Ir al contenido principal

¿Y qué viene ahora?

Análisis
Por Antonio Madariaga Reales / Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía




La firma de los acuerdos de La Habana representa una gran oportunidad para profundizar y extender la democracia colombiana, haciendo posible el cumplimiento de la promesa de la Constitución de 1991. Eso solo será posible si las elites y el gobierno mismo le pierden el miedo al poder ciudadano.
  
Los avances que se conocen del proceso de negociación en La Habana permiten mantener un significativo optimismo sobre la concreción y firma del acuerdo final de terminación del conflicto entre las FARC y el gobierno de manera pronta. Puesto en marcha el mecanismo para la desvinculación de los menores reclutados por las FARC, las informaciones referentes al arribo de acuerdos en el mecanismo para el desmonte del paramilitarismo o como le denominan en La Habana, sucesores del paramilitarismo, el acuerdo para las garantías de seguridad física para los excombatientes a través de un mecanismo especial de la Unidad Nacional de Protección, los avances de la subcomisión de género y el serio abordaje que hay de los temas de zonas de campamentación, (horrible y antiestética denominación) y la dejación de armas alimentan esa mirada optimista.

Mientras eso sucede cada vez más el debate y la responsabilidad se trasladan desde La Habana a Colombia y exigen del gobierno, el Estado y la sociedad civil propuestas para la implementación de los acuerdos en lógica de participación ciudadana y aterrizaje territorial. Por ello la aprobación del Acto legislativo especial para la paz, y la próxima decisión de la Corte Constitucional sobre la llamada ley de plebiscito que reforma la ley estatutaria de participación, también dan señales sobre los retos que se avecinan.

El primero de ellos en el cortísimo plazo es la preparación de una masiva movilización para la refrendación de los acuerdos, que se traduzca en copiosa votación, de más de 6 millones de votos por el SI. Ese reto tiene particular importancia dado que la refrendación dependerá en buena medida de la participación de los habitantes urbanos y particularmente de quienes en las seis áreas metropolitanas, conforman el 43% del censo electoral, (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Pereira y Bucaramanga) y en las demás capitales departamentales. Lo anterior implica un amplísimo ejercicio de pedagogía para la comprensión de los Acuerdos y sus beneficios a fin de procurar una participación informada de la población y una contundente derrota de quienes se resisten a la paz.

El segundo gran reto consiste en aterrizar lo que a nuestro modo de ver debe ser un enfoque de política pública en el postacuerdo y es la paz territorial.

En ese terreno tanto la institucionalidad de los territorios, como las organizaciones de la sociedad civil, deberán abordar la identificación clara y precisa de las formas como los contenidos de los acuerdos interpelan a cada uno de esos territorios y por lo tanto las formas de construcción –desde los mismos territorios- de respuestas a esa interpelación en forma de políticas públicas.

Ese ejercicio que debe ser lo más amplio y plural posible deberá continuar con la clara adopción de criterios de articulación entre lo nacional y lo territorial que supere el centralismo y la cooptación de los planes y programas por parte de las empresas electorales, de las elites locales y por consiguiente la apropiación indebida de los recursos por parte de ellos.

Lo que no puede considerarse como alternativa en un enfoque de paz territorial es la definición desde el nivel central de las características y estrategias de esos planes y programas con el pretexto de evitar su captura por intereses particulares en las regiones.

La firma de los acuerdos de La Habana representa una gran oportunidad para profundizar y extender la democracia colombiana, haciendo posible el cumplimiento de la promesa de la Constitución de 1991. Eso solo será posible si las elites y el gobierno mismo le pierden el miedo al poder ciudadano.

Coda: La recolección de firmas en las planillas de la resistencia a la paz utilizando argumentos falaces, y engañando a la población son un mal síntoma de lo que se viene en la campaña por la refrendación.

Edición 498 – Semana del 10 al 16 de Junio de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

Masacre en el Tarra, van 9 muertos

Noticia Por Colombia Soberana

Una masacre se realizó hoy, lunes 30 de julio, a las 2:30 de la tarde en el barrio Villa Esperanza en el casco urbano del municipio del Tarra, Norte de Santander.
Las Organizaciones Sociales denuncian que hasta el momento hay 9 muertos y un número indeterminado de heridos. Entre los muertos está Frederman Quintero, presidente de la Junta de Acción Comunal del Km 84 y presidente del Comité Veredal de la Asociación Campesina del Catatumbo,  ASCAMCAT.
Hasta el momento no se han esclarecidos los hechos y se desconoce qué grupo armado está detrás de estos hechos que causan terror y zozobra entre los pobladores.

Por medio de su cuenta de Twitter, el comité de Integración Social del Catatumbo CISCA, insta a las autoridades a explicar cómo es que con su alta presencia en el Tarra, sucede esta masacre a plena luz del día.

HIDROITUANGO CONTINÚA CON OBRAS SIN TENER LICENCIA AMBIENTAL

Noticia Tomado de Contagio Radio


La plataforma Ríos Vivos denunció que Hidroituango  está incumpliendo la decisión de la Agencia  Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, y sigue con las obras, a pesar de la suspensión de la licencia ambiental que le obliga a detenerlas. Además, la organización aseguró que EPM tampoco a dado los subsidios que prometió a las familias afectadas y que muchas de ellas continúan viviendo en los albergues o están completamente aisladas como es el caso de quienes habitan en Ituango.
Situación que según Ríos Vivos, es producto de que la ANLA, no haya dado claridades frente a cuáles son las obras relacionadas con la emergencia y cuáles son las obras relacionadas con el avance del megaproyecto que tendrían que frenarse para disminuir el riesgo.
EPM OCULTA INFORMACIÓN IMPORTANTE De acuerdo con Zuleta, los derrumbes en ambas márgenes del cañón, a la altura de la megaobra,  han sido constantes y el más reciente se presentó el día de ayer, información que estaría siendo…

El afán de Álvaro Uribe es tapar y manipular la verdad sobre sus crímenes.

Análisis Tomado de Pacocol Por Claudia Jerez

El pasado martes 24 de julio, Álvaro Uribe anunció su renuncia al Congreso, luego de que la Corte Suprema de Justicia lo llamara a indagatoria por los delitos de soborno y fraude procesal ante las nuevas manipulaciones y presiones a testigos que vienen declarando en su contra.
En el mismo expediente, la Corte Suprema de Justicia también llamó a indagatoria el Senador Hernán Prada y compulsó copias a la Fiscalía general de la Nación con el fin de que sea investigado uno de los abogados que conforman el bufete jurídico de Uribe, y la ex fiscal Hilda Jeaneth Niño Farfán, investigada también por favorecer ilícitamente los intereses de Santiago Uribe Vélez, hermano de Álvaro Uribe, detenido por paramilitarismo.
La Corte tiene grabaciones, documentos, videos, e interceptaciones telefónicas que dan cuenta de las presiones contra uno de los principales testigos que hoy tiene temblando al Uribismo.
La maratón que ha emprendido el senador del Centro Democr…