Ir al contenido principal

Asesinando la Paz en Colombia

Análisis
Tomado de Rebelión



Uno de los negociadores guerrilleros en la Habana, que había regresado a Colombia a explicar el desarrollo de las conversaciones, ha sido asesinado por el bombardeo ordenado por Santos a un campamento insurgente mientras estos dormían. Al parecer, a los sobrevivientes los remataron con tiros de gracia contraviniendo el derecho internacional humanitario, cosa que es frecuente en el ejército colombiano, por lo que en cualquier eventualidad tendría que responder por crímenes de guerra. Si por asesinar a un civil y vestirlo de guerrillero (más de 3mil casos de "falsos positivos" investigan en la fiscalía) se acumulan premios, ascensos, vacaciones.. poco cuesta imaginar cuántas prebendas recibirán los militares por los tres bombardeos sucesivos en Cauca y Chocó aprovechándose ventajosa y cobardemente de la tregua unilateral de la guerrilla anunciada hace 5 meses.

Jairo Martínez, de 63 años, presumiblemente fue seguido por el sofisticado y abundante aparataje del ejército, hasta el bombardeo cruel. Sin embargo, si los grupos guerrilleros siguieran en Colombia y se atrevieran a atentar contra cualquier integrante de la delegación del gobierno que llega hasta la Habana para negociar el grito universal de rechazo sería contundente.

El seguimiento a los negociadores, y a todos aquellos que han tenido roles de intermediación es y ha sido una constante también en las filas de la oligarquía colombiana. Dicen que Simón Trinidad estaba en Ecuador buscando mediación con la ONU , cuando fue secuestrado y deportado a Colombia que de inmediato lo entregó a Estados Unidos. Es un hecho que las llamadas satelitales a Raúl Reyes, por diplomáticos franceses, le sirvieron al espionaje colombiano para bombardearlo en territorio ecuatoriano. La senadora Piedad Córdoba, precisamente por realizar bien su labor de intermediación, fue destituida de su cargo, alegando el Procurador elementos de inteligencia militar en su espionaje, lo mismo que todas las personas, defensoras de ddhh, que se han atrevido a tratar de aminorar los efectos de la guerra o buscar espacios de diálogo para terminar con ella.

La única vez que Santos ha suspendido el actual proceso de conversaciones en la Habana.. fue en noviembre cuando el general Alzate "se metió" a la selva y fue detenido, en acto normal de guerra, por un grupo guerrillero.

Pero Alzate y sus acompañantes fueron devueltos sanos y salvos, en vez de mantenerlo como prisionero de guerra intercambiable, todo lo contrario del cruel accionar gubernamental, y de los más de 3 mil presos insurgentes en condiciones infrahumanas en las cárceles de Colombia, con una sangría permanente de muertes por desatención sanitaria.

Alzate fue destituido o "retirado" por el gobierno, no se sabe si por su "imprudencia" militar o por aparecer en video conversando demasiado amigablemente con el comandante guerrillero Pastor Alape.

Santos, un personaje que ya ha hecho historia de "camuflaje" por sus continuos cambios de alianzas, fue el ministro de defensa que bombardeó a Raúl Reyes, lo mismo que como presidente mostró su alboroto de cruel alegría con el bombardeo, persecución y asesinato de Alfonso Cano, cuando este sexagenario y medio ciego comandante andaba errante y absolutamente indefenso huyéndole a las bombas, y habría podido ser, vivo, un interlocutor valioso para cualquier negociación para la paz. Esa actitud de diablo de Santos tiene mucho de parecido con el Fujimori peruano que posaba junto a los cadáveres de los guerrilleros tupacamaristas abatidos, como si fueran trofeo de caza.

Fujimori ahora está preso por algunos de sus crímenes. ¿Tal vez por ello Santos esté imponiendo en las conversaciones de posible paz una autoimpunidad para sus muchas acciones criminales?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…