Ir al contenido principal

"Toda nuestra voluntad y capacidad está ahora en dirección a lograr ese acuerdo final" Marco León Calarcá

Entrevista
Por María Méndez



María Méndez: Mucho tiempo ha pasado desde nuestro último diálogo, hecho a través del Foro que fue una herramienta informática que facilito el conocimiento acerca de los diálogos, y también la comunicación de la Delegación de Paz de las FARC con nosotros, los medios alternativos, y con el pueblo en General. Han pasado muchas cosas. Se han firmado acuerdos parciales (tierras, participación política, cultivos de uso ilícito y víctimas y justicia) ¿cómo evalúa los avances, retrocesos, tropiezos, voluntades de la Mesa de Paz en La Habana hasta este momento?

Marco León Calarcá: Cuando se tomó la decisión de afrontar este diálogo, siguiendo nuestra política, se sabía que no iba a ser fácil, en el Encuentro Exploratorio, muy pronto, nos dimos cuenta que el gobierno colombiano llegaba con una equivocada idea, las FARC-EP estaba derrotada y ellos proponían un proceso de capitulación, era cumplir su viejo sueño, someter a la insurgencia fariana, cosa que no habían logrado en el campo de batalla. Desde entonces hay un problema latente, que el establecimiento reconozca que este es un diálogo para construir la paz y terminar con el conflicto armado entre dos partes que no lograron derrotarse por tanto están en La Mesa de Conversaciones en condiciones de igualdad.

Es esta la razón de los intentos de unilateralidad del gobierno que enredan las discusiones, sin embargo y aunque los grandes medios lo niegan, el proceso tiene apoyo de las mayorías del país, avanzamos y demostramos nuestro compromiso y convicción con la solución dialogada.

El proceso va,  si comparamos, ya se ve más cercano en el horizonte el punto de llegada que mirando hacia atrás el punto de partida

MM: Usted fue parte del Comité Temático en los Diálogos del Caguán en el Gobierno de Pastrana. ¿Puede hacernos un paralelo entre ambos procesos?

MLC: El proceso del Caguán arrancó muy bien, en 3 meses se acordó la agenda, sin embargo a partir de la aprobación del Plan  Colombia, compromiso de los Estados Unidos en refinanciar la guerra y participar de manera más directa, el gobierno se dedicó a buscar una forma para romper las conversaciones, además de manipular la información para desprestigiar a la guerrilla.

Igual que ahora pensábamos que era posible, sin embargo no es solo voluntad de una de las partes, ahí vemos la urgente necesidad de defender el proceso de impulsarlo y llevarlo a feliz término.

MM: La época del gobierno guerrerista de Álvaro Uribe fue muy difícil para las comunidades y por supuesto para los alzados en armas. ¿Cómo fue para ustedes esos 8 años?

MLC: Uribe gerenció el Plan Colombia y realmente la guerra la hicieron directamente los Estados Unidos, la jefatura estaba en el Comando Sur, el intento por imponer formas fascistas exigió elevar al máximo todas las formas de resistencia y pese a la cantidad de muertes, desplazamientos, cárcel, en fin represión y miseria, salimos adelante como movimiento social colombiano, donde nos contamos. Hay gente que dice que el hecho de lograr existir después de semejante andanada ya es un triunfo. 

MM:Es de conocimiento público que Álvaro Uribe hizo un intento de dialogar con las FARC ¿por qué no aceptaron una mesa con el gobierno de Uribe?

MLC: Se habló y trabajó esa posibilidad, pero cuando al fin se iba a concretar ya no le quedaba tiempo de gobierno y por lo tanto era inútil.

MM: En mi opinión el gobierno Santos ha tenido una posición ambivalente, por no decir hipócrita frente a lo que se negocia en La Habana y lo que sucede en Colombia. Tenemos como ejemplo la ley de las Zidres, la arremetida del 2013 contra el movimiento popular y una larga cadena de actos atroces contra la democracia ¿Por qué siguen en la mesa? ¿qué confianza puede generar un gobierno así?

MLC: Hemos señalado esa falta de compromiso con los diálogos por parte del gobierno, afirmar que si no se llegaba a acuerdos en La Habana no pasaba nada, es por lo menos desobligante. Igual legislar en contravía de los acuerdos ya logrados no tiene explicación, pero son cosas que se pueden revertir en la práctica social. La Paz no será un triunfo de las élites y su gobierno, será un triunfo del pueblo y sus organizaciones que son los primeros y principales damnificados con la confrontación.

MM: Se firmó el acuerdo de participación Política, JEP, víctimas pero sin embargo la arremetida contra los Defensores de Derechos Humanos, las víctimas, organizaciones defensoras de víctimas, los líderes de restitución de tierras, las organizaciones sociales, los ambientalistas, la UP, el Partido Comunista Colombiano, la Juventud Comunista, los sindicalistas y el movimiento social en general, se hace cada vez más fuerte, no solamente hablamos de los ataques paramilitares sino desde la institucionalidad misma ¿Qué se ha hablado en la mesa al respecto? ¿Por qué no ir implementando las medidas acordadas para enfrentar esto sin que hayan más muertos, más presos políticos, más víctimas?

MLC: Lo hemos propuesto, pero la falta de compromiso por parte del gobierno y sus miedos a los pocos pero poderosos enemigos del proceso, niegan esa posibilidad. Uno de los principios del Acuerdo General que guía los diálogos es “nada está acordado hasta que todo este acordado” y claro muestra la desconfianza de las partes, decimos que se puede relativizar pero no logramos convencer al gobierno.

MM: ¿Cree que se ha hecho una pedagogía de paz que le permita a la población en general conocer las propuestas y los avances de este proceso y obviamente concientizar sobre las ventajas de la paz en nuestro país?

MLC: No, hay mucha desinformación sobre el proceso y la importancia de la paz. Existe un miedo inmenso a la confluencia de todas las luchas populares en su camino a las transformaciones necesarias en la patria.

MM: A pesar de los esfuerzos de muchas organizaciones por dar a conocer los diálogos ¿qué le falta a esta pedagogía para paz?

MLC: No se pueden desconocer los esfuerzos realizados, igual hay que reconocer su insuficiencia. No hablo de desfallecer, al contrario necesitamos redoblar las actividades de Pedagogía de Paz, desplegar toda la iniciativa popular y romper los cercos mediáticos al proceso. No podemos esperar nada del enemigo de clase, es tarea nuestra, como movimiento popular,  y sabemos que nadie nos la hará. La Delegación de Paz de las FARC-EP está en absoluta disposición para desplegar nuestra capacidad en la Pedagogía, utilicemos la tecnología y conversemos, contémonos, intercambiemos e informemos. Rescatemos en la práctica la consigna del comandante marquetaliano Hernando González Acosta, “que griten las paredes”, ahora esas paredes además son muchas otras cosas y medios. 

MM: ¿Usted cree que el proceso de paz es irreversible?

MLC: Nada en lo social es irreversible. Por eso hemos dicho que las FARC-EP no se van a desmovilizar, nos preparamos para movilizarnos a seguir haciendo política, ahora sin las armas. También hemos planteado que la firma del acuerdo final será el inicio de una nueva etapa donde seguiremos nuestra lucha por los ideales de justicia social, dignidad y soberanía que han guiado nuestra lucha. Toda nuestra voluntad y capacidad está ahora en dirección a lograr ese acuerdo final. 

MM: En la eventualidad de una firma de paz ¿qué hará Marco León Calarcá en el postacuerdo?  ¿Algún plan en especial que nos pueda compartir?

MLC: Hay muchas cosas que quisiera hacer, sin embargo todo depende de las tareas que asigne la organización, porque insisto no es la idea diseminarnos como individuos sino mantener la organización.

En medio de esas tareas con el propósito de las transformaciones revolucionarias, sueña uno con recorrer el país, visitar sitios, reconstruir lazos afectivos de amistades, familia y camaradas.

Comentarios

  1. Ni un paso atrás, hasta la victoria siempre

    ResponderEliminar
  2. LA DE COMO SE IMPLEMENTARAPEDAGOGIA PARA LA PAZ Y EL RETO PERMANENTE,DE LLEVARLA A LA PRACTICA ,DE VOLVERLA REALIDAD COTIDIANA EN LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES ,EL LOGRAR SER INCLUYENTES Y RESPETAR LAS DIFERENCIAS CON LOS OTROS.QUE DURO PARA MUCHOS ACEPTAR QUE TODOS SOMOS PARTE DEL CAMBIO.LLEVAR A LA PRACTICA LA TEORIA Y LAS BUENAS INTENCIONES..QUE GRAN DEBATE EL DE LA PAZ CON TODAS SUS ARISTAS Y SU PROYECCION POLITICA.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…