Ir al contenido principal

Hablemos de coca…

Análisis
Tomado de las 2 Orillas
Por Rafael Alfredo Colón


 Algo debe cambiar en los frentes de la dura batalla contra la droga. Las políticas públicas se desgastan, y por eso no podemos seguir haciendo más de lo mismo

Rafael Alfredo ColónLa oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, presentó en Bogotá su informe anual de Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos. En ese informe se confirma que nuestro país, de lejos, es campeón mundial en la producción de cocaína.

Nadie en el mundo tiene sembrada en su territorio tantas hectáreas de hoja de coca: 96.000; a nadie le rinde tanto la hoja fresca: 4,8 toneladas métricas produce una hectárea en un año; 74 500 hogares se encuentran involucrados con el cultivo de coca; a los productores les compran la hoja en la puerta de su casa a $3000 por kilo; en promedio, por un kilo de pasta base de cocaína los delincuentes ofrecen $2 millones y pagan $ 4,7  millones por el kilo convertido en clorhidrato; pero en el mercado internacional, cada kilogramo sube sustancialmente, porque se paga en dólares y en la medida que la ciudad mercado se encuentre más lejos de nuestras costas… mayor el precio del kilo y del gramo.

La coca repleta de químicos, ácidos, permanganatos, gasolina, disolventes, se consume por la boca, por la nariz o por las venas, dependiendo del apetito o enfermedad del consumidor; arruina el cerebro, destruye el corazón y causa daños irreparables en órganos sensibles.

La coca destruye familias, crea dependencia económica en tenderos, expendedores de gasolina, comerciantes lícitos, vendedores de insumos químicos y desempleados; su oscura y nauseabunda atmósfera se mezcla con prostitución, corrupción, violencia, basura, delincuencia, redes del crimen organizado, que paralizan el desarrollo donde persiste la compleja dinámica y relación de la producción con los territorios.

Ingentes esfuerzos ha hecho el país para combatir el flagelo de las drogas. Los colombianos reconocen el valor de su fuerza pública y las autoridades que han enfrentado las mafias que cegaron las vidas de cientos de policías, militares, civiles, líderes nacionales, dolor en miles de familias. Sin duda, se ha combatido con decisión al narcotráfico; nuestra fuerza pública es la que más aporta en incautaciones a nivel global.

Sin embargo, algo debe cambiar en los frentes de esta dura batalla. Nariño sigue siendo el departamento con más cultivos de coca, Tumaco contiene el 18 % de la producción nacional. El 87 % del incremento en cultivos de coca sucede en zonas que históricamente han sido sembradas y el 50 % de los cultivos se localizan en 10 municipios.



Por qué si durante los años 2005 y 2015 se han asperjado con glifosato
375 688 hectáreas de hoja de coca sobre la ruralidad nariñense
no hemos logrado reducir su producción



Es necesario reflexionar por qué razón, si durante los años 2005 y 2015 se han asperjado con glifosato 375 688 hectáreas de hoja de coca sobre la ruralidad nariñense, no hemos logrado reducir su producción.

Tal incremento en la producción de coca tiene varias justificaciones: falta de efectiva presencia institucional en los territorios vulnerables, la ocupación desordenada del territorio,  la compleja arquitectura institucional responsable de enfrentar el fenómeno de las drogas, la carencia de oportunidades para productores que ven en lo ilícito una salida a sus necesidades vitales; no existe una red de vías terciarias, ni medios para transportar productos lícitos a las plazas de mercado. Existen otros elementos coyunturales como el incremento de los precios por hoja de coca, la reducción del riesgo asociado con la actividad ilícita debido a la suspensión de la aspersión aérea con glifosato, la posibilidad de evitar la erradicación manual mediante bloqueos a la fuerza pública, las crecientes expectativas para recibir beneficios como contraprestación por la eliminación de los cultivos ilícitos, que motivaron a sembrar más coca.

Las políticas públicas se desgastan,  y por eso no podemos seguir haciendo más de lo mismo; para romper el espinazo de la coca, hay que combatir con la misma intensidad todos los eslabones de la cadena productiva y actuar con inteligencia en todos los frentes del problema.

La mesa de conversaciones en La Habana, alcanzó un acuerdo trascendente para enfrentar el problema de las drogas ilícitas y en comunión con ese acuerdo inició la semana anterior el proyecto piloto de sustitución de cultivos ilícitos en el municipio de Briceño-Antioquia.

La sustitución acordada en Briceño, debe ser un instrumento idóneo que convenza al campesino de que es un actor clave del desarrollo territorial, que se pueden desarrollar economías propias lícitas.

Las estrategias de confrontación directa pusieron a pelear al Estado con los campesinos; es por eso, que las nuevas estrategias de sustitución deben promover más el diálogo, una dimensión desconocida en la profundidad nacional, donde las cosas se impusieron a la fuerza. Se necesita recuperar la confianza en el Estado y que los gobiernos cumplan sus planes y sus propuestas.

Colombia debe terminar su protagonismo en el mundo de las drogas; profundizar nuestra democracia implica efectividad y legitimidad, y esa ecuación solo será viable en la medida que podamos multiplicar el diálogo para tomar decisiones que faciliten invertir más tiempo y dinero, en hacer cosas distintas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.