Ir al contenido principal

San José de Apartadó: Militares y gobierno insisten en negar la realidad

Comunicado
Tomado de Pacocol
Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó


Desde hace tiempo se niega la existencia de paramilitares pero nosotros los encontramos a diario y sufrimos sus violencias.


La agresión contra nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó y contra el campesinado de nuestro entorno, no cesa. Por momentos se vuelve más dramática. Desde hace tiempo se niega la existencia de paramilitares pero nosotros los encontramos a diario y sufrimos sus violencias. ¿Qué quiere el gobierno, secundado por los medios masivos, al ocultar y negar la cruda realidad? No lo sabemos, pero la incoherencia y falsedad de sus discursos es cada vez más insostenible, así se rebusque militares con hojas de vida tremendamente sucias para que le cuiden con armas mortales sus dominios. Ponemos ante el país y el mundo los últimos hechos criminales:


—El martes 27 de octubre de 2015, en la vereda Arenas Bajas, nuestra Comunidad de Paz fue testigo de la presencia paramilitar, pues los confrontamos y les exigimos que se retiraran de los espacios privados de nuestra Comunidad. Allí, los paramilitares afirmaron que tenían conocimiento de que toda la población civil de la región colabora con la guerrilla y que ellos están allí para recuperar la zona y perseguir a la guerrilla, incluyendo a todos los colaboradores civiles, a sangre y fuego.


—El lunes 2 de noviembre de 2015, miembros de nuestra comunidad se trasladaron a la vereda La Esperanza, para acompañar a las familias. Allí se percataron de la llegada masiva de familias habitantes de la misma vereda que se desplazaban para reubicarse junto al Centro de Salud y la Escuela, por temor a ser asesinados, ante la inminente amenaza y terror que vienen imponiendo los paramilitares en la zona. Bajo condiciones difíciles y económicas, las familias intentan construir humildes cambuches para pasar la noche allí antes que ser asesinados.


—El martes 3 de noviembre de 2015, a través de los medios de comunicación local, el coronel Germán Rojas, comandante de la brigada 17, de nuevo se ensañó contra nuestra Comunidad de Paz, esta vez acusándonos de ser “mentirosos” y de estar engañando a la opinión pública en relación a la presencia paramilitar en la región, pues, según él, no hay paramilitares o ya están controlados, y los que existen no representan amenazas para nadie. De nuevo amenaza con judicializarnos y enviarnos a la cárcel por no guardar silencio ante el horror.


—El miércoles 4 de noviembre de 2015, miembros de una misión humanitaria compuesta por la Defensoría del Pueblo, entre otras instituciones, al cruzar por el sitio conocido como La Escuela, en la vereda Playa Larga, entre las veredas La Esperanza y el casco urbano de Nuevo Antioquia, evidenciaron cómo un grupo de varios paramilitares vestidos de civil huían ante la presencia de la delegación institucional.


—El sábado 7 de noviembre de 2015, en horas de la noche, en el casco urbano de San José de Apartadó, fue asesinado el campesino Albeiro Tuberquia, habitante del corregimiento de San José, en presencia de la Policía y en las narices de efectivos militares de la Base de San José de Apartadó. Así las cosas, no se justifica la presencia militar y policial por cuanto no pueden siquiera defender la vida en un poblado tan diminuto.


—El sábado 7 de noviembre de 2015, un grupo de miembros de nuestra Comunidad de Paz, con campesinos de la región y acompañantes internacionales, se trasladaron a la vereda Rodoxalí. Al paso por la vereda La Hoz, más exactamente en la propiedad que los paramilitares le arrebataron a un campesino, se evidenció la presencia de paramilitares con trajes de civil portando armas. De igual forma al llegar a Rodoxalí, varios reconocidos paramilitares, al notar la presencia de la Comunidad, emprendieron la huida.


—Este mismo sábado 7 de noviembre de 2015, en la vereda La Cristalina, hicieron presencia en la vivienda de varios campesinos dos sujetos vestidos de civil portando arma corta y preguntando por el paradero de varios campesinos de la región.


—El lunes 9 de noviembre de 2015, en horas de la mañana, en la vereda La Unión, asentamiento de nuestra Comunidad de Paz, hicieron presencia tropas militares, quienes violando el derecho a la propiedad privada invadieron nuestros espacios acampando en dicho lugar.


—El miércoles 11 de noviembre de 2015, hacia las 4:00 horas, sujetos de civil los cuales se movilizaban en motocicleta dejaron en varias viviendas en San Josecito, y luego en el centro poblado de San José, pasquines alusivos a los paramilitares o Autodefensas Gaitanistas de Colombia. A pesar de la fuerte presencia Militar y Policial en el casco urbano de San José.


Hemos sufrido durante 19 años la enorme capacidad de accionar criminal, de engaño y de mentira que tiene el Estado. Siempre ha utilizado sus fuerzas ilegales articulándolas con sus fuerzas aparentemente legales, que por el hecho mismo de dedicarse al crimen y a violar permanentemente la Constitución y las leyes, ya no tienen nada de legales. Nuestra única defensa ha sido resistir desde principios éticos y poner más y más muertos. Ojalá el país y el mundo evalúen la criminalidad de este Estado y lo condenen de la manera más drástica. ¿Qué legitimidad puede tener? Al tiempo que agradecemos a quienes desde muchos rincones del mundo nos sostienen con su fuerza moral, reafirmamos nuestra decisión de resistir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…