Ir al contenido principal

¿Empieza el baile rojo II?

Análisis
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana

Resultado de imagen para up colombia baile rojo


Ya varias veces se ha denunciado la falta de garantías para la Unión Patriótica. Falta de garantías que van desde la cesura del canal RCN al no querer transmitir un video de este partido político, pasando por la falta de financiación estatal para las campañas, hasta llegar a amenazas a varios de sus candidatos, amenazas que ya se convirtieron en hechos.

En la mañana del martes 8 de septiembre Hugo Sánchez, candidato a la alcaldía de Palmitos, Sucre, sufrió un atentado  en el Corregimiento el Naranjal. El candidato por la UP recibió 8 impactos de bala, que afortunadamente no quitaron la vida del compañero. Lo más preocupante es que estos hechos no son aislados. Edith Guardia Romaña, aspirante a la Alcaldía de Carepa y Oscar Calle, a la Alcaldía de Mutatá, entre otros, también han denunciado amenazas y falta de garantías.

En otras partes del país se han presentado intimidaciones, problemas de seguridad que afectan a comunidades enteras, conformación y reorganización de grupos paramilitares como las "Águilas Negras" y estigmatización.

Todo esto afecta las elecciones, la ya agonizante democracia y lógicamente el proceso de paz. ¿Cómo hace el gobierno para decirle a las guerrillas que se les respetará sus derechos políticos mientras se encarcela, se amenaza y se atenta contra los candidatos de la UP? ¿Cómo puede ser el gobierno tan cínico de decirle a los guerrilleros que la vía para cambiar el país no son las armas sino las elecciones cuando ni siquiera cumple con dar las garantías presupuestales a las campañas de la oposición? 

Es increíble que Juan Manuel Santos pretenda ser el presidente de la paz cuando a los campesinos e indígenas les toca tomarse el Ministerio de Agricultura para exigir que se cumpla los acuerdos ya firmados.

El decadente e ilegítimo estado colombiano, a travesado por ríos de corrupción y paramilitarismo ,se hace el de la vista gorda ante las amenazas que se ciernen sobre la Unión Patriótica y demás movimiento sociales, pero al mismo predica sobre lo que a su "buen entender y su sabiduría eterna" es la democracia y la paz.

No estamos ciegos ante estas realidades. Con conciencia de los riesgos que corremos en esta coyuntura seguiremos luchando por la paz con justicia social por que si no ¿para qué vivimos? No concebimos la vida como la simple acción biológica de respirar, sino como una lucha constante por la dignidad, el amor y la paz, pero con justicia social para todos.

No ocultaremos que tememos lo peor, planes contra el proceso de paz y contra la izquierda se tejen desde los sectores más recalcitrantes de la ultra derecha dentro y fuera de las Fuerzas Armadas, la rancia oligarquía negocia mientras confabulan cómo hacer para lograr firmar "la paz" sin cumplir los acuerdos conservando todos sus privilegios y por último, el imperio en proceso de decadencia y negándose a morir con dignidad es un peligro, una bestia herida que defenderá su poder sobre dos de sus bastiones más importantes: Israel y Colombia.

Ante la arremetida paramilitar, militar y la indiferencia del estado por nuestras vidas pedimos, por favor no nos persigan, déjenos soñar, no por nosotros sino porque Colombia no aguanta dar más generaciones a la guerra, el futuro de nuestra patria no puede ser la sangre y el plomo.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…