Ir al contenido principal

¡Amarren sus bestias rabiosas y déjenos vivir!

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana



No se ha secado la tinta del Acuerdo de la Esperanza firmado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno de Juan Manuel Santos el 12 de noviembre pasado (2016), cuando las fuerzas fascistas comenzaron a activar aún más fuerte su terror.

Lo habíamos advertido antes en uno de nuestros análisis del 14 de marzo (2016):

"Por otro lado las amenazas, la reorganización paramilitar y los existentes y aún vigentes nexos entre estos y las fuerzas armadas colombianas, el exterminio del opositor que persiste como política de Estado y doctrina militar, la hegemonía maldita de los medios masivos de comunicación, los falsos positivos judiciales, la lenta acción judicial contra la oligarquía paramilitar y mafiosa hoy representada por Álvaro Uribe, la arrogancia y la hipocresía de la vieja y rancia oligarquía y la toma lesiva y asesina de nuestras tierras y recursos por parte de la multinacionales y las transnacionales, entre otras cosas, aparecen hoy como peligros para las comunidades, los luchadores sociales y la paz.

El gobierno erige una paz en donde nadie luche por los derechos y estos sean arrazados  para el bien de los bolsillos multinacionales y oligárquicos, una paz para los de corbata, mientras los de ruana morimos lentamente y arrodillados. Nosotros le apostamos a una paz para todos, con bienestar, dignidad y verdadera democracia y participación en las decisiones del país que ellos venden pero es nuestro."

Persisten, más que nunca las preguntas que formulábamos al presidente Santos:

"Despierta más grande y fortalecido ese demonio asesino que se ha llevado nuestros compañeros desde las luchas de los años 20, que disminuyó y rompió la Unión Nacional de Oposición UNO, que exterminó a la UP, que persigue, mata, tortura y asesina, que descuartiza y empala niños y mujeres.

¿Qué debemos esperar de hoy en adelante Santos? ¿Nos alistamos para construir país en conjunto? ¿nos preparamos para la muerte y la barbarie del genocidio político? No es tarde para poner en práctica medidas para frenar, contener y desmantelar el paramilitarismo y controlar en terror que producen sectores de las fuerzas militares y de Policía ¡Amarre a sus bestias rabiosas y déjenos vivir!"


Reiteramos que no tenemos miedo. El asesinato de los compañeros de las FARC-EP Joaco y Mónica; los líderes sociales muertos Erley Monrroy el 18 de noviembre en San Vicente del Caguán Caqueta, Didier Losada Barreto en la Macarena Caquetá , José Antonio Velasco en Caloto Cauca, Jhon Jairo Rodríguez Torres igualmente en Caloto Cauca y Rodrigo Cabrera en Policarpa Nariño; los atroces atentados contra Danilo Bolaños en Nariño, Hugo Cuellar en Caquetá y Argemiro Lara y la desaparición del líder universitario Hánnier Hurtado en Cali, solo nos muestran que nos tienen miedo, que nuestro camino es el indicado y nos dan más fuerza para continuar en la incansable lucha por la Nueva Colombia. 

Denunciamos el genocidio político y social que los grupos de extrema derecha están comenzando a ejecutar en el país. Repudiamos el silencio cómplice del gobierno y la lenta implementación de los Acuerdos que nos darían garantías y herramientas para poder erradicar de una vez por todas el fenómeno paramilitar. Exigimos a Juan Manuel Santos que se pronuncie y decida de qué lado está: de los exterminadores o de la paz. No nos cansaremos de recordarles que nuestros muertos no mueren, que son semillas y esperanza, que están más vivos que nunca guiándonos hacia la paz, hacia el país que estamos construyendo.

¡No nos maten! exigimos que nos permitan construir un país incluyente, justo y en paz. Pero que no les quede duda, que aunque se opongan y obstaculicen nuestro camino, lo vamos a lograr. Vamos por Colombia, vamos por la paz con justicia social, vamos por más.






Comentarios

  1. Esta implantado un régimen mundial del terror, que para nada,es cínico. Que se muestra en su desnuda y cruel barbarie. Yo no me preguntaria, ni les pediría nada, estamos a este lado y ell@s se comportan del otro lado. Hay una creciente polarización de dos frentes, una cultura de desesperanza e inhumanidad que optó y capta adeptos diariamente. Yo me preguntaría por nuestros próximos movimientos, nuestros cambios urgentes, nuestras miradas a lo que no se visibiliza, porque es nuestra horfandad.
    Hay una vuelta en esto y es que vuelvan a las comunidades y las protejan, sus liderazgos, sus ejercicios territoriales, su gobernabilidad propia. No al contrario, que es lo que han venido haciendo errado a mi comprensión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…