Ir al contenido principal

El primer campo que hay que desminar es el que conduce al #CeseAlFuegoBilateralYa

Análisis
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH
Fundación Colombia Soberana



Se ha derramado mucha sangre desde el fin del cese al fuego unilateral de las FARC-EP que el gobierno no supo interpretar con coherencia y voluntad de paz. Los muertos son hijos del pueblo, son mártires de esta guerra que no conoce bandos sino clases, que no conduce sino a enriquecer a las multinacionales, la oligarquía y a los avaros generales que nunca han sabido que es es pasar hambre, frío, miedo y penurias en los combates de la selva.

El gobierno miente a todos. Le incumple a los campesinos, a los indígenas, a los afros, a las víctimas, miente sobre el helicóptero, sobre el proceso, miente al mundo, miente a las guerrillas y miente al pueblo. Y como si fuera poco, los medios masivos hacen eco a sus falsedades y fabrican las propias sistemática y cínicamente.

¿Por qué no hay acuerdos? ¿no será que quieren desconocer las víctimas, sobre todo las del estado? ¿Por qué tal demora en un punto donde las iniciativas están sobre la mesa? 

Alegra un poco el comunicado del 18 de junio que leyó las FARC pues es un esfuerzo para acelerar la redacción de un borrador conjunto de acuerdos. En este proponen las reformas a la ley 1448, se habla de perdón público de las partes en confrontación y del Fondo Especial para la Reparación integral, entre otras iniciativas. (Leer documento

Pero este proceso, al menos en su parte pública que es la que conocemos, parecen dar un paso adelante y tres atrás. Después de este avance leemos y vemos con asombro las actuaciones y declaraciones del gobierno y de sus representantes en la mesa de la Habana. para ser más claros, nos referimos a la entrevista y las ideas expresadas por Sergio Jaramillo en las que parece echarle a las FARC toda la culpa de los desplazamientos y encima ignora la existencia de exiliados y refugiados colombianos en otros países. 

Parece el Comisionado de Paz desconocer que casi el 81% de las tierras despojada y el 41% de las abandonadas se deben a acciones paramilitares, esos paramilitares que el gobierno niega pero sin embargo trabajan muy de cerca al Ejército y la Polícía; esos mismos que no "existen" pero matan a los líderes sociales, a los defensores de derechos humanos, a periodistas, a la oposición, a ambientalistas, etc; esos que las multinacionales jamás han visto pero que les "limpian" los campos de campesinos y les sirven de "seguridad" por si acaso las comunidades vuelven.

Es un riesgo insultar y hasta matar al interlocutor, sobre todo si de lo que se está hablando es de paz. Creemos que es hora de tomar la paz en serio, llamamos a las partes a que se respeten mutuamente y respeten al país que anhela de verdad poder tomar un rumbo diferente a la muerte y la miseria.

Deseamos un cese bilateral al fuego  indefinido y verificable. Llamamos al gobierno para que ordene a las tropas del Ejército y la Policía terminar los ataques a la población civil en varias zonas del país y que tomen medidas contra los grupos paramilitares que causan terror en los campos colombianos, por ejemplo en Antioquia, Nariño y Meta.

Es urgente avanzar en la mesa de diálogos. Las bombas no dejan oír. Estamos seguros que el primer campo que hay que desminar es el que conduce al cese bilateral. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…