Ir al contenido principal

Si se agrede la voluntad de paz se obliga a acciones de guerra ¿Qué esperaban?

Análisis
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana






Durante el proceso de paz en la Habana debe reconocerse que las FARC-EP han mostrado, como en todos los procesos de diálogos que han adelantado con el gobierno, gran voluntad de llegar a un acuerdo que beneficie a todos los colombianos.

Más de 300 propuestas mínimas para conseguir la paz con justicia social, treguas unilaterales, la última de ella indefinida que mantuvieron pacientemente hasta que las bombas del gobierno masacraron a guerrilleros dormidos, entre ellos, dos integrantes de la Delegación de Paz de la guerrilla.

Es repetitivo, pero nunca nos cansaremos de decirlo: en Colombia los muertos valen según el lado del conflicto al que pertenezcan y el valor es dado por la minoría que se cree dueña de este país.

Cuando un soldado muere fue “cobardemente asesinado”; cuando la muerte toca la puerta de los colombianos de a pie sea por desatención médica, hambrunas, sed, la bala militar o paramilitar, las cámaras no se ven y si lo hacen solo es para decir “un señor(a) se murió"; pero si las bombas caen y destrozan los guerrilleros ellos “fueron neutralizados o dados de baja”.

Todas las muertes en Colombia nos debe doler. Detrás de  cada soldado, campesino, sindicalista o guerrillero que muere en nuestra tierra hay una familia sufriendo, hay sueños inconclusos y millonarios llenándose los bolsillos de dinero. 


Los ríos de sangre que traspasan a Colombia se convierten en miseria para el pueblo y en grandes fortunas para las multinacionales, los extranjeros y la minoría oligárquica y/o mafiosa apátrida.

Aprovechamos la ocasión para preguntarle al señor Fiscal ¿por qué no salió furibundo a declarar delito de lesa humanidad los bombardeos nocturnos y sobre seguro que el gobierno  de Santos lanzó sobre guerrilleros que dormían y no se podían defender? Bombardeos que, aparte de ser un golpe de mano del gobierno, pudieron poner en jaque el proceso de paz. Ahí si se le acabaron las palabras ¿cierto? 

Esta actitud del fiscal y de tantos políticos que se rasgaron las vestiduras cuando los lamentables hechos del Cauca indigna, pero no tanto como el descaro que tiene el presidente al insinuar que no entiende por qué las FARC  terminaron la tregua y remata diciendo que "si están pensando que así se hace la paz, están equivocados de cabo a rabo" ¡Eso es no tener vergüenza señor presidente!

El Ejército hostigó durante la tregua a los guerrilleros en sus territorios, bombardeo, asesinó y no contento con eso, también la arremetió contra la población civil. ¿Si agreden a un ejército armado, con experiencia militar qué esperan que suceda? 

Pero para eclipsar el rechazo de la sociedad colombiana hacia la doble moral y el juego sucio del gobierno, salen los medios a magnificar las acciones bélicas de las FARC, omitiendo claro está, los bombardeos y atropellos que el Ejército y la Policía comete contra la población civil diariamente.

Olvidan estos guerreristas que las acciones militares de la guerrilla están dirigidas contra la infraestructura y su natural antagonista en el campo de batalla, el Ejército y la Policía, cosa que lamentablemente no podemos decir del accionar de las Fuerzas Militares que no ha cesado sus ataques a la población civil, por nombrar un sólo ejemplo las comunidades del Putumayo, eso presidente sí da tristeza, usted si se equivoca de cabo a rabo.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…