Ir al contenido principal

¿Esperamos la firma del acuerdo o el genocidio político?

Opinión
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana


Estamos, si no en la recta final de los acuerdos de paz en La Habana, si acercándonos a lo que se puede calificar como uno de los diálogos más exitosos entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo FARC-EP.

Se ha avanzado en los temas de Reforma Integral Agraria, Participación Política, Cultivos de Uso Ilícito, Víctimas y Justicia Restaurativa. En el tintero están Fin del Conflicto, el cual tiene avances significativos, y Refrendación. 

Pero quedan dos escollos un poco difíciles a resolver: Las salvedades y el paramilitarismo ¿Qué significa esto para los colombianos, sobre todo si pertenecen a procesos sociales, partidos de oposición, Defensores de de Derechos Humanos y demás sectores de la sociedad que piensan diferente o trabajan fuertemente por la paz con justicia social?

Un breve repaso de los lamentables hechos nos da como resultado un panorama nada alentador. A tan solo 14 días de comenzar el mes de marzo ya contamos 6 compañeros muertos, varios judicializados y un clima de muerte, persecución y terror que despiertan alertas en las organizaciones sociales.

Santos firma en La Habana con la mano izquierda y arrasa en Colombia con sus proyectos y decretos con la mano derecha. Las Zidres, el lamentable estado de la salud, los niños muriéndose de hambre no solo en la Guajira, el salario mínimo (bastante mínimo), la educación pésima y la corrupción de un estado más que ilegítimo, entre otras cosas, tienen al pueblo al borde de la desesperación.

Por otro lado las amenazas, la reorganización paramilitar y los existentes y aún vigentes nexos entre estos y las fuerzas armadas colombianas, el exterminio del opositor que persiste como política de estado y doctrina militar, la hegemonía maldita de los medios masivos de comunicación, los falsos positivos judiciales, la lenta acción judicial contra la oligarquía paramilitar y mafiosa hoy representada por Álvaro Uribe, la arrogancia y la hipocresía de la vieja y rancia oligarquía y la toma lesiva y asesina de nuestras tierras y recursos por parte de la multinacionales y las transnacionales, entre otras cosas, aparecen hoy como peligros para las comunidades, los luchadores sociales y la paz.

El gobierno erige una paz en donde nadie luche por los derechos y estos sean arrazados  para el bien de los bolsillos multinacionales y oligárquicos, una paz para los de corbata, mientras los de ruana morimos lentamente y arrodillados. Nosotros le apostamos a una paz para todos, con bienestar, dignidad y verdadera democracia y participación en las decisiones del país que ellos venden pero es nuestro.

Tenemos la esperanza de que esta vez es posible firmar un acuerdo entre las guerrillas y el gobierno, acuerdos que abran las puertas a la posibilidad de que todos construyamos un país a la altura de nuestros sueños y sacrificios, un país para nosotros todos, para nuestros hijos y nietos.  Un país democrático, en el que se pueda pensar diferente, en el que al opositor se le debata con la palabra al calor de un café, no con la pistola en el frío de la muerte.

Despierta más grande y fortalecido ese demonio asesino que se ha llevado nuestros compañeros desde las luchas de los años 20, que disminuyó y rompió la Unión Nacional de Oposición UNO, que exterminó a la UP, que persigue, mata, tortura y asesina, que descuartiza y empala niños y mujeres.

¿Qué debemos esperar de hoy en adelante Santos? ¿Nos alistamos para construir país en conjunto? ¿nos preparamos para la muerte y la barbarie del genocidio político? No es tarde para poner en práctica medidas para frenar, contener y desmantelar el paramilitarismo y controlar en terror que producen sectores de las fuerzas militares y de policía ¡Amarre a sus bestias rabiosas y déjenos vivir!

Estando tan cerca de ese sueño de ver el fin del conflicto armado y trabajar con ahínco y alegría por terminar el conflicto social, NO PODEMOS TENER MIEDO. El miedo, al igual que el exterminio debe parar. Desde el 17 de marzo diremos SI A LA PAZ NO AL EXTERMINIO, no podrán matarnos a todos y los que caigamos seremos semillas de un futuro mejor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…