Ir al contenido principal

Con el proceso de paz se debe exacerbar la lucha de clases

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Nelson Lombana 


La labor pedagógica por la paz debe ser intensa y correcta, bien enfocada por cuanto no es fácil asimilarla en este mar de incomunicación de los medios masivos de comunicación. Se puede caer en confusiones e interpretaciones erráticas, hasta llegar a la equivocada conclusión de que la lucha de clases ha fenecido inexorablemente.



Si la movilización del 15 julio en Ibagué no fue tan multitudinaria fue precisamente por esa confusión que hay. Un sector de la izquierda entendió que era un espaldarazo al régimen neoliberal de Santos, otro sector se cerró en la consigna del “puritanismo”, no se acogió la propuesta del Partido Comunista de abrir la convocatoria a muchos sectores políticos que se vienen pronunciando desde su óptica por la paz y los diálogos de la Habana.


La pedagogía por la paz debe tener claro elementos políticos que nos permitan comprender correctamente el momento histórico. No podemos cometer los viejos errores y cerrarnos como poseedores de la verdad absoluta y revelada. Montar falsos protagonismos, minimizando y desconociendo la diversidad y pluralidad que caracteriza al pueblo colombiano.


En eso el Partido Comunista ha sido lo suficientemente autocrítico al decir claramente y con sencillez que hace parte de la vanguardia revolucionaria. Debería haber reciprocidad en otros sectores, no para satisfacer propiamente la petición del Partido, sino para avanzar en el proceso unitario del pueblo colombiano. No se puede seguir pensando la unidad con criterio mecanicista, la cual señala que bienvenida pero alrededor de mi capilla. Así no avanzamos. El único camino posible es combinando acertadamente la teoría con la práctica. Lo que se dice con lo que se hace.


En ese proceso pedagógico por la paz también debe estar a la orden del día la vigencia de la luchas de clases. Muchas categorías de izquierda la vienen aboliendo algunos que posan de izquierda. “Compañero es reemplazado por don”, por ejemplo. “Los eventos callejeros hay que borrarles las arengas políticas, ahora son dizque consignas “culturales”, tolerantes y amigables”. Es decir, lo que viene sucediendo es la imposición de un lenguaje neoliberal, distante de la concepción revolucionaria.


Es tal la fuerza subliminal de estas campañas solapadas que algunos han caído en ellas y se atreven a decir que la lucha de clases es cosa del pasado y que ahora se podría llegar fácilmente al poder por el camino de la conciliación. Como se dice popularmente: “Haciéndonos pasito podemos llegar muy lejos”.  


A ese pensamiento reaccionario hay que salirle al paso. El editorial de VOZ La verdad del pueblo correspondiente a la edición número 2843 del miembro del comité central del Partido Comunista, Luis Jairo Ramírez H, expone con claridad política cómo la lucha de clases es vigente y está a la orden del día.


Al referirse a los diálogos de la Habana, el camarada Ramírez H, caracteriza nítidamente la postura del presidente Santos que representa a la oligarquía y la posición de las FARC – EP que representa los intereses del pueblo colombiano secularmente engañado y explotado.


El acuerdo sobre la tenencia de la tierra y que corresponde al primer tema discutido, se “sienta las bases para la transformación integral del campo”, dice el editorialista. Sin embargo, la postura contraria y prepotente la asume Santos unos meses después. “El 29 de enero de 2016 el mismo presidente Santos sancionó la ley 1776 de 2016, conocía como ley sobre “Zonas de interés de Desarrollo Rural, Económico y Social – Zidres”.


Con esta norma modifica arbitrariamente la propiedad y uso de la tierra, abriéndoles espacio a los grandes inversionistas para que se apoderen de los baldíos que hay en Colombia. ¿Habrá competencia entre un campesino y una transnacional por unas hectáreas de tierra en Colombia?  Es pelea de tigre con burro amarrado.


En ese simple hecho está claro la lucha de clases. El mismo editorialista trae en este, una serie de ejemplos claros y contundentes que prueban y argumentan la existencia de la lucha de clases.


El presidente Juan Manuel Santos Calderón dijo durante la ceremonia de ascenso del comandante de policía que fortalecerá el criminal Esmad, porque según su criterio: “Vamos a ver más movilizaciones y protestas sociales”, agrega el camarada Luis Jairo Ramírez H.


Si el pueblo se moviliza hoy con el miedo real del paramilitarismo y del militarismo criminal, lo mismo que las leyes antipopulares, pues resulta fácil comprender que sin paramilitarismo y sin militares agrediendo a sus mismos hermanos de clase, pues la movilización aumentaría sustancialmente.


En vez de Santos recibir esto como positivo, se proyecta con espíritu criminal, anunciando el fortalecimiento de estas personas alienadas y convertidas en hienas humanas para agredir a sus mismos hermanos de clase. En ese mismo tono está el Código de Policía.


En ese sentido queremos insistir en la necesidad de tener una pedagogía de la paz que interprete todos estos intríngulis reales que se abre paso en este proceso de paz que se viene concretando en la Habana (Cuba). Hay que mirar el proceso con mucho optimismo, pero también con mucho realismo. Tiene razón las FARC – EP cuando han dicho que ellos no se desmovilizan, simplemente se transforman para continuar la lucha revolucionaria por la toma del poder y la construcción del socialismo, sin la fuerza de las armas, siempre y cuando el Estado así lo permita cumpliendo cabalmente con los acuerdos suscritos en su totalidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Asesinan dos milicianos de Las FARC-EP en menos de 12 horas

Noticia Por Colombia Soberana





Entre la noche de ayer 13 de agosto y la madrugada de hoy, fueron asesinados por sicarios dos milicianos de las FARC Jesús Adán Mazo, quien usaba el alias de “Molina" y era  el jefe de milicias del frente 18 y  Norbey Téllez cuyo seudónimo era Duvan Ríos, miliciano que pertenecía a la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) Negro Eliécer.
Duvan Ríos fue el primero en recibir los ataques. Los hechos ocurrieron en la vereda el Tarra, Norte de Santander. Hombres armados entraron a su casa y sin mediar palabras lo asesinaron, en el hospital, que queda cerca al puesto de Policía, tres desconocidos encapuchados y con pistola en mano entraron para averiguar si Duvan Ríos Continuaba con vida  para rematarlo.
Una situación similar le ocurrió a Molina. Era la una de la mañana cuando los sicarios lo sacaron de su vivienda ubicada en Ituango, a pocos metros de la Zona Veredal y le dispararon tres veces. 

Con ellos ya son 11 miembros de las FARC asesinados  e…

Policía golpea brutalmente a joven que había torturado años atrás

Noticia Por Colombia Soberana




La pesadilla del joven de 20 años, Nicolás Bolaños Sotomayor, empezó el día 23 de noviembre del 2013, cuando miembros de la Policía intentaron atracarlo, al correr fue brutalmente golpeado, al extremo de perder gran parte de sus dientes.
Desde ese momento su madre, Alba Lucía Sotomayor, comienza a denunciar este abuso. El 24 de agosto del 2014, al impedir que estos oficiales consiguieran el beneficio de casa por cárcel, Nicolás fue secuestrado junto con su hermana menor, él fue torturado.
Desde entonces las persecuciones, llamadas y amenazas han sido constantes, hasta el punto de que Nicolás fue secuestrado en la puerta del colegio y nuevamente torturado.
En la noche del 9 y la madrugada del 10 de agosto, en hechos que no hemos confirmado completamente, Nicolás es nuevamente violentado por la Policía Nacional. Según esa institución, el joven, que sufre depresión post trauma, se intentó suicidar, los policías presentes lo "ayudaron" golpeándolo. 
La Po…

Dura crítica de Joaquín Gómez, excomandante de las Farc, al escritor Alonso Sánchez Baute

opiniónPor Las 2 Orillas

El excomandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:
En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.
En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de…