Ir al contenido principal

Saludo a los trabajadores en su día

Comunicado
Por Estado Mayor Central de las FARC-EP

Saludo a los trabajadores en su día

cabezote farc ep.co mini

En este 1 de mayo de 2016 las FARC-EP deseamos dirigirnos al conjunto de las trabajadoras y trabajadores colombianos con el fin de compartir unas reflexiones sobre la coyuntura actual y las tareas que desde la óptica de la insurgencia se ponen al orden del día para todos aquellos que aspiramos a un mañana mejor para la patria.

Colombia está viviendo momentos cruciales de su historia. Es muy probable que en los próximos meses se firme un acuerdo definitivo de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, algo que trascenderá la vida de la nación por varias generaciones.

Aspiramos a poner fin con ese acuerdo al círculo vicioso de la violencia política que ha caracterizado el actual régimen de dominación. La esencia del acuerdo definitivo de paz es la ampliación de la democracia para que todos podamos participar activamente en la discusión y decisión de los grandes temas nacionales sin correr el riesgo de ser asesinados por nuestras opiniones; pero también, de producir reformas al régimen político que eliminen las trabas que limitan y distorsionan la participación política de las grandes mayorías en beneficio de las élites.

Paralelamente, deben producirse cambios importantes en el campo colombiano con relación a la formalización de la propiedad de la tierra, su uso adecuado y la distribución equitativa; así como  la restitución de los millones de hectáreas despojadas; complementado todo esto con planes de desarrollo rural integral que eleven las condiciones de vida de los campesinos y hagan innecesarios los cultivos de uso ilícito como única alternativa de subsistencia para miles de humildes familias.

La firma del acuerdo final es también la oportunidad de la reconciliación para el conjunto de la sociedad colombiana, toda vez que crea las condiciones para que las víctimas puedan ver realizados su derecho a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Todo lo cual debe estar cimentado sobre el compromiso del conjunto de la sociedad con un: ¡Nunca Más!, y el fin del fenómeno del paramilitarismo y  el terrorismo de Estado.

Vistos en perspectiva, son cambios mínimos que deben sentar las bases para que cese el enfrentamiento armado como expresión de los complejos conflictos económicos, sociales, políticos y ambientales que desgarran la nación; en el entendido que se trata de un acuerdo que permita a todos los sectores sociales y políticos seguir confrontando las diferencias de enfoque y las visiones de país por la vía del libre juego democrático de las ideas.

Los trabajadores colombianos como creadores de la riqueza nacional están llamados a jugar un papel central en ese nuevo escenario de la lucha política y social que está por abrirse a partir de los acuerdos de paz. Por eso, nunca antes como ahora se hace más necesaria la unidad y la movilización de las masas trabajadoras del campo y la ciudad. 

Se trata en primer lugar de derrotar definitivamente las poderosas minorías que se empecinan en la guerra como la más eficaz de las herramientas para mantener sus privilegios. En segundo lugar, de crear un potente movimiento político y social en defensa de los acuerdos y por el cumplimiento de los mismos, como única garantía para avanzar en la perspectiva de las grandes transformaciones  que demanda la Colombia actual.

Superar las nefastas consecuencias que nos han dejado más de dos décadas de neoliberalismo; avanzar en las conquistas laborales y sociales y erradicar el desempleo; recuperar nuestra soberanía alimentaria y defender las invaluables riquezas naturales que poseemos; detener la voracidad del capital transnacional; cerrar la odiosa brecha que hoy separa la ciudad del campo y las abismales diferencias sociales entre los colombianos; derrotar el cáncer de la corrupción que se engulle buena parte de la riqueza creada por los trabajadores; entre otras, son tareas pendientes que demandan un nuevo orden social que solo puede ser producto de una Asamblea Nacional Constituyente, donde debemos reunirnos, sin excepción, todas las expresiones que conforman hoy día la nacionalidad colombiana.   

Para las FARC-EP, dar el paso de organización político-militar al escenario de la lucha política abierta es la oportunidad de acercarnos físicamente a los sectores populares que batallan por una vida digna, con democracia y soberanía. En ese escenario esperamos encontrarnos con los trabajadores colombianos y compartir ideas y trincheras, puesto que como profesionales revolucionarios, seguiremos siendo obreros de la industria de la revolución, como la definió Jacobo Arenas en su texto Diario de la Resistencia de Marquetalia.

Mayo 1 de 2016

Estado Mayor Central, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo.
FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …

El crimen pasional que las Farc no olvida

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Alfonso Cano miró al rostro a Iván Ríos y le dijo con expresión de inconformidad, Era lo último que nos podía pasar, un crimen pasional a estas alturas. Eran los días del despeje del Caguán, el año 2000, las conversaciones con el gobierno de Andrés Pastrana se hallaban en un buen momento. Corría el mes de agosto, ese día se cumplía una audiencia pública más, esta vez con los deudores del sector financiero. La mañana en Los Pozos estaba radiante.
La noticia cayó como un baldado de agua fría en las FARC. Adán Izquierdo, el jefe del Comando Conjunto Central, había muerto la noche anterior en circunstancias demasiado extrañas. Se trataba de uno de los cuadros de mayor proyección política y militar en la organización, integrante de su Estado Mayor Central, designado por el propio Jacobo Arenas para tal puesto. Uno de los duros, compañero de Alfonso Cano en su experiencia urbana.
El Mono Jorge Briceño se encargó de difundir su versión acerca de l…