Ir al contenido principal

Retrato de la Nueva Colombia

Por María Méndez

Llanos del Yari


Hoy haré un escrito que no se podrá clasificar como género periodístico, tal vez tampoco como género literario, pero está hecho "con sangre", que es la única forma sincera de escribir. Con él quiero mandarle un gran abrazo al camarada y maestro Jaime Nevado, agradecerle por la lucha de tantos años, por sus versos revolucionarios y sus notas insurgentes. Agradecerle su amistad y sus palabras, sus sueños que son los míos... los nuestros, sus banderas que las ondeamos juntos, sus pasos que son mi camino, y su voz que es la campanada que despierta al pueblo a la insurrección. 

Hemos hablado millones de veces de la construcción de "la Nueva Colombia" ... pero ¿qué es la Nueva Colombia?

La Nueva Colombia es un nuevo amanecer: rojo, hermoso, fresco, esperanzador. Los buses llegan a recoger a los niños en el campo y la cuidad. Todos tienen educación gratuita y de calidad, alimentos, útiles, transportes. Se acabaron los oscuros años de levantarse a las 3 de la mañana y recorrer nublados caminos, hasta escuelas grises y sin vida, sin techos, sin refrigerios, sin ayuda estatal.

Los universitarios salen de sus casas, ya sea en el lujoso barrio de Bogotá, la comuna de Medellín o el alto Páramo de Sumapaz. Todos tiene iguales oportunidades para estudiar, y para trabajar luego de terminar su preparación académica.

Los campesinos comienzan a labrar sus tierras, ordeñar sus vacas, atender sus fincas. Ahora es más sencillo. Con las capacitaciones, la asistencia técnica y demás beneficios a los que tiene derecho, sus tierras y las de sus cooperativas y asociaciones producen frutos que ellos convierten en productos de calidad. 

Ya se olvidaron de los créditos que los desangraban, de los intermediarios, del tiempo que les costaba más sembrar y la cosecha no daba. Ahora las semillas son las nativas, las tierras producen, los precios son justos, la familia campesina vive con dignidad y en las ciudades hay alimentos baratos y de calidad.

Los obreros salen a sus fábricas. Son suyas porque hace años no tiene patrón. La explotación acabo. Ahora el trabajo es consciente y ordenado, los gerentes o supervisores trabajan hombro a hombro con los obreros, los salarios son buenos y las ganancias son distribuidas  justamente.

Es un "mito urbano" las historias de los paseos de la muerte o de las personas que morían a las puertas del hospital. En la Nueva Colombia hay doctores y enfermeras prestos para colaborar. Ir a los colegios, fábricas, empresas y demás para prevenir las enfermedades. Atrás quedaron las filas, los meses esperando una cita y la central de urgencias a reventar. Hoy las sillas están vacías y los pacientes son atendidos con prontitud. 

El arte, la cultura, la música y demás expresiones son pan de cada día, en cada esquina de las grandes ciudades, en las plazas de los pueblos, en los salones comunales de los campos. 

Las minas y los pozos petroleros no son de la multinacional o de la empresa privada. Las comunidades que ancestralmente han hecho minería en los territorios son dueñas de la explotación artesanal que no es un delito, es más, es un valor agregado a los productos que salen de ello. En donde hay una explotación más industrial no manda el gringo ya, manda el indio, el negro, el mulato. Nuestros minerales y el petroleo es del pueblo y para el pueblo. Las comunidades definen el uso del suelo y cómo se usan los recursos recibidos por la explotación minero energética. La explotación es lo más ambientalmente amigable y se retribuye a la madre tierra el poco daño que se le hace.

Las selvas no son escenarios de guerra. Se recuperaron de los terroríficos bombardeos y de la exfoliación multinacional. Todo tipo de animales y plantas crecen bajo la protección lejana de los colombianos que defendemos nuestra biodiversidad.

Bellas flores de amapola crece en un campo bajo el sol y el azul del cielo. Es uno de los lugares aprobados para el cultivo de Coca, marihuana y amapola, plantas sembradas para proteger culturas ancestrales y como uso terapéutico y medicinal. La investigación científica ha avanzado, no solo en estos cultivos sino en todas las áreas de la ciencia y la tecnología, y está  al servicio de todos los colombianos y los ciudadanos del mundo entero que se ha beneficiado con la paz y la libertad de este país.

La plaza pública es el escenario de debates. Ya no nos matamos en las selvas, ya no desaparece o es asesinado el revolucionario, ya no somos enemigos por que pensamos diferente.... ahora somos hermanos que debatimos y resolvemos nuestros conflictos al calor de un café y no bajo el fuego de fusiles. 

Pero para que no se repita la historia, en la Nueva Colombia no olvidamos. Los bustos del Mono en Cabrera, de Mariana Páez en el barrio  Policarpa en Bogotá, de Jaime Pardo, de las víctimas en Bojayá o Castillo y demás homenajes a nuestros muertos, están ahí, rodeados de flores, no solo como adorno, sino como recordatorio de lo que jamás debió haber pasado y que jamás debe volver a pasar.

A grandes rasgos, esa es la Nueva Colombia. Es una construcción de todos, nos solo de los revolucionarios, también de los conservadores, liberales, sin partido. Es una  promesa a las futuras generaciones y un compromiso de los que amamos el país, la vida y la paz.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Perseguiremos a quienes se atrevan a amenazar a líderes sociales: Mininterior

Noticia Por El Espectador



El Gobierno Nacional, a través de Guillermo Rivera, ministro del Interior, aseguró que se va a perseguir a quienes se atrevan a amenazar o intimidar a los líderes sociales en el país.
“No vamos a permitir que se amenace o se intimide a los líderes. Las víctimas son un sector poblacional central que hay que proteger. A quienes se atrevan, los vamos a perseguir”, señaló Rivera.
Señaló que las autoridades están avanzando en las investigaciones sobre los casos verificados y que, para el caso de Bernardo Cuero, líder asesinado en Atlántico y que hacía parte de la mesa departamental de víctimas, ya la Fiscalía imputó cargos al homicida.
“Seguiremos actuando de manera coordinada con las autoridades”, concluyó Rivera.
El Ministerio del Interior también reveló cifras sobre los casos verificados de agresiones en contra de líderes sociales, listado “definido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas que verifica la condición de liderazgo en terreno”.
De acuerd…

“Juan Manuel Santos terminó engañando a los pensionados”, dice el jurista Héctor Bernal

Noticia Tomado de Pacocol Por José Marulanda - Pazífico Noticias




El presidente Juan Manuel Santos cometió un gran error al no cumplir una promesa de campaña y objetar la ley 170 que reducía del 12 al 4% los aportes para la salud de los pensionados del país. La afirmación fue hecha por el abogado laboralista y académico Héctor Bernal.

Según el presidente Santos, la Ley golpeaba los principios de sostenibilidad fiscal, equidad social y la progresividad en materia tributaria. El jurista Héctor Bernal sostiene que este proyecto no los afectaba.
Para este académico, cuando la ley 170 llegue a la Corte Constitucional luego de haber pasado nuevamente por el Congreso, el alto tribunal tendrá que declararla acorde a la Carta Magna colombiana.
Los pensionados del país se encuentran adelantando reuniones para tomar una única posición ante la decisión de Juan Manuel Santos. Lo que sí se sabe es que programarán nuevas movilizaciones rechazando la medida adoptada por el primer mandatario.

Las FARC-EP son producto de la lealtad de Manuel y Jacobo

Análisis Tomado de FARC-EP Por Aureliana Buendía


Jacobo Arenas en sus propias palabras  Sobre polvo y ceniza, colombianos,  fundemos una patria verdadera.  /Invitación a renacer, Carlos Castro Saavedra/
Ha ocurrido un evento extraordinario en nuestro país, las FARC-EP nos estamos convirtiendo en un partido político legal. Es indudable que la mayoría del pueblo colombiano siente regocijo, grandes expectativas y enormes esperanzas frente a está nueva realidad que apenas comienza a adquirir su forma.

Los medios de comunicación hacen lo suyo: garantizar que el rebaño no piense, no opine; dar la sensación de que ya el tema de la paz a nadie le interesa. Su tarea es vencer lo que ellos llaman “el síndrome de Vietnam”, pero les va ha salir el tiro por la culata: de la paz se apropiaran cada vez más millones de colombianos. Es la lógica de la vida, del desarrollo, del irrefrenable deseo de la humanidad por vencer obstáculos y superarse.

En coyunturas como estas y frente al primer congreso de nuestro p…