Ir al contenido principal

“Farc evolucionaron en el punto agrario”: Juan Camilo Restrepo

Análisis
Tomado de la Silla Vacía

Juan Camilo Restrepo - #TrendingLíder360º - Red Líder


Encontramos en el portal La Silla Vacía esta entrevista al exministro de agricultura, Juan Camilo Restrepo. Nos llamó la atención su opinión sobre las FARC y el Punto Agrario, aunque no estamos completamente de acuerdo con él. 

Hemos tomado este fragmento que nos interesa. En el resto de la entrevista el portal en mención llena de flores al exministro, y él habla de la restitución de tierras, sosteniendo un éxito en esta materia inexistente según hemos comprobado las organizaciones defensoras de víctimas del conflicto armado.

También habla de el procurador Alejandro Ordóñez y el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie. 

REFLEXIONES

¿Los Acuerdos con las Farc en materia agraria representan un peligro para los dueños de la tierra? 

El Acuerdo busca profundizar el esquema de desarrollo rural y de acceso a la tierra, pero no está montado sobre la base de expropiaciones arbitrarias o de atropellos contra nadie. Esto lo menciono, porque los enemigos del proceso de paz dicen que se negociaron cosas secretas en La Habana que van a atentar contra la propiedad privada y el Estado de Derecho. Esa es la posición de algunos sectores retardatarios que ni siquiera se han tomado el trabajo de leer lo que se negoció y se firmo allá. Van a ser transformadores, sin que ellos entrañen ningún peligro para la propiedad privada, para el Estado de Derecho o para quienes tienen las tierras bien habidas.  Las mismas Farc tuvieron a lo largo de la negociación del punto agrario una evolución.

¿En qué sentido?

Por ejemplo, en el discurso inaugural de Oslo Iván Márquez se muestra tremendamente enemigo de todo lo que es la formalización de la propiedad agraria, dice que ese es un subterfugio para quitarle la tierra a los campesinos. Ya después cambiaron su punto de vista y consideran que la formalización, es decir, darle escrituras a quienes no tienen para que sean plenamente propietarios, es un avance para la modernización de la estructura agraria, lo dicen las mismas Farc. Han mostrado cierta flexibilidad para un acuerdo que no es en beneficio de ellas, sino de los campesinos.

¿La aplicación de los Acuerdos implicaría una reforma agraria?

En cierta manera, si se ejecutan a cabalidad, sí son una reforma agraria. Pero no una reforma agraria del estilo de las que se hicieron en América Latina, ni de las que se hicieron acá en los años del Incora: en esa época se compraban unas tierras en un mercado muy imperfecto y se repartían ”peladas”.

En el acuerdo agrario al que se llegó, va a haber distribución de tierras, pero no compradas sino poniendo en valor social ciertas tierras, como las que hoy están en la unidad de estupefacientes que eran propiedad del narcotráfico, baldíos que le han arrebatado a la Nación y compra de algunas. No es solo repartir tierras, sino también dotarlas de bienes públicos para que sean sostenibles, porque hoy en día la tierra es un insumo más, como el riego, la comercialización, la ciencia y la tecnología, las vías de comunicación, la salud y la educación. Así puede haber una transformación real de la vida rural.

¿Cómo se comparan éstos con la concepción de la reforma agraria de los años 70s?

El Acuerdo difiere de las reformas agrarias tradicionales. El Acuerdo la llama una transformación agraria, porque el término de reforma agraria ahuyenta muchas buenas conciencias.

“El Acuerdo difiere de las reformas agrarias tradicionales. El Acuerdo la llama una transformación agraria, porque el término de reforma agraria ahuyenta muchas buenas conciencias.”
¿Si hay suficientes baldíos para repartir a campesinos de manera que se reversen los problemas de distribución de la tierra?

Claro, siempre y cuando se actúe con rigor en la recuperación de esos baldíos que le han arrebatado al Estado. Veo con cierta preocupación dos temas de lo que ha venido sucediendo en los últimos tres años. Primero, los aprestamientos presupuestales para cumplir con los acuerdos adquiridos no han comenzado aún, la crisis fiscal ha impedido que los presupuestos nacionales y el Ministerio de Hacienda se apersonen de preparar presupuestalmente al país para cumplir los Acuerdos.

¿Qué quiere decir con eso?

En el presupuesto actual y en el del año entrante no hay un centavo para los Acuerdos. Se ha conseguido un dinero de cooperación internacional, eso es importante, pero aún, por razones de dignidad nacional no podemos hacer la paz financiada por los gringos. Ahí hay un vacío que hay que llenar próximamente. Segundo, hay que fortalecer las instituciones, hoy muy débiles, que van a jalonar este postconflicto, que en el caso agrario son dos entidades: una Agencia Nacional de Tierras que va a remplazar al Incoder que se está liquidando y que está recibiendo los santos óleos a ver si se le perdonan sus pecados de la mala vida, y una Agencia Nacional del Desarrollo Rural.

Son dos entidades importantísimas que van a centralizar todo lo relacionado a tierras y desarrollo rural, y apenas están naciendo. La experiencia administrativa colombiana muestra que desde el momento en que nacen las entidades y el momento en que están listas para operar, puede pasar un año o año y medio. Si vamos a firmar la paz en unas semanas, ahí va a haber un vacío institucional que me preocupa.

(Fragmento)

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…