Ir al contenido principal

Asesinando la Paz en Colombia

Análisis
Tomado de Rebelión



Uno de los negociadores guerrilleros en la Habana, que había regresado a Colombia a explicar el desarrollo de las conversaciones, ha sido asesinado por el bombardeo ordenado por Santos a un campamento insurgente mientras estos dormían. Al parecer, a los sobrevivientes los remataron con tiros de gracia contraviniendo el derecho internacional humanitario, cosa que es frecuente en el ejército colombiano, por lo que en cualquier eventualidad tendría que responder por crímenes de guerra. Si por asesinar a un civil y vestirlo de guerrillero (más de 3mil casos de "falsos positivos" investigan en la fiscalía) se acumulan premios, ascensos, vacaciones.. poco cuesta imaginar cuántas prebendas recibirán los militares por los tres bombardeos sucesivos en Cauca y Chocó aprovechándose ventajosa y cobardemente de la tregua unilateral de la guerrilla anunciada hace 5 meses.

Jairo Martínez, de 63 años, presumiblemente fue seguido por el sofisticado y abundante aparataje del ejército, hasta el bombardeo cruel. Sin embargo, si los grupos guerrilleros siguieran en Colombia y se atrevieran a atentar contra cualquier integrante de la delegación del gobierno que llega hasta la Habana para negociar el grito universal de rechazo sería contundente.

El seguimiento a los negociadores, y a todos aquellos que han tenido roles de intermediación es y ha sido una constante también en las filas de la oligarquía colombiana. Dicen que Simón Trinidad estaba en Ecuador buscando mediación con la ONU , cuando fue secuestrado y deportado a Colombia que de inmediato lo entregó a Estados Unidos. Es un hecho que las llamadas satelitales a Raúl Reyes, por diplomáticos franceses, le sirvieron al espionaje colombiano para bombardearlo en territorio ecuatoriano. La senadora Piedad Córdoba, precisamente por realizar bien su labor de intermediación, fue destituida de su cargo, alegando el Procurador elementos de inteligencia militar en su espionaje, lo mismo que todas las personas, defensoras de ddhh, que se han atrevido a tratar de aminorar los efectos de la guerra o buscar espacios de diálogo para terminar con ella.

La única vez que Santos ha suspendido el actual proceso de conversaciones en la Habana.. fue en noviembre cuando el general Alzate "se metió" a la selva y fue detenido, en acto normal de guerra, por un grupo guerrillero.

Pero Alzate y sus acompañantes fueron devueltos sanos y salvos, en vez de mantenerlo como prisionero de guerra intercambiable, todo lo contrario del cruel accionar gubernamental, y de los más de 3 mil presos insurgentes en condiciones infrahumanas en las cárceles de Colombia, con una sangría permanente de muertes por desatención sanitaria.

Alzate fue destituido o "retirado" por el gobierno, no se sabe si por su "imprudencia" militar o por aparecer en video conversando demasiado amigablemente con el comandante guerrillero Pastor Alape.

Santos, un personaje que ya ha hecho historia de "camuflaje" por sus continuos cambios de alianzas, fue el ministro de defensa que bombardeó a Raúl Reyes, lo mismo que como presidente mostró su alboroto de cruel alegría con el bombardeo, persecución y asesinato de Alfonso Cano, cuando este sexagenario y medio ciego comandante andaba errante y absolutamente indefenso huyéndole a las bombas, y habría podido ser, vivo, un interlocutor valioso para cualquier negociación para la paz. Esa actitud de diablo de Santos tiene mucho de parecido con el Fujimori peruano que posaba junto a los cadáveres de los guerrilleros tupacamaristas abatidos, como si fueran trofeo de caza.

Fujimori ahora está preso por algunos de sus crímenes. ¿Tal vez por ello Santos esté imponiendo en las conversaciones de posible paz una autoimpunidad para sus muchas acciones criminales?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …