Ir al contenido principal

2016: ¿El año de la paz?

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Rodrigo López Oviedo



Qué más quisiéramos los colombianos de bien que en el 2016 quedaran sembradas las bases para iniciar la construcción de la paz. Sembrar las bases significa dejar firmados los acuerdos “para la construcción de una paz estable y duradera” entre el Gobierno nacional y las FARC, pero también ratificarlos por el pueblo según el mecanismo que se acuerde, y que para muchos debe ser a través de una Asamblea Nacional Constituyente de nuevo tipo, es decir, que además de verdaderamente democrática, incluya las expresiones gremiales, sindicales, étnicas y de derechos humanos; deportivas, culturales, sexo – diversas y feministas; políticas y de movimientos sociales, es decir, sin exclusiones de ningún tipo, que es lo que termina sucediendo cuando los campos se abren solo a los partidos.   


Por supuesto que los acuerdos y su ratificación no garantizan que se vaya a producir automáticamente la paz. Por eso necesitaremos estar también alertas ante la auténtica voluntad de las clases dominantes de hacer realidad la letra de lo acordado, pues bien conocemos del talante ´lampedusiano´ que las ha caracterizado a lo largo de la historia. Para no ir más lejos, veamos lo que han hecho con la Constitución del 91, que nació acompañada de tantas esperanzas, pero a la cual la han sometido a permanentes reformas, con las cuales lo único que ha quedado claro es la intensión de que los cambios iniciales se acomoden a su interés de que nada definitivamente cambie.


Y si no es suficiente con el anterior ejemplo, recordemos también lo que ha pasado con las promesas al movimiento agrario, luego de los paros y movilizaciones en los cuales estos incluso entregaron la vida de varios de sus miembros. Muy poco de lo ofrecido les ha sido cumplido, y lo que es de esperar es un 2016 agitado por las protestas campesinas y populares, agravadas con las sequías que nos han sido anunciadas. 


Es necesario tensar, entonces, todas las fuerzas organizadas de nuestro pueblo. Ya hemos explicado que no es suficiente con arrancarle al Gobierno las promesas de cambios para que haya paz, ni que ellas queden plasmadas en una nueva constitución. Se requiere también que mantengamos el ánimo dispuesto a la movilización para que esos fenómenos ´gatopardistas´ no se vuelvan a repetir. Pero tampoco la simple movilización es suficiente si no está debidamente organizada y no gira en torno a objetivos concretos. No cumplir con estas características es darle pábulo al equivocado criterio del social demócrata alemán Eduard Bernstein, quien afirmaba que “el objetivo final no es nada, el movimiento lo es todo”.


Y ya para terminar, un feliz año para todos los lectores 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuimos completamente felices

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


“La celebración comenzaba a las siete de la mañana y terminaba a las cuatro de la tarde. Por turnos, cada compañía realizaba la suya, mientras las demás permanecían de guardia para enfrentar la presencia del ejército… “


Llegamos al final de 2017, con la sensación de que este año se fue aún mucho más rápido que los anteriores. Es la época de los balances, de precisar cuánto avanzamos, de determinar cuánto nos quedó por hacer. Se trata realmente del primer fin de año que pasaremos en la legalidad, conscientes de que los tiempos de la lucha armada quedaron en el pasado.
Durante décadas lo celebramos en campamentos guerrilleros, lejos de nuestras familias, sumergidos en la profundidad de la selva. Por estas fechas esperábamos ansiosos el acostumbrado saludo de nuestro Secretariado Nacional, las palabras del comandante en jefe, la fiesta general de Navidad y Año Nuevo. Cada uno guardaba alguna prenda para estrenarla estos días.
Las lluvias torre…

Despido masivo de más de 748 mujeres de la empresa Aguas de Bogotá

Comunicado Por FARC

"La situación de los trabajadores en Colombia no resulta ser nada alentadora, la precariedad en la contratación laboral, la informalidad, la tercerización, el desempleo y la pérdida de importantes garantías, son un flagelo que azota a las grandes mayorías de la población, en especial, a las mujeres".
Las mujeres farianas denunciamos el despido masivo de más de 748 mujeres de la empresa Aguas de Bogotá. Una cantidad siginicativa de mujeres y familias de la capital, entran hacer parte de las filas del desempleo en el pais.
Estamos acompañando a las mujeres de Aguas de Bogotá en su justa lucha, rechazamos las masacre laboral que se está presentando y exigimos al Estado la protección de los derechos laborales y garantias de acceso a un trabajo digno para las mujeres colombianas.
La situación de los trabajadores en Colombia no resulta ser nada alentadora, la precariedad en la contratación laboral, la informalidad, la tercerización, el desempleo y la pérdida de impo…

Por falta de atención médica muere bebé de integrante de FARC

Noticia Tomado de Pacocol Por Contagio Radio


A través de una denuncia pública, los integrantes del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Urías Rendón en el Meta, informaron del fallecimiento del bebé en gestación de una de las ex combatientes de las FARC que se encuentra en proceso de reincorporación. Este hecho, que ocurrió el 10 de enero, se presenta en medio de las fallas del servicio de salud para esta población.

El comunicado indica que debido a la falta de presencia médica en el Espacio Territorial “una pareja Fariana perdió la esperanza de poder conformar una familia”. Explican que María Darcy Laso Rodríguez tenía 5 meses de gestación y sufrió un sangrado que no fue atendido por la falta de servicio médico.

De acuerdo con el diario El Espectador, la mujer pudo salir del Espacio de Reincorporación con la ayuda de los pobladores de la vereda Playa Rica. Sin embargo, el bebé falleció en el camino al centro médico de San Vicente del Caguán que queda a dos horas de esta z…