Ir al contenido principal

Matar de hambre, crimen de lesa humanidad

Analisis
Tomado de Rebelión 
Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez


Resultado de imagen para niños guajira hambre

Se afirma que durante la ultima década en la Guajira han muerto de física hambre mas de 4770 niños, procedentes de las 45.000 familias indígenas que débilmente resisten a la planeada destrucción de su cultura, hábitat y formas de vida. Los han tratado de cambiar y desterrar mediante la despreciable barbarie paramilitar, la intervención de las transnacionales mineras que incluso cambiaron el curso de los ríos y las políticas gubernamentales de desprecio y abandono que han facilitado el clientelismo y la corrupción de la clase política que entre el desierto y la mar encontró su nicho de poder.
Pero no es solamente en la Guajira, es en Colombia entera presentada por fragmentos en la que la física hambre mata, es decir, morir de esa carencia que le exige a un cuerpo humano débil concentrar sus defensas y escasa energía para auto protegerse de otras enfermedades, infecciones, virus y alteraciones, que al final producen el deceso que va a las estadísticas. La física hambre demuestra el nivel mas reprochable de subvaloración a la que es llevado un ser humano, puesto en situación de máxima impotencia incluso como ser biológico luchando por sobrevivir.

Cada año los titulares de la gran prensa anuncian por trozos la tragedia humana. En 2011 un anuncio de primera pagina decía: “¡Física Hambre¡ e indicaba que este es el escalofriante drama de los niños indígenas de Puerto Gaitán, Meta, en el que a pesar de ser el municipio que recibe más regalías por petróleo en el país, vio morir de inanición a 13 infantes”. Murieron de esa hambre que cuando se contraen las tripas produce paros respiratorios y otros males que al final ocultan las causas del suceso y opacan la tragedia. Otro comentario anunciaba que los niños llegaban con el pelo parado que se quebraba y caía fácilmente, con la piel áspera y de escamadura, sin peso ni capacidad para sostener siquiera la cabeza. Otro caso comentaba la muerte de un bebé de once meses que al poco tiempo de llegar al hospital falleció con un diagnóstico de anemia severa, es decir, que no tenia ni una gota de sangre en los órganos y estaba totalmente pálido (semana.com).

Todos son casos inadmisibles en pleno siglo XXI y afectan la dignidad humana como lo hace cualquier otro crimen sistemático de lesa humanidad, en un mundo en el que para 7000 millones de habitantes se producen alimentos para 12.000 millones y en un país sintetizado en el titular ¡La crueldad de pasar hambre¡ que señala a Colombia como un país que nada entre oleadas de paradojas: por un lado aspira a ingresar al club de los países ricos, OCDE, cuya misión es “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”, mientras en su territorio muere cada 33 horas un menor de cinco años por hambre según el Instituto Nacional de Salud o tres cada día por esta causa según otras fuentes (elespectador.com).

Cada año los titulares se repiten en una cartografía que va de una región a otra, pasa en Córdoba, Magdalena o la Región Caribe que presentó el 45% de los 240 casos registrados en el país en 2014. Pasa en el Vaupés, donde la tasa de mortalidad infantil por desnutrición alcanza el 34% por encima del 13% nacional. Pasa también en Risaralda, Nariño y las ciudades donde los desterrados amontonados por la exclusión tratan de acomodarse a la miseria provocada por la desigualdad que lleva a sepultar a sus niños y niñas porque no se alimentaban como debían. La muerte por hambre se posa sobre las victimas mas inocentes del desplazamiento forzado, la guerra, la corrupción -que se roba por billones los presupuestos- y la prepotencia del poder que invisibiliza y niega continuamente la realidad o la distorsiona con juicios mediáticos que muestran a señores bien nutridos y elegantes absueltos de sus delitos con consecuencias sobre la seguridad alimentaria, la apropiación de presupuestos, tierras, aguas, minerales y animales que eran la garantía del sustento de sus victimas.

La física hambre mata a los mas débiles entre los débiles, a ancianos, niños y niñas que pasan tiempos prolongados sin probar bocado o acumulan días y meses alimentándose mal, sin nutrientes, sin proteínas, sin calcio, sin hierro, sin las vitaminas y minerales de frutas y verduras que las instituciones promocionan con afiches que yacen colgados en las puertas de las aulas de clase, a las que quisieran asistir los desterrados solo por obtener un bocado de comida o un poco de leche aguada.

No son asuntos biológicos los que matan, ni la muerte escondida la que amenaza las vidas de los humillados, es el modelo de acumulación, de enriquecimiento, el proceso socioeconómico de empobrecimiento provocado por políticas y estrategias de despojo que afectan todo el sistema humano del que el hambre que mata es apenas una de sus consecuencias junto con la destrucción de la cultura, de la solidaridad, de los modos y medios de vida y que trata de sus victimas como animales prescindibles a los que ni siquiera se preocupa por alimentar.

El hambre no se contagia, ni se trasmite, simplemente mata a la victima seleccionada, que antes ha sido excluida y que luego es individualizada por el sistema de desarrollo, como en un oprobioso y parcializado sistema penal, que convierte a los humanos en cosas y a las cosas en valores, usados para someter, dominar y matar. Las muertes por hambre no las causa una hambruna generalizada por carencia de alimentos, es muerte selectiva sobre humanos tratados con desigualdad, discriminación, odio, rabia, e indolencia y ejecutada por los que cobran las cuentas por votos no obtenidos negando la comida a sus victimas. Detrás del hambre que mata hay un ejercicio de poder y una estrategia sistemática de lento exterminio con escarnio publico. El hambre provocada no escapa a la situación de guerra y conflictos que generan desplazamientos forzados, propagación de epidemias, desestructuración comunitaria y aumento de la mortalidad. El hambre que mata se gesta en un contexto desigualdad y requiere intervenciones de fondo y en democracia, para crear condiciones de paz en las que no exista ni el temor a morir de hambre ni el miedo a ser desterrado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …