Ir al contenido principal

Habitantes de la vereda Carrizal víctimas de infracciones al DIH en operativo del Ejército Nacional

Comunicado



La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño-CAHUCOPANA denuncia ante la opinión pública nacional e internacional los constantes bombardeos y ametrallamientos por el Ejército Nacional que deja como principales víctimas a las comunidades campesinas y mineras habitantes de la vereda Carrizal, municipio de Remedios, departamento de Antioquia.


Antecedentes


1. El domingo 24 de abril de 2016, siendo las 11:30 p.m. empiezan a sobrevolar aviones en la vereda Ojos Claros del municipio de Remedios, los cuales a las 11:40 p.m. descargan tres bombas que caen en inmediaciones de fincas de campesinos que han habitado la región hace más de una década. Posteriormente llegan los helicópteros y proceden a hacer varios ametrallamientos, luego continúan los aviones lanzando varias bombas, para dar paso a que helicópteros aterricen y descarguen tropas del Ejército Nacional, terminando este hecho a la madrugada del lunes 25 de abril a la 1:30 a.m.


Esta operación no produjo ningún combatiente herido, muerto o capturado. Sin embargo, a lo largo del 25 de abril funcionarios de la fiscalía y el ejército retuvieron durante varias horas a campesinos a los cuales les intentaron realizar montajes judiciales, presionándolos para que se entregaran como miembros del ELN. Esto se evitó gracias a la reacción de la misma comunidad que se dirigió al lugar donde los tenían retenidos y, a pesar de los disparos realizados contra ellos indiscriminadamente, exigieron su liberación.[1]


2. El día 23 de enero de 2015 siendo las 6:00 de la mañana la señora Fanny percibe la presencia de algunos miembros de la insurgencia de las FARC en la vereda, ella continuando con sus labores cotidianas y propias del campo, sin percatarse que el Ejército Nacional se encontraba instalado en la parte montañosa de la parte trasera de su vivienda, allí permanecieron por más de seis horas acantonados, realizando labores de inteligencia acompañados por un supuesto desmovilizado de la guerrilla. Tras permanecer el Ejército en ese lugar por un tiempo estimado de seis horas, a las 12 y 15 del mediodía, el Ejército procede a realizar varios disparos al insurgente desde una distancia de 500 metros aproximadamente, impactando en una de las piernas del guerrillero, luego de ser herido acercándose a él proceden a rematarlo propinándole varios disparos a quema ropa en frente de la comunidad, a pesar que ya estaba neutralizado y no podía responder a agresión.


Hechos


El día 25 de mayo siendo las 5:50 pm francotiradores miembros del Ejército Nacional ubicados cerca de la mina Juan Cano en la vereda Carrizal, municipio de Remedios, procedieron a disparar contra un integrante del Ejército de Liberación Nacional (ELN), conocido con el alias de “Pitufo”, a quien causaron la muerte. Este se encontraba cerca a la casa de una familia y a un punto que los campesinos denominan “llamadero”, ya que allí es donde los pobladores pueden realizar llamadas. Luego de ello continúan disparando indiscriminadamente hacia donde está la vivienda.


Dentro de la casa en el momento de los hechos se encontraban los campesinos Anderson Osso identificado con el número de cédula 1.046.906.814 de Segovia y Sor Melida Beatriz Arbeláez Hernández identificada con el número de cédula 43.650.354. Tras dejar de disparar, el ejército llega a la casa cercana y obligan a los pobladores a tenderse en el piso. Posterior a ello les hacen preguntas por separado indagando si viven en esa casa y si conocían al guerrillero. 


A la señora Sor Melida Beatriz Arbeláez uno de los miembros del ejército la intimida diciéndole que llevaban 9 días haciendo seguimiento a la casa y que conocen que ella es auxiliar de la guerrilla. Le piden que salga de la casa y detenga la verificación que iba a realizar la comunidad, de lo contrario si no lo hacía y no regresaba a la casa le dispararían. Más adelante les hacen firmar un documento que decía que recibieron buen trato en el momento del operativo. Aparte de estos hechos, hicieron una revisión de la moto al señor Anderson Osso donde pidieron la tarjeta de propiedad y la placa, el señor respondió que no tenía esos documentos.


Al momento del operativo algunas personas de la comunidad que estaban junto al lugar se trataron de acercar pero fueron detenidos por algunos disparos realizados por el ejército, los cuales cayeron a menos de 3 metros de distancia, del mismo modo recibieron insultos y amenazas de muerte, “si se meten los matamos”. Mientras tanto los campesinos del caserío se reunieron con miembros de la Junta de Acción Comunal, del Comité de Derechos Humanos y líderes de CAHUCOPANA y de la ACVC y se dirigieron a verificar lo que ocurría pero fueron detenidos por soldados que impidieron su paso, de nuevo insultándolos y amenazándolos, por la persistencia de la comunidad les fue lanzada una granada de aturdimiento y ráfagas de fusil. Después de esto el ejército desembarco tropa.


Pronunciamiento


Las constantes acciones emprendidas por parte del Ejército Nacional en conjunto con la Policía Nacional para “dar de baja” a miembros de las guerrillas de las FARC y el ELN cada día están afectando más a las comunidades campesinas que habitan las zonas rurales de los municipios de Remedios y Segovia. Como en otras ocasiones, la fuerza pública llega con la percepción de que todo habitante de la región pertenece a alguna insurgencia, y en el marco de los operativos intentan involucrar y realizar montajes judiciales. La Corporación Cahucopana ha denunciado en varias oportunidades bombardeos y ametrallamientos que ponen en riesgo la vida y la integridad de los habitantes, adicional al trato indigno e irrespetuoso que tienen con la población civil.


Los últimos casos denunciados ocurrieron el pasado 24 y 26 de abril, en las veredas Ojos Claros y Dos Quebradas donde se violaron claramente los derechos humanos y el derecho internacional humanitario al infringir el principio de distinción.


Del mismo modo, el trato de la fuerza pública hacia los campesinos que habitan las viviendas cerca donde se hacen los operativos son inhumanos y degradantes, más aun con los campesinos que se organizan para desplazarse a los lugares a verificar lo sucedido, quienes reciben insultos y amenazas.


Hacemos un llamado para que se deje por fuera de la confrontación a la población civil, se respete el principio de distinción y no se cometan más irregularidades ni exceso de fuerza por parte del Ejército Nacional y la Policía Nacional.


Exigencias


· A las instituciones encargadas de velar por el respeto a los derechos humanos, preservar la vida y la integridad física y psicológica de cada una de las personas aquí mencionadas, las cuales denunciaron los hechos de vulnerabilidad de lo cual son víctimas.


· Hacemos responsable al Estado colombiano, por cualquier situación de amenaza o riesgo que atente contra las personas que han dado sus testimonios, así como cualquier otra situación que se presente en contra de las comunidades y líderes de la Corporación Cahucopana y demás organizaciones del territorio.


· Investigar y tomar las medidas penales y disciplinarias a que haya lugar frente al accionar llevado a cabo por la Fuerza Pública (Ejército Nacional, Fuerza Aérea, Policía Nacional) en la vereda de Carrizal, en la cual se involucró a la población civil y se produjo graves violaciones a los Derechos Humanos e Infracciones al D.I.H


· Tal como lo expresamos en el informe de la misión de verificación para los hechos de abril, Cahucopana y las comunidades de los municipios de Segovia y Remedios esperan más muestras de voluntad por parte del gobierno colombiano ante el escenario de diálogos con la insurgencia del ELN. Plantear un cese bilateral al fuego con dicha insurgencia representaría estar un paso más cerca para la tan anhelada paz que deseamos.


Registro Fotográfico tomado por los habitantes






Comentarios

Entradas populares de este blog

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

Acabar con Farc y los acuerdos, a plomo, como sea

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

El 25 de enero, en Pitalito, Huila, el excombatiente y militante del partido de la rosa, John Fredy Vargas Rojas, fue interceptado por hombres armados que lo asesinaron de varios disparos. John Fredy acababa de asistir a una reunión con funcionarios de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, ARN, que los excluye de los beneficios si no acuden a la cita.
Días antes, en Dabeiba, Antioquia, había sido asesinado Hober Arias Giraldo. En los dos casos se trataba de reincorporados que adelantaban proyectos productivos de tipo agrícola, por iniciativa propia, en el área rural de los respectivos municipios. El 28 de enero fue baleado César Darío Herrera Gómez, cuando se dirigía al ETCR de Santa Lucía, en la zona rural de Ituango, Antioquia.
César Darío permaneció gravemente herido por varias horas en el lugar de los hechos, pese a la presencia de las autoridades. Solo cuando sus compañeros del ETCR arribaron al lugar, se pudo organizar …

Coctel venenoso, pésimo gobierno y paro armado

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Un trino de Uriel Insurgente dice: “Buenos días a todos y todas. Comenzamos la semana compartiéndoles el comunicado del paro armado que se llevará a cabo a mediados de febrero. ¡JURAMOS VENCER!” A continuación el texto del mismo en su numeral 1. reza: “Decretamos paro armado en el territorio nacional durante 72 horas, inicia el 14 de febrero a las 6 am. y termina el 17 de febrero a las 6 am. del 2020”.
No se lee en ninguno de los puntos del comunicado una sola razón para semejante decisión. Hasta el más sencillo decreto de cualquier autoridad tiene sus considerandos, este no. Simplemente decretamos y ya, en una clara demostración de soberbia. O de estupidez, o de ceguera. En seis puntos, los firmantes del comunicado ordenan a 50 millones de colombianos, que no se movilicen por rutas de transporte para no tener que lamentar consecuencias.
Al tiempo suministran un claro indicio del alcance de su poder, advierten a la población que debe perma…