Ir al contenido principal

Hablando de paz con Matías Aldecoa

Crónica
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana


Foto Fundación Colombia Soberana

Algunas de mis horas en La Habana las dediqué a hablar con alguien que desde hace mucho tiempo me llamaba la atención. Mi infancia  transcurrió en una pequeña ciudad del Norte del Valle. En mi adolescencia conocí el Eje Cafetero y algunas partes del Cauca, razón por la cual me interesaba entrevistar a guerrilleros de la zona, entre ellos a este hombre.

Pertenece al Bloque Comandante Alfonso Cano. Inició su vida guerrillera en la década de los 80, es Coordinador del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia y hace parte de los guerrilleros que integran la Subcomisión Técnica de la Mesa de Paz en la Habana, encargada de algunos  temas del punto de la Agenda Fin del Conflicto.

El Comandante Matías Aldecoa nació en el Valle del Cauca. Es un hombre tranquilo, pausado al hablar, le encanta leer, aunque admite que sus actuales ocupaciones lo han alejado un poco de los libros.

De su vida y de sí mismo no habla mucho. Sin embargo de la charla amena, donde yo conversaba más que él debo admitirlo, surgen varias anécdotas de su infancia. Sin entrar en detalles de nombres o lugares, me contó sobre sus hermanos, su barrio y la ciudad donde nació.

El Bloque Comandante Alfonso Cano

Resultado de imagen para alfonso cano
Foto MB
Es el antiguo Comando Conjunto de Occidente. Constituido en el marco de las directrices dictadas en la VII Conferencia en el año 1990, como parte del plan de distribución estratégica de las fuerzas. Su área de influencia es el sur del departamento del chocó y los departamentos del Valle, Cauca y Nariño. 

Ahora lleva el nombre de uno de los artífices del actual proceso de Paz, Guillermo León Sáenz, el Comandante Alfonso Cano, Asesinado el 4 de noviembre del año 2011, cuando estaban en los acercamientos con el gobierno de Juan Manuel Santos, quien confesó públicamente que dio la orden de dispararle mientras el entonces Comandante en jefe de las FARC estaba casi ciego, desarmado y rodeado, es decir, en estado de indefensión.

El Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia

Nacido el 29 de Abril del 2000, en medio de los diálogos del Caguán. A su lanzamiento asistieron 30 mil personas. Es un movimiento amplio, político y de masas, que aglutina todos los inconformes de diferentes corrientes políticas, de variadas esferas sociales, de todos los sectores como estudiantes, sindicalistas, amas de casa, campesinos e indígenas, entre otros y los inspira a luchar a por la defensa de sus intereses. 

La larga historia de guerra sucia en la cual el opositor ha sido asesinado, un ejemplo de eso es el exterminio de la Unión Patriótica, obliga que el Movimiento Bolivariano actúe de manera clandestina por todo el país, hasta que las condiciones políticas permitan su participación, la igualdad y las garantías de sus integrantes.

La idea es trabajar en forma secreta, acompañando a la población en sus luchas, sus procesos organizativos e identificando sus problemas más sentidos, hasta lograr un movimiento masivo, que haga presencia en  los paros, las movilizaciones, las protestas y todo escenario que permita realizar  cambios estructurales en el país. 

Ser del Movimiento Bolivariano no es pertenecer a las FARC. Si bien es una propuesta que nace de este grupo insurgente, la idea es que el pueblo colombiano se apropie de ella. Pertenecer al Movimiento Bolivariano es hacer un trabajo político que busque la salida a las problemáticas para así lograr que la guerra no sea necesaria. 

La cárcel

Un episodio que prefiere no recordar es su estadía en la cárcel. Fue corta, pero difícil para un hombre que ama la libertad. Supongo que es por eso que no le gusta estar mucho tiempo encerrado y le encantan las actividades al aire libre.

Entiende y le indigna la situación carcelaria en Colombia. Habla a favor de la libertad de más o menos 10.000 presos políticos y de la necesidad de un nuevo modelo penitenciario y carcelario.

La Subcomisión Técnica
Se conformó en marzo del año 2015. A ella pertenecen 10 guerrilleros y número similar de militares. Esta Subcomisión es una de las más importantes en el proceso de paz, pues ellos se ocupan de dialogar y dar soluciones concertadas al tema del fin del conflicto. Problemas como el cese bilateral, la dejación de las armas y la descontaminación de los territorios de minas anti personas y artefactos explosivos sin estallar.

No tiene ningún sentimiento de venganza, odio o antipatía por su contraparte. Como buen militante, resalta que la lucha no es personal, es de clases y lamenta que los soldados que mueren en el campo de batalla sean de la misma clase social, y aún más defiendan intereses de los que se roban el país. 

De los militares y policías que conforman la Subcomisión Técnica cuenta que todos están muy abiertos al diálogo. Se ha negociado estos temas con total respeto y sinceridad. A pesar de lo difícil que es abordar los distintos puntos para hombres que han sido rivales en el campo de batalla, que defienden dos visiones de país y de la guerra completamente opuestas, el ambiente y el trato entre ellos no es para nada tenso. Bromas, sonrisas, trato amable de parte y parte, son cosas que llenan de confianza,  que al fin de al cabo, es el motor del proceso.

Se le ve muy entusiasmado en su tarea. Se dedica todo el tiempo a ella. Lee, trabaja en grupo y todo su día gira en torno a lo que ha hecho hace tanto tiempo, luchar por la paz con justicia social para Colombia, solo que esta vez por la vía del diálogo político.

La descontaminación de materiales explosivos

Es claro al resaltar que no sólo es el problema de las minas sembradas por las guerrillas, esta práctica también la tienen las fuerzas estatales y paraestatales. Además de problemas más graves como que de los bombardeos, ya sea a los campamentos guerrilleros o indiscriminados, quedan muchas municiones sin estallar, lo mismo sucede en los combates.

Resultado de imagen para matías aldecoa farc
Foto tomada de Internet
El Orejón, la vereda de Briceño, Antioquia donde comenzó este proceso, es un ejemplo para el mundo. Primera vez que se hace descontaminación en un país donde persiste el conflicto armado. Hay procesos de desminado en Colombia que preceden a este, pero en zonas de donde la guerrilla estratégicamente se ha retirado. Este es el primer proyecto que se hace mancomunadamente entre guerrilla y gobierno, además de ser una forma de desescalar el conflicto.

Uno de los episodios más difíciles de Proyecto Piloto de Descontaminación fue el lamentable fallecimiento de un soldado en un accidente que dejó otros dos uniformados heridos. Recuerda que se suspendió el proceso, mientras se realizaba la investigación y se revisaron los protocolos en búsqueda de mejorarlos.

Luego de esto la comunidad del Orejón pidió que no se iniciara de nuevo desminado hasta que el gobierno le diera solución al problema del paramilitarismo que amenazaba, y aún lo hace, con arrasar la comunidad una vez no existan las minas y las FARC  se hayan retirado del territorio.

Los diálogos

Matías Aldecoa es un hombre convencido de la paz. Recuerda que desde el inició las FARC han luchado para que se dé una solución política, dialogada y concertada con el gobierno. Nos cuenta que de ninguna manera las FARC llegan golpeadas a la Mesa. La salida incruenta al conflicto armado ha sido prioridad de la insurgencia desde su creación y la paz ha sido su más grande bandera.

Hablamos horas de los adelantos en los puntos de la Agenda referidos a la tierra, participación política, cultivos de uso ilícito, victimas y justicia. Destaca los avances. Dice que si el gobierno cumple con lo firmado, son garantías mínimas para iniciar la construcción de un país para todos y todas. 

Valora el acompañamiento internacional, que ha sido clave  para abordar y acordar varios puntos y, por supuesto, para superar impases que, en otras circunstancias, hubieran puesto en peligro el proceso.

Lo complejo del proceso

Muchas cosas son las que han accidentado el proceso de paz como lo son las decisiones unilaterales del gobierno, la aprobación de leyes en Colombia que van en contravía de lo acordado o del pueblo colombiano y los continuos ataques a los gestos de paz de las FARC como los ceses al fuego.

Concluye que a pesar de los adelantos en estos temas quedan por resolver los más pesados y difíciles: las salvedades y el tema del paramilitarismo que está avanzando por toda Colombia.

Sobre lo último nos explica que hasta la definición de estas fuerzas para estatales fue una discusión difícil, el afán del gobierno de esconder cualquier nexo que los involucre con la creación y financiamiento de los paramilitares es grande.

Este quizás sea uno de los grandes obstáculos para construir la paz en Colombia, el paramilitarismo. Como lo podemos ver se ha ido reorganizando y creciendo en los territorios, sin que el gobierno ponga en práctica acciones que frene esta dinámica, por el contrario, las Fuerzas Militares y de Policía actúan en connivencia con ellos.

Hace un llamado a las organizaciones sociales, los partidos políticos, al pueblo colombiano en general a apoyar el proceso de paz y unirse en movilización contra el paramilitarismo, por un país en paz, con justicia social, un país para todos y todas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…