Ir al contenido principal

¡Ojo!: En Colombia no se admiten las aventuras golpistas

Análisis
Por Maureén Maya S.

Resultado de imagen para general harold bedoya

El General Harold Bedoya ha burlado la acción de la justicia durante décadas; no sólo fue señalado de coordinar la Triple A (Alianza Americana Anticomunista) en su versión nacional, de participar activamente en el asesinato de varios dirigentes de la Unión Patriótica; también fue acusado, tiempo atrás y en repetidas oportunidades, de tener estrechos vínculos con el paramilitarismo y de haber ordenado torturas y asesinatos cuando fue comandante del Batallón de inteligencia y contrainteligencia "Charry Solano”. Todos los procesos en su contra, incluso aquel que se falló a favor del Senador Manuel Cepeda Vargas, asesinado en 1994, fueron condenados a la más abyecta impunidad. Y el General siguió, incólume, desde su madriguera, rumiando odio y destilando veneno contra el país. Pero la Colombia de los noventas no es la misma que hoy se une para construir, contra viento y marea, un país de paz. 

Su posición sectaria y dogmática, sus amenazas y sus trinos de guerrero brabucón ya no tienen cabida en la nueva Colombia que desea nacer. Una vez más se equívoca el General si cree que con sus gritos destemplados y su voz vociferante podrá truncar el avance triunfal de los Acuerdos de Paz e impedir el férreo acompañamiento de los sectores sociales y democráticos del país al proceso de negociación con la guerrilla de las FARC.

Hoy buena parte de la sociedad colombiana tiene la plena certeza de que llegó el momento histórico, anhelado por varias generaciones, de poner punto final a una brutal y degradada guerra de la que durante lustros se beneficiaron políticos corruptos, empresarios ambiciosos y militares sin escrúpulos como el General Bedoya. Somos muchos los que hoy levantamos nuestra voz y entregamos nuestro corazón a la causa de la Paz; los que exigimos que sin demoras se aplique el artículo 22 de la Constitución Política de Colombia para entre todos, unidos bajo la bandera de la democracia y la justicia social, empezar a proponer un mejor país, sin súbditos ni gamonales, sin excluidos y sin guerra.

Es posible que un sector de la ultraderecha con poder político y económico (del que sin duda harán parte los Uribe, los Pastrana, los Londoño, los Ordoñez, la rancia derecha de abolengo y miserias morales, la cúpula castrense vinculada a graves violaciones a los Derechos Humanos, los Lafauries y todo su sequito de terratenientes expoliadores que se oponen a los planes de restitución de tierra para los campesinos desplazados, las mafias y sus escuadrones de sicarios a sueldo), lo acompañe en su grito desafiante de guerra. Podrán generar un ambiente de zozobra, alzas en los precios y escasez de alimentos como el que antecedió el golpe contra el presidente chileno Salvador Allende en 1973; podrán incluso hacer eco permanente de sus deformados cuestionamientos al proceso de paz a través de sus filiales RCN y Caracol, podrán enlodar el nombre de valientes dirigentes sociales y políticos, de periodistas y analistas, perseguir, estigmatizar, atemorizar, atizar el odio, el miedo y la confusión, pero tengan la absoluta certeza de que NO PASARAN.

En Colombia, el país del sangrante corazón, se ha aceptado durante toda su historia republicana hechos aberrantes, de consumado sadismo y maldad, perversiones indescriptibles, injusticias lacerantes, pero jamás se apoyarán aventuras golpistas ni más retrocesos democráticos. Menos ahora cuando una nación pujante se une para defender su legítimo derecho a vivir en paz.

Por eso le digo y le repito General: No pasarán y será finalmente la historia la que con dureza juzgará su turbio proceder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Comandante Jaime Guaraca analiza situación actual de Colombia

Reportaje Por Nelson Lombana S. Fotos Camila




El sueño eterno de estar frente  al camarada Jaime Guaraca Durán, segundo hombre al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) después del comandante Manuel Marulanda Vélez, durante un largo período de la dura lucha revolucionaria armada en Colombia, se vino a cristalizar el pasado 15 de octubre en Cuba, cuando pude hacerle un extenso reportaje que más tarde publicaremos en su totalidad en un folleto para que circule profusamente por el país, muy especialmente por el departamento de Tolima.


Durante más de cuatro horas, el camarada Guaraca contestó los interrogantes haciendo alarde de una memoria prodigiosa y una convicción política y revolucionaria a toda prueba. Su rostro cansado por los años se ilumina cuando evoca el nombre de Colombia y describe con sutiliza su gesta al lado del movimiento guerrillero más antiguo que el año pasado decidió decirle adiós a las armas, en un acuerdo concebido en la…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…