Ir al contenido principal

Abuso de autoridad por parte del Ejército contra líderes de Ascamcat

Comunicado
Por ASCAMCAT



Líderes fueron detenidos arbitrariamente, junto con el esquema de seguridad, durante cerca de dos horas por parte de miembros del Ejército Nacional -Fuerza de tarea Vulcano que pertenecen a la II División del Ejército- en un retén militar improvisado que no cumplía con los requisitos ni objetivos establecidos por las disposiciones legales.

En el marco de la actividad de identificación de puntos sagrados del pueblo Motilón Barí, cerca de las 11:00 de la mañana del 6 de noviembre del presente año, el líder de la Asociación Campesina del Catatumbo –Ascamcat- Juan Carlos Quintero Sierra, se encontraba en el casco urbano de Teorama, Norte de Santander, acompañado del esquema de seguridad asignado por la Unidad Nacional De Protección -UNP-. Junto a él se encontraban otros líderes de Ascamcat, entre ellos Yonny Abril, Olmer Pérez, Wilmer Pérez, Wilder Franco, Serafín Vega; algunos miembros de la Guardia Campesina y algunos miembros del pueblo indígena Motilón Bari. Dichos líderes fueron detenidos arbitrariamente, junto con el esquema de seguridad, durante cerca de dos horas por parte de miembros del Ejército Nacional -Fuerza de tarea Vulcano que pertenecen a la II División del Ejército- en un retén militar improvisado que no cumplía con los requisitos ni objetivos establecidos por las disposiciones legales.

Inicialmente iban a ser víctimas de empadronamiento, práctica declarada ilegal por la Corte Constitucional en la sentencia 1024 de 2002. A pesar de la puesta en conocimiento de lo anterior, el sargento Rodríguez procedió a inspeccionar la camioneta blindada de Juan Carlos Quintero argumentando el porte ilegal de armas por parte del escolta asignado por la UNP al sostener que el decreto 155 de 2016 no lo permite. En realidad dicho decreto no aplica para entidades como la UNP pues se encargan de brindar seguridad a personas con alto nivel de riesgo. A pesar de identificarse y presentar los documentos legales; y aun teniendo conocimiento de que no es de su competencia realizar esta actividad que le pertenece a la Policía Nacional,el sargento insistió en hacerlo y cuando no se lo permitieron los miembros del Ejército mostraron una actitud agresiva hacia los defensores de derechos humanos al quitarle el seguro a sus armas como gesto de intimidación, mientras decían: "nosotros no hablamos campesinos porque nos toca meterles un tiro".

Estas actuaciones constituyen conductas punibles como homicidio en grado de tentativa por quitar el seguro a sus armas de largo alcance para intimidar a los líderes sociales; amenazas, detención arbitraria y extralimitación de las funciones del Ejército tal como lo describe la ley 599 de 2000 y omitiendo los protocolos establecidos por el Derecho Internacional Humanitario frente a la protección de los defensores de derechos humanos y líderes sociales como sujetos de especial protección.

Una vez más la Fuerza Pública no cumple con la posición de garante que establece la Constitución Política y abusan en sus funciones poniendo en riesgo la vida, integridad física y seguridad personal de los dirigentes campesinos, también dejando entredicho la voluntad de crear espacios para la construcción de paz con justicia social con las comunidades campesinas del Catatumbo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…