Ir al contenido principal

¡Ojo!: En Colombia no se admiten las aventuras golpistas

Análisis
Por Maureén Maya S.

Resultado de imagen para general harold bedoya

El General Harold Bedoya ha burlado la acción de la justicia durante décadas; no sólo fue señalado de coordinar la Triple A (Alianza Americana Anticomunista) en su versión nacional, de participar activamente en el asesinato de varios dirigentes de la Unión Patriótica; también fue acusado, tiempo atrás y en repetidas oportunidades, de tener estrechos vínculos con el paramilitarismo y de haber ordenado torturas y asesinatos cuando fue comandante del Batallón de inteligencia y contrainteligencia "Charry Solano”. Todos los procesos en su contra, incluso aquel que se falló a favor del Senador Manuel Cepeda Vargas, asesinado en 1994, fueron condenados a la más abyecta impunidad. Y el General siguió, incólume, desde su madriguera, rumiando odio y destilando veneno contra el país. Pero la Colombia de los noventas no es la misma que hoy se une para construir, contra viento y marea, un país de paz. 

Su posición sectaria y dogmática, sus amenazas y sus trinos de guerrero brabucón ya no tienen cabida en la nueva Colombia que desea nacer. Una vez más se equívoca el General si cree que con sus gritos destemplados y su voz vociferante podrá truncar el avance triunfal de los Acuerdos de Paz e impedir el férreo acompañamiento de los sectores sociales y democráticos del país al proceso de negociación con la guerrilla de las FARC.

Hoy buena parte de la sociedad colombiana tiene la plena certeza de que llegó el momento histórico, anhelado por varias generaciones, de poner punto final a una brutal y degradada guerra de la que durante lustros se beneficiaron políticos corruptos, empresarios ambiciosos y militares sin escrúpulos como el General Bedoya. Somos muchos los que hoy levantamos nuestra voz y entregamos nuestro corazón a la causa de la Paz; los que exigimos que sin demoras se aplique el artículo 22 de la Constitución Política de Colombia para entre todos, unidos bajo la bandera de la democracia y la justicia social, empezar a proponer un mejor país, sin súbditos ni gamonales, sin excluidos y sin guerra.

Es posible que un sector de la ultraderecha con poder político y económico (del que sin duda harán parte los Uribe, los Pastrana, los Londoño, los Ordoñez, la rancia derecha de abolengo y miserias morales, la cúpula castrense vinculada a graves violaciones a los Derechos Humanos, los Lafauries y todo su sequito de terratenientes expoliadores que se oponen a los planes de restitución de tierra para los campesinos desplazados, las mafias y sus escuadrones de sicarios a sueldo), lo acompañe en su grito desafiante de guerra. Podrán generar un ambiente de zozobra, alzas en los precios y escasez de alimentos como el que antecedió el golpe contra el presidente chileno Salvador Allende en 1973; podrán incluso hacer eco permanente de sus deformados cuestionamientos al proceso de paz a través de sus filiales RCN y Caracol, podrán enlodar el nombre de valientes dirigentes sociales y políticos, de periodistas y analistas, perseguir, estigmatizar, atemorizar, atizar el odio, el miedo y la confusión, pero tengan la absoluta certeza de que NO PASARAN.

En Colombia, el país del sangrante corazón, se ha aceptado durante toda su historia republicana hechos aberrantes, de consumado sadismo y maldad, perversiones indescriptibles, injusticias lacerantes, pero jamás se apoyarán aventuras golpistas ni más retrocesos democráticos. Menos ahora cuando una nación pujante se une para defender su legítimo derecho a vivir en paz.

Por eso le digo y le repito General: No pasarán y será finalmente la historia la que con dureza juzgará su turbio proceder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En Ituango fue asesinado Robinson Oquendo, reincorporado de las Farc

Noticia Tomado de Análisis Urbano

A una cuadra del parque de Ituango, municipio del Norte de Antioquia, fue asesinado en la noche del martes 27 de marzo el señor Robinson Alirio Oquendo Sucerquia, de 34 años.
Según la información suministrada por la Policía, Robinson fue baleado a las 7:40 p.m. en la calle 20 con carrera 21, a una cuadra del colegio Pedro Nel Ospina y a dos del parque principal de Ituango.
Oquendo Sucerquia era conocido como Varilla y fue militante de la guerrilla de las Farc, en la que se desempeñó como explosivista del frente 18. Desconocidos lo abordaron y le dispararon en diferentes ocasiones a la altura del tórax y luego emprendieron la huida.
Ante este hecho, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, pidió a la Unidad Especial de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación que realice las acciones pertinentes en esta región de Antioquia por la inminente ocurrencia de violaciones a Derechos Humanos.
Igualmente, exigió del Gobierno que se fortalezcan…

¿Ecopetrol inició el Fracking, y provocó el desastre ambiental?

AnálisisTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

La "Alianza Colombia Libre de fracking" invita hoy de 12:00 a 2:00 pm a un plantón frente al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, para exigir la renuncia de los Ministros de Minas y de Ambiente, y acciones contundentes frente a ECOPETROL S.A. como responsable del Desastre Petrolero en la Lizama.


Si la tragedia se podía prevenir, y no se hizo, la causa es el afán de su junta directiva de enriquecer a los accionistas de la empresa.   
Ecopetrol obtuvo ganancias por 6,6 billones de pesos en 2017, y como toda empresa capitalista, no le importa explotar sin misericordia a sus trabajadores y el medio ambiente.
Su actitud irresponsable y criminal está causando sufrimiento, muerte, y miseria a toda la población de la región.
Es urgente que se detenga la contaminación, se conozca la verdad, se evalúe el daño ambiental y se tomen las acciones legales pertinentes ante la incompetencia de Ecopetrol que está afectando los recurs…

Comunicado a la opinión pública sobre el estado de salud del senador Iván Cepeda Castro

Comunicado Por Oficina de Prensa Iván Cepeda Castro

La oficina de prensa del senador Iván Cepeda Castro se permite informar a la opinión pública que, tras exámenes médicos practicados, le fue diagnosticado un cáncer de colon en fase temprana. Luego de intervención quirúrgica con intención curativa, y de un seguimiento riguroso en el Hospital Universitario San Ignacio de la capital de la República, el Senador se encuentra en tratamiento complementario de quimioterapia coadyuvante.
Por tal razón, radicará ante la secretaría general del Senado de la República la solicitud de incapacidad médica total mientras dure su tratamiento. A pesar de la incapacidad médica, el senador Cepeda anuncia que cumplirá con su asistencia a las sesiones del Senado y con sus obligaciones en materia legislativa y de control político, hasta donde su condición de salud lo permita.
El senador Cepeda agradece y manifiesta su total confianza en el cuerpo médico y asistencial que lo ha venido tratando, y se solidariza co…