Ir al contenido principal

El nuevo Código de Policía: ‘superpoderes’ y represión

Noticia
Por Colombia Informa



La plenaria de la Cámara de Representantes inició la votación del último debate para reformar el Código de Policía, según varios parlamentarios, a las carreras. El polémico proyecto, de ser aprobado, otorgaría ‘súper poderes’ a la Policía Nacional y a las autoridades con funciones de Policía.


Para el Representante a la Cámara del Polo Democrático Víctor Correa, el proyecto de ley que cursa en el Congreso para un nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia, le otorga poderes “exorbitantes y arbitrarios” a la Policía Nacional y a las autoridades con funciones de Policía. Esto implica, según el congresista, “dar la espalda a las propuestas contemporáneas que conciben la seguridad ciudadana como un concepto integral que debe abordarse desde diversas aristas”.

Por su parte, el también Representante del Polo Alirio Uribe indicó que el Código atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos: “Es indudable que necesitamos un nuevo Código de Policía porque el que tenemos en hijo del Estado de Sitio. No obstante, la reforma que proponen no la está haciendo el Congreso, es un Código de Policía hecho por policías y para policías. Con la intención de darle a los policías poderes exhorbitantes”.

Ángela María Robledo, parlamentaria del Partido Verde, solicitó que se archivara el proyecto que pretende establecer la reforma, argumentando: “el proyecto de ley tiene un carácter correctivo en su contenido y alcances, que desconoce la esencia de la actividad policial que debe ser a todas luces preventiva. En segunda instancia, establece medios de Policía que limitan las libertades públicas y, aunque el proyecto define dentro de sus principios fundamentales los de proporcionalidad y razonabilidad no fija como requisito que existan motivos reales, objetivos y fundados para su uso”.

Correa, Uribe y Robledo coinciden en afirmar que la reforma afecta a poblaciones vulnerables y estigmatizadas culturalmente como los jóvenes, la población LGBTI y la población afrodescendiente.

Algunos ‘peros’ del proyecto

El texto del Código centra la atención exclusivamente en la faceta represiva de la Policía, desconociendo los factores sociales que generan la delincuencia, el carácter institucional de la prevención del delito y la perspectiva de derechos humanos que impone la Constitución de 1991 para tratar la seguridad.

Según Sebastián Lalinde, abogado e integrante de la Corporación Dejusticia, el derecho a la protesta será tutelado por la intervención policial: “El Código sólo permite las protestas que busquen un ‘fin legítimo’. Esto implica cerrar la agenda de la democracia. Sólo unos discursos —los que persigan fines legítimos— cabrían en esta agenda y los demás no. En otras palabras, quienes quieran protestar por algo que las autoridades no consideren un fin legítimo no lo podrán hacer. En el caso extremo, podrían decidir que la única forma de expresar estas ideas sería apelar a la lucha armada. Esto obviamente no es prevención y, por lo demás, contraviene los propósitos de la transición actual hacia la paz”.

¿Qué hacer?

Para Víctor Correa, es necesario que todos los actores sociales, políticos y académicos, “sumemos esfuerzos para que la propuesta de archivar el proyecto de Ley obtenga el apoyo político necesario y no sea la aplanadora oficial la que imponga un Código Nacional de Policía obsoleto que favorece relaciones sociales basadas en la desconfianza hacia los ciudadanos”.

Sin embargo, las posibilidades de que el proyecto se hunda son mínimas. De hecho, según la congresista Robledo, hay una alta probabilidad de que la reforma se apruebe ‘a pupitrazo’:


Al llamado también se sumó el Representante Alirio Uribe, quién indicó que hay una clara intención de votar la reforma sin leer el texto de reforma que no estuvo disponible hasta una hora antes de la plenaria.

La siguiente instancia que la ciudadanía tendría, según el abogado Alejandro Matta, es demandar el Código ante la Corte Constitucional que daría el si o no final a la legalidad del texto lo que implica una intervención más decidida de la sociedad en su revisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …