Ir al contenido principal

Último informe de derechos humanos en Minga Agraria

Comunicado
Tomado de Prensa Rural
Por Congreso de los Pueblos 


Los días finales de la Minga dejaron grandes sinsabores en materia de derechos humanos. A pesar de cursar diálogos entre delegados de la Cumbre y el Gobierno y de haberse suscrito acuerdos de garantías en los que formalmente se reconocía el derecho a la protesta social; se mantuvo una constante de agresión y violencia contra las comunidades por parte de la Fuerza Pública y militares.

La presencia y actuación del Ejército Nacional en cada punto de la Minga, además de violentar la constitución y la ley, jamás fue explicada por el Gobierno, dejando no sólo preocupación por las implicaciones que tiene el hecho mismo de militarizar la protesta social, sino también por el destino y uso futuro de la información que permanentemente recolectó el personal militar que intervino.

De otra parte, resulta evidente que la penalización de acciones propias de la protesta social, como la ocupación de vías, no sólo ha incidido en la activación de las entidades de persecución criminal del Estado contra los manifestantes; sino en el avance de un discurso oficial que legitima esta prohibición y por tanto la represión contra las mismas. Aun sentado el Gobierno con la Cumbre, el Presidente de la República emitía condicionamientos a las expresiones de inconformidad popular y advertencias en caso de bloqueo de carreteras. Evidenciado el gran reto que por delante le queda al movimiento social en Colombia, ante indicadores que demuestran la intención de desnaturalizar el derecho a la resistencia.

Quedan también grandes desafíos frente al balance que en materia de derechos humanos ha presentado la Minga; entre ellos, evitar que pasen al olvido y a incrementar las cifras de impunidad, el asesinato de tres compañeros y la brutal represión y persecución contra las comunidades que exigieron del gobierno el cumplimiento de viejos compromisos. Y por otro lado, garantizar la libertad de quienes han sido criminalizados y encarcelados o pueden serlo, por ejercer el derecho a protestar.

Los siguientes, son los hechos ocurridos durante los días 10 y 11 de junio.

En Arauca

10 de junio

Pese al compromiso gubernamental de reconocer la legitimidad del derecho a la protesta, sobre la vía que de Tame conduce a Arauca, en Puerto Gaitán, fuerzas militares nuevamente repartieron un panfleto en el que se lee: “Pare el paro y sigamos trabajando por Arauca. No haga parte de actividades que detengan el progreso y desarrollo de la región…” suministrando un número telefónico para suministrar información por la que garantizan “absoluta reserva”

En Santander

11 de junio

En La Lizama, Barrancabermeja. Hacia el mediodía se dio inicio a un acto cultural en uno de los puntos de concentración de La Lizama, que se desarrolló con éxito.

A las 2:30 p.m., en ejercicio del legítimo derecho a la protesta social, las comunidades bloquearon la carretera, solicitando la instalación de la mesa regional y nacional en el lugar. Al poco tiempo arribaron al sitio, agentes del Esmad y hombres del Ejército, con quienes se entabló un corto diálogo desde el equipo de DDHH de la Minga. Sin embargo, minutos más tarde, el coronel John Parra comandante de la Policía del Magdalena Medio, dio la orden de arremeter y recuperar la vía.

En el primer punto de ubicación de la Minga, agentes del Esmad ingresaron al asentamiento, lanzando gases lacrimógenos y bombas aturdidoras, destruyendo alimentos y botando el agua de los manifestantes, agrediendo incluso a mujeres y niños que no estaban en la carretera por lo que no puede atribuírseles alteración del orden o participación en bloqueo alguno.

La misma situación se presentó en otros dos puntos de concentración, en los que la policía ingresó botando gases, agua y lanzando aturdidoras, contra miembros de las comunidades que permanecían en los asentamientos.

En uno de los lugares, donde se ubican las comunidades del Tibú, la Fuerza Pública arremetió quemando los cambuches, con todas las pertenencias de los labriegos.

En todos los puntos de concentración irrumpidos por los agentes del Esmad, fueron sustraídos los bolsos de muchos manifestantes y sus documentos de identidad.

Una vez la gente fue retornando poco a poco a los lugares de asentamiento, encontraron presencia militar y policial muy cerca de ellos, actuando éstos de manera provocadora y agresiva, generando un ambiente de bastante tensión en la comunidad.

Ante la irrupción violenta de los policiales, varios miembros de las comunidades tomaron camino hacia las montañas, siendo perseguidos por el Esmad que aún continuaba botando pipetas de gas contra ellos, mientras corrían. En su huida hacia la zona montañosa, varios grupos de personas se extraviaron, por lo que se organizó un grupo de defensores y comunicadores que fueran en su búsqueda, el cual se encontró en el recorrido con dos funcionarios de la Defensoría del Pueblo que continuaron el acompañamiento en esta labor de verificación.

Hacia las 8:00 de la noche, arribando esta comisión a uno de los puntos ubicados al lado de la vía Lizama – Bucaramanga, se encontró con el mayor del Ejército Jhon Falla acantonado con sus hombres frente a uno de los puntos de concentración de la Minga, quien en actitud agresiva les indicó que aumentaría el pie de fuerza. Mientras se dirigía a la delegación, los estaban grabando.

Hacia las 8:30 p.m. en efecto aumentó el pie de fuerza. El mayor Falla y el coronel Toro González del Ejército, continuaron hostigando a las comunidades y defensores de derechos humanos que se encontraban en el lugar a los que rodearon, con una clara intención de intimidar a los manifestantes.

Hacia las 9:30 p.m., finalmente la policía y el ejército se retiraron varios metros de los sitios de concentración y se logró distender el ambiente.

Publicado en: Derechos de los Pueblos

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

ASESINAN A LÍDER SOCIAL DE LA ZONA DE RESERVA CAMPESINA DE LA PERLA AMAZÓNICA, EN PUTUMAYO

Noticia Por Contagio Radio 10 de octubre 2018

La Asociación de Desarrollo Integral Sostenible de La Perla Amazónica, ADISPA, denunció el asesinato de Otto Valenzuela, líder de esta organización. Los hechos se presentaron el pasado 8 de octubre, cuando integrantes de esa comunidad encontraron el cuerpo de Valenzuela con un impacto de bala en la vereda Frontera.
Yaneth Silva, integrante de ADISPA, señaló que durante la mañana, el líder social estuvo trabajando en la Minga Comunitaria y posteriormente se retiró a su vivienda. Allí, los vecinos de ese predio manifestaron que escucharon un disparo, pero no alertaron a las autoridades debido a que no imaginaron que se tratara de un acto de violencia.
De igual forma, Silva  expresó que cuando se le informó a la Policía de los hechos, le manifestaron que no podían acercarse al lugar porque estaba muy retirado, y le hicieron recomendaciones "de ser muy cuidadosos con el tema de recoger cascos de balas", como material de investigación, del…

El regreso a las armas es un absurdo político

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La carta de Iván Márquez y el Paisa a la Comisión de Paz del Senado de la República, más que un signo de alarma acerca de una división en el partido Farc, pone de presente una manera de ver las cosas que simplemente contribuye a agravarlas. Nadie con un mediano raciocinio se atrevería a poner en duda el pobre nivel de cumplimiento de los Acuerdos de La Habana por parte del Estado. Otra cosa es el qué hacer frente a tan complicado problema.
No deja de sorprender que el grito de batalla de los firmantes de la carta sea la exigencia de la implementación completa de lo acordado. Reiteran incluso que su mayor anhelo es contribuir a la construcción de la paz en nuestro país. Pues eso precisamente es el propósito fundamental asumido por el partido de la rosa desde su nacimiento, reiterado en su último Consejo Nacional de los Comunes. Todos queremos que se cumpla lo acordado, ¿cuál es el problema entonces?
Un recurso fácil, que habla poco a favor …