Ir al contenido principal

En tanto el proceso de paz no exista en fase pública no es viable: Antonio García

Entrevista
Por: Víctor de Currea-Lugo * - El Espectador (28 de noviembre)

En tanto el proceso de paz no exista en fase pública no es viable: Antonio García

Uno de los máximos comandantes del Ejército de Liberación Nacional le explicó a El Espectador en qué van los diálogos con el gobierno de Juan Manuel Santos, paralelos a los de las Farc.

¿Cómo valoran el acuerdo que han hecho las Farc sobre el tema de justicia? ¿Afecta este acuerdo el proceso de negociación del Eln con el Gobierno?

Antonio García: aún no se conoce de manera completa lo que se haya acordado en este campo. Como en todo proceso social o político, así tengamos visiones diferentes, seremos respetuosos con lo que en La Habana se haya trabajado. Consideramos que no debe ligarse el tema de víctimas y el acuerdo sobre la futura situación jurídica de la guerrilla. En el proceso con el Eln, lo que pueda suceder referido a la justicia en el tratamiento de la situación de las víctimas es potestad de la comunidad de víctimas. Y en lo relacionado con su futura situación jurídica, el Eln buscará un acuerdo político con el Gobierno.

¿Qué escenarios vislumbra el Eln en caso de que se firme el acuerdo final entre Gobierno y Farc?

AG: así tengamos diferencias con el proceso de las Farc, deseamos sea favorable para el país, que fortalezca las alianzas del campo popular y democrático para seguir impulsando las transformaciones que necesita la sociedad. Lo concreto es que Colombia necesita la lucha de todos para hacerla democrática y equitativa, en este sentido el camino de la paz apenas comienza. El futuro depende de la realidad de los cambios y de su profundidad.

Se conoce que en la agenda del Eln y Gobierno la participación de la sociedad es central: ¿de qué sociedad se está hablando? ¿Tienen espacio los gremios, los ganaderos y los industriales en esta propuesta? ¿Hay diferencias en los alcances de la participación entre los sectores populares y los gremios?

AG: la Colombia de hoy es excluyente, por eso nuestro proceso quiere contribuir a generar dinámicas políticas participativas, sobre todo de los sectores que hoy no tienen voz, pues sería equivocado repetir las mismas lógicas que reproducen el poder del dinero en el Parlamento. Los sectores poderosos legislan desde hace muchas décadas; y allá, poco o casi nada se escucha la voz de los humildes y desposeídos. Sería muy interesante en un debate amplio, donde participen los gremios del establecimiento, poder contrastar la diversidad que hay en Colombia, y que los gobiernos escuchen e interpreten esa realidad. Se trata de ver, de examinar qué tan democrática es Colombia, tanto en el debate como en la capacidad que se tiene desde la diversidad para direccionar los cambios que todos esperamos. No queremos quedarnos sólo en los debates.

En concreto, ¿cómo serían los mecanismos y espacios de participación de la sociedad en el debate y los acuerdos de paz con el Eln?

AG: en gran medida el diseño de participación hay que conversarlo con la gente, con la diversidad de Colombia en sus diversas formas de organización existentes hoy. Este asunto es un tema de la fase pública y se supone de interacción tanto del Eln con la sociedad, como de ésta con la mesa, allí se irá modelando el diseño, muy seguramente será creativo. Esperemos a la fase pública para hacerlo realidad.

Se dice que ya está completa la agenda de negociación entre Gobierno y Eln. ¿Se puede conocer la estructura general de esa agenda?

AG: los medios, no sabemos qué fuentes la filtraron, han dado a conocer los titulares, que en su orden son los siguientes puntos ya acordados: a) Participación de la sociedad, b) Democracia para la paz, c) Transformaciones para la paz, d) Víctimas, e) Fin del conflicto y f) Implementación. Hay otros asuntos referidos al diseño y reglamentación. Faltan por acordar un par de asuntos.

¿La sociedad podrá intervenir en toda la agenda o hay puntos que sólo negocia el Eln? ¿Cuáles?

AG: en los cuatro primeros puntos es esencial la participación de la sociedad. El quinto punto es más una temática entre el Gobierno y el Eln. En el sexto punto, que tiene que ver con la implementación, también la sociedad participará de alguna manera, así como la comunidad internacional.

Hay un punto de democracia para la paz y la democracia es el debate principal en Latinoamérica, ¿cuál es el estado de democracia que debe alcanzar el país para que el Eln considere ponerle fin al alzamiento armado?

AG: las democracias de corte liberal-capitalista consideran que lo esencial en una democracia es la libertad, pero entendida sólo como libertad de expresión, y le recortan las posibilidades de la acción política para transformar la realidad. Pero en América Latina hay una historia que reivindica el carácter social de la libertad, la que sostiene que de nada sirve ser libre si se vive en condiciones indignas. La libertad, para que sea verdadera, debe estar vinculada a las condiciones de existencia; en Colombia uno de sus exponentes más connotados fue Jorge Eliécer Gaitán. Llegar a un acertado examen de la democracia colombiana debe ser obra de los escenarios políticos que propicien la solución política, esto quiere decir que no se persiga a quienes interrogan y cuestionan al Gobierno. Además de este examen, deben formularse cambios que se traduzcan en programas de transformación, o por lo menos que coloquen a Colombia en esa ruta de hacerlas realidad. Si esto no es posible, la lucha seguirá.

¿Hay un acuerdo de garantías con el Gobierno para que el movimiento popular participe en la construcción de la paz sin ser reprimido o eliminado? ¿A qué se compromete el Gobierno?

AG: debemos recordar que si bien en la mesa se han adelantado discusiones muy profundas, han estado referidas a construir la agenda. La agenda es la identificación de unos temas sobre los que se adelantarán conversaciones en la fase pública con el propósito de llegar a acuerdos que hagan viable la transición hacia la paz. Desde luego que si continúa el proceso de diálogos debe llegarse a acuerdos sobre garantías y condiciones para que cese la exclusión, la represión y la criminalización de la lucha social y política del pueblo, pero decir ahora cuáles resulta prematuro.

Hay un punto de transformaciones para la paz. ¿En este ejercicio se van a debatir temas como el modelo económico y la doctrina militar? ¿El Gobierno está dispuesto a este debate?

AG: el modelo económico y la doctrina militar han sido temas vedados. Pero muy seguramente la sociedad en el debate nacional los tocará, pues no se pueden evadir los efectos que estos dos asuntos han producido en la vida de los colombianos y en la fragilidad o ausencia de la democracia en el país.

¿Cuál es el escenario de refrendación de los acuerdos entre Gobierno y Eln?

AG: es un tema a debatir con el Gobierno en la fase pública, habrá que adoptarse una fórmula que consolide lo acordado y lo proyecte de manera estable al futuro de una paz estable.

¿Habrá un momento en que se junten los dos procesos de negociación? ¿Cuál sería?

AG: en tanto que el proceso de paz del Eln no exista en la fase pública no es viable, pues mientras el de las Farc anda, el otro aún no es visible para la sociedad como realidad política. Además, la interacción sólo se puede dar con base en los acuerdos de cada proceso, pues ahí se expresa de manera condensada la proyección de la solución política. El Eln siempre ha buscado las aproximaciones a los escenarios de paz, pero eso no ha dependido de nuestra voluntad, pues tanto el Gobierno como las Farc decidieron poner a rodar dicho proceso primero. Teniendo en cuenta lo anterior, y por el bien de Colombia, siempre estaremos dispuestos a la confluencia y a la coordinación. 

Puede leer el libro de Víctor de Currea-Lugo "Y sin embargo, se mueve", sobre la negociación Gobierno - ELN.

* Ph.D. Profesor Universidad Nacional de Colombia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…