Ir al contenido principal

2016 El año de la firma del acuerdo y el inicio de la construcción de la paz ¿Qué papel juegan los medios masivos?

Análisis
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana


Tomada de Internet

El 2016 será el año de la firma del acuerdo de paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo FARC-EP y el Gobierno Nacional. Sin embargo es sólo el inicio de la construcción de la paz, trabajo que no solo les corresponde a las partes firmantes, sino a todos y cada uno de los colombianos que estamos cansados de ver a nuestro país desangrarse en una guerra, que de no terminarse, tiende a seguir modificándose, escalándose y prolongándose en el tiempo.

Los comunistas, los movimientos sociales y la izquierda en general, veníamos advirtiendo que no era a través de las armas que se llegaba a este momento histórico que vivimos. Sabíamos que no era la guerra, la sangre, la muerte, la destrucción, los bombardeos indiscriminados y el enfrentamiento eterno la solución del conflicto colombiano, pues este, no solo es armado, sino social, político y cultural.

Por razones no humanitarias ni medianamente sensatas, la oligarquía decidió sentarse a dialogar, no solo con las FARC sino también con el ELN. Sin embargo es un paso, que está llegando más allá de lo que llegaron los procesos anteriores, al menos con las FARC.

Advertía en un análisis anterior (ver) que lo que nos jugamos en este 2016, no es ya que el gobierno firme o no, sino el significado de la paz. La paz que quieren ellos es la paz para ellos. La paz que signifique arrebatarnos nuestras tierras, nuestras riquezas, nuestras oportunidades y nuestra dignidad sin encontrar muestra de oposición, armada o no. Para nosotros la paz debe ser vías, servicios, tierra para el campesino, salud, educación, recreación, cultura, arte, oportunidades, empleo, dignidad, verdad y justicia social para todos y cada uno de nosotros.

La tarea que se viene es ardua. Es el conocimiento y la divulgación de los acuerdos, las propuestas y las salvedades. Es la unidad entorno al pueblo colombiano y contra el fascismo que intentará, por todos los medios, arrebatarnos nuestra paz.

Este es el momento exacto de demostrar que enserio estamos dispuestos a luchar por la paz de la que tanto se habla en buses, tiendas, oficinas... Es momento de luchar por nuestra paz por las reivindicaciones sociales, contra las injusticias.

Pero para esto debemos retirar de este diálogo social por la Nueva Colombia, diálogo en que cabemos todas y todos, los ruidos al rededor de este bello sueño. Hay que apagar primero las voces de los medios masivos de comunicación, no para excluirlo a ellos y a sus dueños de la construcción de la paz, sino para poder pensar desde nuestras propias vivencias.

Los medios masivos tienen unas características que permiten que nosotros olvidemos nuestra historia, nuestra realidad y nuestros intereses. La primera de estas características es que son propiedad de los grandes gremios económicos, políticos y financieros. Y ¿Por qué el señor Luis Carlos Sarmiento Angulo compra la Casa Editorial El Tiempo? no creo que sea porque le guste ver televisión y leer el periódico y ¿qué interés tendría Luis Carlos Sarmiento Angulo en una Colombia con créditos accesibles para los campesinos, créditos justos de vivienda, repartición equitativa de la riqueza? ¡Ningún interés! Por eso compra al Tiempo, para seguir manipulando la opinión pública, para insistir en "lo nocivo que es la paz para la gente de bien". Los medios masivos de comunicación luchan por la paz de los poderosos porque son los intereses para los que trabajan.

No por eso tenemos que aislarlos del proceso de la construcción de paz. Al contrario, ellos tienen que responder por ser cómplices de la clase dominante y de los paramilitares en los años 90, años en donde habían dos masacres por semana, pero que nunca transmitían, pero si corrían ya sea a reír cuando los paramilitares atacaban la guerrilla, o a llorar por los duros golpes de los grupos insurgentes a las AUC.

Además de su clara posición en pro de uno de los ejércitos en conflicto, los medios de comunicación se distingue por su discurso y accionar elitista, tanto así, que son cómplices de la criminalización de la protesta social. Siempre manejando su lenguaje simplista y malintencionado, desprestigiando los paros, los mitines y las marchas, escondiendo la represión, los heridos, muertos y mutilados que deja a su paso el escuadrón de la muerte ESMAD, por no hablar de los torturados, desaparecidos y muertos del resto de las Fuerzas Armadas del Estado.

El primer paso para lograr la unidad del pueblo colombiano es dejar de escuchar a las clases dominantes y a sus medios mentirosos. Este 2016 será un año difícil para los colombianos, pero un año en que tiene que arder en esperanza, reconciliación y unidad.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Asesinan dos milicianos de Las FARC-EP en menos de 12 horas

Noticia Por Colombia Soberana





Entre la noche de ayer 13 de agosto y la madrugada de hoy, fueron asesinados por sicarios dos milicianos de las FARC Jesús Adán Mazo, quien usaba el alias de “Molina" y era  el jefe de milicias del frente 18 y  Norbey Téllez cuyo seudónimo era Duvan Ríos, miliciano que pertenecía a la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) Negro Eliécer.
Duvan Ríos fue el primero en recibir los ataques. Los hechos ocurrieron en la vereda el Tarra, Norte de Santander. Hombres armados entraron a su casa y sin mediar palabras lo asesinaron, en el hospital, que queda cerca al puesto de Policía, tres desconocidos encapuchados y con pistola en mano entraron para averiguar si Duvan Ríos Continuaba con vida  para rematarlo.
Una situación similar le ocurrió a Molina. Era la una de la mañana cuando los sicarios lo sacaron de su vivienda ubicada en Ituango, a pocos metros de la Zona Veredal y le dispararon tres veces. 

Con ellos ya son 11 miembros de las FARC asesinados  e…

Policía golpea brutalmente a joven que había torturado años atrás

Noticia Por Colombia Soberana




La pesadilla del joven de 20 años, Nicolás Bolaños Sotomayor, empezó el día 23 de noviembre del 2013, cuando miembros de la Policía intentaron atracarlo, al correr fue brutalmente golpeado, al extremo de perder gran parte de sus dientes.
Desde ese momento su madre, Alba Lucía Sotomayor, comienza a denunciar este abuso. El 24 de agosto del 2014, al impedir que estos oficiales consiguieran el beneficio de casa por cárcel, Nicolás fue secuestrado junto con su hermana menor, él fue torturado.
Desde entonces las persecuciones, llamadas y amenazas han sido constantes, hasta el punto de que Nicolás fue secuestrado en la puerta del colegio y nuevamente torturado.
En la noche del 9 y la madrugada del 10 de agosto, en hechos que no hemos confirmado completamente, Nicolás es nuevamente violentado por la Policía Nacional. Según esa institución, el joven, que sufre depresión post trauma, se intentó suicidar, los policías presentes lo "ayudaron" golpeándolo. 
La Po…

Dura crítica de Joaquín Gómez, excomandante de las Farc, al escritor Alonso Sánchez Baute

opiniónPor Las 2 Orillas

El excomandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:
En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.
En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de…