bolaños Díaz

6. Rolan Ismares

7. Argemiro Lara

8. Comunidad de San Martín, Cesar



Amenazas, hostigamientos y señalamientos (2)

1. Arley Tuberquia

2. Edwin Segura

3. Héctor Sánchez Gómez

4. Asnoraldo Corpus

5. Anderson Ospina

6. James Larrea

7. Rodrigo Vargas

8. Piedad Esneda Córdoba Ruiz

9. Miguel Cifuentes Ardila

10. Melkin Hernán Castrillón

11. Iván Madero Vergel

12. Eladio Antonio Morales Polo

13. Lilia Peña

14. Himat Abdalá

15. Jessica Hernández

16. Cristina Rengifo

17. Edwin Segura Salas

18. Luceris Segura Salas

19. Walter Agredo

20. Rodrigo Vargas

21. Hernán Arciniegas

22. Wilson Sáenz

23. Julián Lozano

24. José Milciades Sánchez

25. Ariel Díaz

26. Edison Méndez

27. Carlos Murcia

28. Ismael Hurtado

29. Henry Domínguez

30. Jorge Iván Vélez

31. Albert Quintero

32. Antonio Gutiérrez

33. Diego Escobar

34. Ismael Hurtado

35. Antonio Gutiérrez

36. Yelby Ramírez

37. Jorge Iván Vélez

38. José Alfredo Ramírez

39. Marcela Hernández Chapuel

40. Humberto Orozco

41. Comunidad del municipio de Miranda

42. Comunidad de la vereda Rubiales

43. Comunidad de Paz de San José de Apartadó



Ante el carácter sistemático y generalizado de estos crímenes contra la paz, este miércoles 7 de diciembre, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, las organizaciones firmantes convocamos a una audiencia pública con el apoyo de las y los congresistas Ángela María Robledo, Alirio Uribe, Víctor Correa, Iván Cepeda, Alberto Castilla, Inti Asprilla y Jhon Jairo Cárdenas acerca de: “Los crímenes contra la paz, ataques a líderes sociales y defensores de derechos humanos por grupos armados sucesores de los paramilitares”


La reciente escalada de agresiones constituye una tendencia ascendente dentro de una constante que se mantiene, en contravía de los anhelos de paz del pueblo colombiano. Ya en los meses de marzo y abril de este mismo año, alertábamos sobre una oleada de crímenes similar que cobró la vida de dirigentes sociales destacados en el Cauca, Cundinamarca, Valle y otras regiones del país, y que desde entonces no cesa. Mientras Naciones Unidas señala que 52 defensoras y defensores de derechos humanos han sido asesinados en 2016, las organizaciones sociales, defensoras de derechos humanos, nacionales y regionales estipulan que la cifra llega a los 75 homicidios (3). Por su parte, el movimiento social y político Marcha Patriótica, ha denunciado que desde que se fundó, hace 5 años, 124 de sus integrantes han sido asesinados.


La labor que realizan defensoras y defensores de derechos humanos a lo largo y ancho del territorio nacional es legal y legítima. Ellas y ellos defienden la tierra, la vida, el agua, el ambiente sano, la participación política, los dineros públicos, la democracia y la paz. Son sus voces las que hoy están siendo acalladas en sus territorios, son sus vidas, sueños y proyectos los que están siendo truncados por quienes amenazan, atentan contra la vida y asesinan.


Las investigaciones penales debe reconocer este contexto, para que la justicia avance hasta identificar a los autores intelectuales, materiales y beneficiarios de los crímenes, las causas y estructuras responsables, y se pueda desenmascarar a quienes se ocultan detrás de un computador para elaborar los macabros panfletos, y a quienes señalan y dan la orden de asesinar y atentar contra la vida. La justicia en estos casos debe ser eficaz como ocurre cuando es atacada o está comprometida la integridad de personalidades destacadas de la vida nacional o de otras nacionalidades.


La firma del acuerdo definitivo entre el gobierno y la guerrilla de las Farc-EP, el pasado 24 de noviembre, marca un horizonte de esperanza para que Colombia supere de manera permanente el conflicto armado y la violencia política que va mas allá de este conflicto. Este anhelo quiere ser frustrado por intereses económicos nutridos por la guerra, y que se expresan en organizaciones denominadas en el Acuerdo de Paz como herederas del paramilitarismo, las mismas que en muchos casos mantienen vínculos con sectores de la Fuerza Pública, incluyendo organismos de inteligencia y seguridad del Estado.


No obstante el proceso de desmovilización del año 2003, la persistencia del paramilitarismo es una realidad inocultable, documentada en informes periódicos de derechos humanos, oficiales, de organismos internacionales, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales, y recogida en el Acuerdo final de paz, junto con valiosos instrumentos e instancias para su desmantelamiento, contempladas en el numeral 3.4 del Acuerdo, que deben ponerse en marcha de la manera más ágil posible.


En este sentido, es una prioridad en materia de implementación, la puesta en marcha y resultados a corto plazo de la Comisión de Alto Nivel de desmantelamiento de las estructuras herederas del paramilitarismo, así como el funcionamiento de la Unidad Especial de Investigación para el desmantelamiento de las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo, en términos del Acuerdo. La investigación y sanción de los responsables y la implementación de una política publica para su desmonte son elementos fundamentales para las garantías de no repetición.


Así mismo, urge que las partes soliciten de inmediato a la Asamblea General la instalación de la Misión de verificación política establecida en el punto 6.3.3, que pueda cumplir en una fase inicial con su mandato de verificación de las medidas de protección, seguridad personal y colectiva, así como los programas integrales de seguridad y protección para las comunidades y organizaciones en los territorios. Para este efecto, será fundamental que esta misión pueda estar integrada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, dada su experiencia en terreno y el conocimiento sobre la situación de DH y DIH en Colombia, la cual podría hacer un trabajo complementario al actual mandato que tiene en Colombia.


Exhortamos a la Fiscalía General de la Nación para que de respuestas satisfactorias sobre el estado de las investigaciones en estos casos, así como a la Procuraduría General de la Nación, en relación con las investigaciones contra funcionarios e integrantes de la fuerza pública presuntamente involucrados en hostigamientos, amenazas, tentados, asesinatos, desapariciones forzadas y otros graves delitos contra defensoras y defensores. Por su parte, el Alto gobierno debe dar a conocer cuál es el estado actual de las garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos, en sus componentes de prevención y protección.


Se hace perentorio que haya respuestas institucionales contundentes en su compromiso de detener definitivamente estos crímenes, y elevar el debate político y ante la opinión pública sobre las causas, estructuras, doctrinas y prácticas que, a nivel territorial y nacional, siguen vigentes detrás de los crímenes contra líderes y lideresas indígenas, campesinos, afrodescendientes, populares, barriales, estudiantiles y comunitarios. La sociedad entera debe condenar y rechazar estos crímenes contra quienes luchan no sólo por sus derechos sino por los de sus semejantes.


Las defensoras y defensores de derechos humanos son aliados naturales de la paz. Defender los derechos humanos para todas y todos es construir la paz. Que la paz no nos cueste la vida.


Bogotá, 7 de diciembre de 2016


Colectivo de Abogados "José Alvear Restrepo"

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, Movice

Coporación Claretiana Norman Pérez Bello


Para suscribir, escriba a prensa @cajar.org

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…