Ir al contenido principal

Tropas paramilitares patrullan corregimiento La Rica en Córdoba

Comunicado
Tomado de Prensa Rural
Por Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba - ASCSUCOR 

JPEG - 20.6 KB


Alrededor de treinta uniformados, portando armas de largo alcance y con insignias del grupo paramilitar AGC, patrullaron y pernoctaron el pasado 1° de marzo desde horas de la tarde en el corregimiento La Rica, municipio Puerto Libertador en Córdoba. Además de amedrentar a los campesinos del corregimiento, se abastecieron de alimentos y se tomaron el tiempo para ingerir licor en una aparente tranquilidad y con control de la zona.

Paralelamente, en el corregimiento vecino Santafé de las Claras (más conocido como Río Verde), que está aproximadamente a media hora, la Brigada Móvil #16 del Ejército Nacional descubrió un arsenal bélico. Según la noticia que surgió de forma inmediata este hallazgo “debilita” a las AGC o “Clan Úsuga” Ver: Noticia de RCN Radio

Entre el 2 y 4 de marzo hombres de las Autodefensa Gaitanistas de Colombia han estado transitando con normalidad en las vías que intercomunican los corregimientos San Juan, La Rica, Santafé las Claras, Juan José y Tierradentro. Anteriormente no se veían camuflados como ahora, con armas aparentemente nuevas y con equipos de comunicación.

El 4 de marzo fue encontrado el cadáver de Osvaldo Cervantes en la vía que conduce al corregimiento Río Verde de Puerto Libertador. El difunto fue ultimado a tiros. Hasta el momento no hay pronunciamiento alguno de las autoridades competentes. Se cree que este hecho se debe a la limpieza social prometida por las AGC mediante volantes repartidos recientemente en el municipio.

Frente a un segundo hecho de sicariato, surgen las siguientes preguntas hacia el presidente Santos: ¿En su estrategia de paz se contemplan las “limpiezas sociales”? ¿Es consciente de la agudización del fenómeno del paramilitarismo en el sur de Córdoba?

El 23 de febrero del presente año en el marco de la Acción Urgente 050 emitida por esta organización, el Defensor Regional de Córdoba Víctor Castilla advirtió en los medios de comunicación, sobre la proliferación de panfletos y asesinatos selectivos que elevan un grito de emergencia al Gobierno Nacional. (Defensoría advierte aumento de homicidios en Córdoba)

Desde la Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba se rechaza y condena todo acto violatorio y denigrante de la dignidad humana, la honra y los derechos de los campesinos que están a expensas del accionar terrorista, extorsivo y criminal que se presenta con la oleada del fenómeno del paramilitarismo que campea con tranquilidad por las carreteras secundarias y terciarias de los municipios Puerto Libertador, Montelíbano y San José de Uré.

Lo consignado en esta denuncia y la compilación del resto de acciones requisitorias emitidas con anterioridad, exigen al Estado colombiano, en cabeza del Ministro de Defensa, llamar a un concejo de seguridad de carácter departamental con los altos funcionarios de las fuerzas militares en donde se precise la real problemática y se asuman verdaderos y eficaces mecanismos para contrarrestar todo lo que viene sucediendo pues es alarmante para los pueblos del sur de Córdoba.

Las medidas que en la ruralidad asume la Brigada Móvil 16 del Ejército Nacional son insuficientes, las acciones realizadas por la Policía Nacional de Puerto Libertador son nulas. En ejercicio de la Directiva 09 de 2003 del Ministerio de Defensa se requiere la implementación de reales mecanismos para confrontar la consecución de hechos luctuosos que de ninguna manera son “distantes”; ello en su conjunto obedece a un “plan criminal” de las AGC o “Clan Úsuga” en el que se podría presumir hay orquestación con agentes de la Fuerza Pública.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…