Ir al contenido principal

¿Doble moral de Santos y falta de garantías pondrían en riesgo la paz de Colombia?

Análisis
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana
Por María Méndez 

Resultado de imagen para dialogos de paz en colombia



El proceso de paz en La Habana transita por un paso difícil, a pesar del rayito de esperanza que fue para los colombianos la firma del acuerdo sobre justicia y las declaraciones sobre el cese bilateral. La voluntad de paz del gobierno cada vez se muestra más esquiva y lo que se hace con las manos en Cuba, lo borra con los pies en Colombia.

A pesar de la crítica y corrección de algunos errores, la pérdida electoral de la izquierda en Colombia, sobre todo en Bogotá, lo que deja en claro es  la falta garantías para los sectores de oposición en el país. La invisibilización y demonización  en los medios masivos que son del gran capital y no van a permitir que sus títeres o amigos de clase pierdan el poder;  los "errores" y sabotajes del gobierno a través de instituciones como la Registraduría; la persecución, la criminalización y los montajes judiciales a nuestros candidatos; el incremento y reorganización paramilitar que incluyen amenazas y atentados contra los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos; entre muchas otras situaciones, que dejan una seria preocupación y un sin sabor latente.

Para empeorar la situación, no contento Santos con la doble moral que siempre ha demostrado, y  en pleno cese unilateral del fuego y hostilidades decretado por las FARC, las fuerzas militares atacan a unidades del Bloque Sur, dejando el lamentable saldo de 4 muertos. Mientras tanto en Uraba, Cauca, Catatumbo y Chocó, entre otras zonas, los paramilitares atemorizan la población en connivencia o bajo protección de las Fuerzas militares y de policía.

Ahora, nos preguntamos ¿Qué piensa un guerrillero de las FARC después de estos años  de diálogos cuando ve la realidad del país? es que Santos no le puede decir a los guerrilleros que hagan política sin armas cuando el establecimiento esta atacando por medio de su "legalidad" y de las Fuerzas militares y paramilitares a las comunidades desarmadas. Paz sin garantías para todos, no es paz.

Pero más allá del doble discurso y del cinismo del Presidente, no deja de llamar la atención la unilateralidad con la que intenta tomar decisiones que corresponde a la mesa y, tras de ladrón Bufón, juega descaradamente con los anhelos de paz de los colombianos y los aprovecha para ejercer presiones indebidas.

Cuando algo se presiona demasiado explota. Los diálogos no estan en un punto sin regreso. Santos no puede imponer corrales, ni elegir solo cuál es la manera de refrendar los diálogos sin correr el riesgo de que estos tengan un mal fin. No queremos presenciar, una vez más, el rompimiento de la esperanza de paz. Este es el momento histórico para la paz con justicia social.

No nos cansaremos nunca de decir que si queremos paz tenemos que luchar por ella todos. La movilización se hace imprescindible, ahora e incluso después de la firma, pues tendremos que proteger con nuestro sudor, e incluso con nuestra sangre si es necesario, los acuerdos , las propuestas y comenzar la construcción de una patria en paz, justa, grande y soberana.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…