Ir al contenido principal

Arrecia aún más represión contra habitantes de San José de Apartadó

Comunicado
Tomado de Pacocol
De Comité de y para los Derechos Humanos


El Comité de y para los Derechos Humanos de San José de Apartadó rechaza categóricamente persecuciones políticas contra los movimientos sociales y las formas en las que se están implementando en la región para reprimir las expresiones sociales que buscan fortalecer la democracia.


El Estado colombiano, con su mano dura contra el campesinado pero con la complacencia con los criminales, demuestra la bajeza y cobardía con la que pueden actuar contra las expresiones sociales que intentan recuperar el tejido social. Es muy cuestionable la actitud de algunos funcionarios peligrosos que malintencionadamente buscan acabar con las organizaciones sociales que propenden por la paz y la reconciliación. Esta cacería de brujas aleja al pueblo colombiano de la paz con justicia social, de la democracia; ya que no permite recuperar la confianza perdida en el Estado frente a las violaciones a los derechos humanos. Es contradictorio que mientras el país se prepara para la paz con justicia social, mientras se llegan a acuerdos sobre víctimas de este conflicto, arrecien las acciones contra el movimiento social en un claro y viciado proceso penal.


La Asociación Campesina de San José de Apartadó se ha caracterizado por la defensa de los derechos humanos y por la denuncia de las violaciones a éstos y mientras tanto las respuestas del Estado colombiano son retaliaciones por esta noble labor. Es evidente que desde hace ya largo rato altos mandos de la Brigada XVII y otros funcionarios vienen señalando y estigmatizando el proceso legal del campesinado que busca la paz y la restitución de sus derechos altamente olvidados por quienes tienen mano dura para el inocente pero complacencia con los victimarios.


El pasado 25 de enero del presente año, a las 11:30 pm, llegó hasta el casco poblado de San José de Apartadó un grupo de personas que se movilizaban en una camioneta de placas HCI-108 (algunos de ellos en estado de alicoramiento), sin presentar ninguna identificación, intentaron retener a Pedro Pablo Rivera, propietario de una cantina ubicada en el casco poblado. Estas personas estaban acompañadas por el Ejército Nacional en lo que al parecía ser un procedimiento judicial contra dicho campesino. Se reitera que en ningún momento se identificaron a pesar del reclamo de la comunidad, grabaron ilegalmente a las personas, señalaron, estigmatizaron y amenazaron a los habitantes del corregimiento. Por estar ebrios y carecer de algún documento que respaldara lo que al parecer era un procedimiento de captura, la comunidad procedió a proteger a sus vecinos y a rechazar categóricamente este hecho. Es de recordar que históricamente estas retenciones ilegales terminan convirtiéndose en asesinatos para-estatales o falsos positivos.


Todo estos procedimientos ilegales obedecen a una campaña de detenciones y persecuciones contra el movimiento social y los campesinos, además de que todas estas judicializaciones van en contravía de la jurisprudencia nacional e Internacional y de las recomendaciones realizadas por las Naciones Unidas y por el Comité Internacional de la Cruz Roja, desatando una crisis humanitaria en San José de Apartadó en tiempos en los que sólo se escucha de parte de la comunidad clamores de paz. Por todo lo anterior se exigen garantías al debido proceso para impedir la materialización de los mal llamados falsos positivos judiciales contra las organizaciones sociales y los habitantes de San José de Apartadó. Se exige un cese inmediato a la persecución, hostigamiento, represión estatal y estigmatización contra la población campesina y los líderes defensores de derechos humanos por parte del Estado colombiano. Se exige respeto y garantías a la vida y la dignidad de los líderes habitantes de la región, asimismo como el catamiento de las garantías constitucionales de defensa, libertad y honra de los ciudadanos.


Se exige también investigaciones objetivas a estos procesos y a los funcionarios que atentan contra la democracia por la forma en que están actuando fabricando procesos contra los movimientos sociales y las organizaciones y habitantes de las comunidades campesinas. Se exige transparencia en la construcción de la anhelada paz y que se respeten las libertades de participación de las comunidades, la autonomía de las Juntas de Acción Comunal y que se castigue jurídicamente a quienes atentan contra éstas expresiones de democracia.


Se exige que cese el irrespeto a los espacios de deliberación civil y comunitaria y que se garantice el ejercicio del derecho a la libertad de asociación y de expresión coartados por la intromisión de la Fuerza Pública. Que cesen los constreñimientos para obligar a los civiles a participar de la guerra y que termine la persecución contra los defensores de derechos humanos y líderes comunitarios y finalmente que se activen de manera inmediata los mecanismos y protocolos de verificación y protección de derechos fundamentales de las personas, líderes comunitarios y defensores de derechos humanos de la comunidad campesina de San José de Apartadó.



Comité de y para los Derechos Humanos de San José de Apartadó 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…