Ir al contenido principal

El Estado es el gran responsable

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Javier Giraldo


Para este religioso, la insurgencia se justifica como un acto de rebeldía ante unas instituciones que le incumplen a la gente.


1. ¿Qué dice sobre el origen del conflicto armado?


“El acceso a la tierra es el detonante principal”. Esto argumenta el sacerdote jesuita Javier Giraldo, quien considera que el “conflicto social armado” en Colombia empezó desde las década de los veinte; con una intensificación en los cuarenta y cincuenta, que desembocó en el surgimiento de varias guerrillas; y un recrudecimiento aún mayor a partir de los ochenta con los paramilitares.


Según varios historiadores que cita el religioso, entre 1880 y 1925, los pequeños agricultores le reclamaron al gobierno de manera pacífica para que contuviera el abuso de los dueños de grandes tierras. Pero al no ser oídos, se convirtieron a la ofensiva en 1928 y “reivindican su estatus de colonos e invaden partes no cultivadas de las haciendas”.


Con los años, la concentración aumentó sin que el Estado actuara eficazmente. “En 1960 las fincas de menos de 10 hectáreas comprenden el 76.5% del total de fincas y ocupan un área del 8.8% de la superficie agropecuaria del país, mientras las mayores de 50 hectáreas representan el 6.9% del total de fincas y ocupan el 75.8% de la superficie agropecuaria”, detalla Giraldo con cifras del DANE.


Este es el contexto en el que, según el sacerdote, nacen las guerrillas de las Farc, el Eln, la Ado y el M - 19. “Es entonces evidente que desde mediados de los años sesenta, Colombia es un territorio en guerra interna”, expone el jesuita. Se basa en todos estos datos para afirmar que el surgimiento de la insurgencia es un derecho a la rebeldía por el fracaso del Estado en sus dos deberes con los ciudadanos: las necesidades básicas, como la alimentación, la vivienda o el trabajo; y las mínimas exigencias de justicia, como el derecho a la vida y a la información.


2. ¿Cómo explica su prolongación y degradación?


Para Giraldo, el punto en el que la guerra asume “contornos más dramáticos” es cuando los narcotraficantes se unen a los incipientes paramilitares en la década de los 80. “Por ello las estructuras paramilitares se multiplicaron por todo el país e hicieron alarde de poderío cruel, de articulación descarada con las instituciones del Estado y de impunidad atrevida”, explica.


El académico sostiene que los paramilitares intensificaron la concentración de tierras y que entre 1980 y 1995, compraron los mejores predios en el 42% del territorio colombiano.


Otro motivo de la prolongación del conflicto es que el Estado continúa con sus “rasgos de concentración perversa del poder” con la violencia represiva en contra de movimientos sociales y la oposición. A la par, el jesuita sostiene que los “narcoparamilitares” no se desmovilizaron realmente sino que desde los 90 hasta hoy, viven “periodo más atrevido de control del Estado”.


3. ¿Qué efectos deja la guerra?


Lo que el académico considera “el impacto más sensible” es la ausencia de las cientos de personas que fueron “arrancadas de sus vidas”, pues estos vacíos son llenados por los victimarios.


Otros efectos que Giraldo apunta es la criminalización de la protesta que limita la libertad de pensamiento y la penalización del delito político. Para él, todo concluye en una “ineludible degradación progresiva”.


4. Observaciones


Otro argumento del sacerdote jesuita es que sin una democratización de los medios de comunicación no es posible la paz, pues de lo contrario, seguirán ocultando la verdad y sirviendo a lo que quiere el Estado.


Además, cree que la actitud del gobierno en los diálogos de La Habana es la menos adecuada pues sigue “utilizando su potencial bélico [...] para forzar las opciones políticas de sus ciudadanos en beneficio de los intereses de la élite dominante, y continúa combinando todas las formas de lucha, incluyendo el terror militar y judicial contra los más vulnerables, para aniquilar las opciones alternativas de sociedad”.


Por último, propone una “transformación radical” de la Fuerza Pública pues considera que los entrenados por Estados Unidos todavía tienen esa lógica de eliminar a todo aquel que piense diferente.


(*) Sacerdote Jesuita, coordinador del Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Asesinan dos milicianos de Las FARC-EP en menos de 12 horas

Noticia Por Colombia Soberana





Entre la noche de ayer 13 de agosto y la madrugada de hoy, fueron asesinados por sicarios dos milicianos de las FARC Jesús Adán Mazo, quien usaba el alias de “Molina" y era  el jefe de milicias del frente 18 y  Norbey Téllez cuyo seudónimo era Duvan Ríos, miliciano que pertenecía a la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) Negro Eliécer.
Duvan Ríos fue el primero en recibir los ataques. Los hechos ocurrieron en la vereda el Tarra, Norte de Santander. Hombres armados entraron a su casa y sin mediar palabras lo asesinaron, en el hospital, que queda cerca al puesto de Policía, tres desconocidos encapuchados y con pistola en mano entraron para averiguar si Duvan Ríos Continuaba con vida  para rematarlo.
Una situación similar le ocurrió a Molina. Era la una de la mañana cuando los sicarios lo sacaron de su vivienda ubicada en Ituango, a pocos metros de la Zona Veredal y le dispararon tres veces. 

Con ellos ya son 11 miembros de las FARC asesinados  e…

Policía golpea brutalmente a joven que había torturado años atrás

Noticia Por Colombia Soberana




La pesadilla del joven de 20 años, Nicolás Bolaños Sotomayor, empezó el día 23 de noviembre del 2013, cuando miembros de la Policía intentaron atracarlo, al correr fue brutalmente golpeado, al extremo de perder gran parte de sus dientes.
Desde ese momento su madre, Alba Lucía Sotomayor, comienza a denunciar este abuso. El 24 de agosto del 2014, al impedir que estos oficiales consiguieran el beneficio de casa por cárcel, Nicolás fue secuestrado junto con su hermana menor, él fue torturado.
Desde entonces las persecuciones, llamadas y amenazas han sido constantes, hasta el punto de que Nicolás fue secuestrado en la puerta del colegio y nuevamente torturado.
En la noche del 9 y la madrugada del 10 de agosto, en hechos que no hemos confirmado completamente, Nicolás es nuevamente violentado por la Policía Nacional. Según esa institución, el joven, que sufre depresión post trauma, se intentó suicidar, los policías presentes lo "ayudaron" golpeándolo. 
La Po…

Dura crítica de Joaquín Gómez, excomandante de las Farc, al escritor Alonso Sánchez Baute

opiniónPor Las 2 Orillas

El excomandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:
En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.
En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de…