Ir al contenido principal

“Las Farc no van a aceptar arreglos que les bajen lo que ya han conseguido”: Henry Acosta .

Entrevista
Tomado de Pacifistas
Por Mario Zamudio P.

Foto: tomada de Youtube.

Acosta es uno de los hombres cercanos a los negociadores del Gobierno y las Farc. Foto tomada de Youtube 

Henry Acosta ha sido clave en varios momentos de la negociación entre el Gobierno y las Farc. Acercó a “Alfonso Cano” y a “Pablo Catatumbo” con el presidente, Juan Manuel Santos, para delinear las bases del diálogo exploratorio. Siempre que la mesa de La Habana estuvo en crisis, fue el elegido para conciliar y acercar posiciones. Ahora, cuando el país está sumido en la incertidumbre por la victoria del No en el plebiscito, este empresario caldense sigue jugando un papel importante en la búsqueda de la paz con las Farc. 

Hablamos con él para entender el momento que estamos atravesando. Nos dijo que la paz es más grande que aspiraciones políticas, pero que es casi imposible que las Farc cedan en algo de lo que ya han alcanzado. 

¿Qué opina de las reuniones que sostendrá este miércoles el presidente Santos con el senador Álvaro Uribe y con el expresidente Andrés Pastrana? 

La situación que generó el resultado del plebiscito la debe arreglar el Gobierno Nacional, porque ese mecanismo no se originó en la mesa. Eso no es consecuencia de la mesa de diálogo de La Habana, sino de una decisión unilateral del Gobierno, que escogió ese mecanismo de refrendación política. Las Farc refrendaron los acuerdos en la Décima Conferencia. 

Así que las consecuencias las debe asumir el Gobierno, porque para las Farc el Acuerdo Final está firmado y refrendado jurídicamente para efectos del Estatuto de Roma.

¿Haber convocado el plebiscito fue un error del Gobierno? 

Pensar en refrendarlo políticamente sí, claro que fue un error. Varias veces le dije al presidente Santos, primero por iniciativa mía y luego como un mensaje de las Farc, que no estaba de acuerdo con eso porque era innecesario. El presidente me respondía que él podía refrendar jurídicamente el acuerdo a través del protocolo tres adicional a los Convenios de Ginebra, pero que no podía terminar el conflicto armado colombiano en Suiza. 

Es la primera vez, en los 56 conflictos armados del mundo que se han acabado por vía del diálogo, que un gobierno resuelve someterlo a la consideración del pueblo. Ninguna guerra ha terminado sometida a la opinión pública nacional. 

El presidente Santos hubiera podido firmar la paz sin preguntarle a nadie, pero él creó ese mecanismo y nunca se preparó para ver qué pasaba si perdía. Siempre pensó que iba a ganar.

¿Por qué cree que el Gobierno perdió el plebiscito?  

Hubo un poco de todo. Primero, el dueño del No no es el Centro Democrático. Muchas comunidades rechazaron los acuerdos de La Habana, víctimas de una campaña llena de mentiras: a los cristianos les dijeron que si ganaba el Sí les cerraban iglesias, a los indígenas y a los afros les dijeron que les quitaban territorios. 

Una campaña muy parecida a la de Donald Trump en Estados Unidos. Esta campaña fue como decía Laureano Gómez en 1940: “entre calumnia y calumnia, algo quedará”.

Este resultado obliga, sin embargo, a abrir el diálogo. ¿Es negociable, por ejemplo, la cárcel para los comandantes de las Farc? 

Las Farc no renegociarán el Acuerdo Final. Eso está explícitamente manifestado. ¿Por qué? Porque ya lo firmaron, lo hicieron legalmente en frente de Naciones Unidas, de 17 mandatarios, hubo testigos internacionales, y el documento ya está jurídicamente en la Constitución como acuerdo especial. 

El presidente perdió la contienda política, pero eso que están diciendo de renegociar es imposible. Seguramente habrá que hacerle alguna adenda, es decir, una adición positiva para poder cumplir lo de la Corte Constitucional (que dijo en su sentencia sobre el plebiscito que si ganaba el No el Acuerdo no se podía implementar). Pero las Farc no van a quitarle cosas al Acuerdo, con absoluta seguridad. Las Farc no renegociarán el Acuerdo Final.







Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…