Ir al contenido principal

Decadencia del capitalismo

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Nelson Lombana
Lunes, 06 Abril 2015 


Para advertir la decadencia del capitalismo basta con tener la capacidad de sentir y amar, tener capacidad de asombro. Todo lo que brinde el conocimiento teórico que brota de las frías academias es ganancia. El que no ama no es nada, ni siquiera nadie. Por el contrario. Es una vergüenza de la naturaleza, una verdadera desnaturalización de la naturaleza.



Se percibe en cualquier parte. En una terminal empujado por una loca intelectualoide y embustera que se autoproclama estúpidamente humana, pero que en realidad no es más que megalómana, mentirosa y egocéntrica. Se percibe en el aire contaminado, en la fetidez de la descomposición y en la soledad dramática de la insolidaridad.


Amar no es decir, amar es hacer. La humanidad está ahíta de tanta teoría acerca del amor, pero está raquítica de amor práctico. Predominan la hipocresía y la deshumanización en todas sus formas y manifestaciones. 


La raíz del desamor está en el sistema capitalista. “La burguesía ha desgarrado el velo de emocionante sentimentalismo que encubría las relaciones familiares, y las redujo a simples relaciones de dinero”, dijeron Carlos Marx y Federico Engels en 1847.


Aquello parecía desenfocado, absurdo y quizás exagerado. Incluso, quienes viven hoy en las tinieblas del analfabetismo político no lo conciben así y creen que son casos aislados, “frutas podridas” que se empeñan en dañar la mayoría. No saben. Viven atrapados en las cadenas invisibles del régimen capitalista, al extremo de ser pobre pero pensar como rico. “Aman” las cadenas de la opresión.


Hoy, los papás se matan entre sí, los padres matan a sus hijos y viceversa, los hermanos se matan entre sí, por cuestiones económicas generalmente. El campo económico marca la pauta. Predominan las relaciones de dinero. Eso, ¿No es deshumanización? Eso, ¿No es decadencia del capitalismo?


La madre se prostituye. Pierde su dignidad y su don humano, asumiendo el instinto animal que identifica a las demás especies animales. Se rebaja más que la perra, porque la perra nunca abandona a sus hijos, ni los odia, ni los desprecia, ni los responsabiliza de su tragedia. Por el contrario. Los protege, los ama, los defiende y los ayuda a crecer. La perra no aborta. La perra comparte animadamente un mendrugo de pan con sus cachorros.


La prostitución no es un placer, es una necesidad económica en el capitalismo. En ese proceso deprimente no solo se mina la parte material (física) de la persona sino la parte inmaterial (conciencia o alma dirían los religiosos). Se pierde la autoestima. La vida no vale nada.


La podredumbre del capitalismo resulta inexorable. La esperanza es que no es un sistema eterno e inmodificable. No en vano dijo el científico Lavoisier: “Nada se crea, nada se acaba, todo se transforma”. Igual, volvamos a Carlos Marx y Federico Engels: “La burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha producido también los hombres (mujeres) que empuñarán esas armas, los obreros modernos, los proletarios”.


Este sistema capitalista injusto e inhumano será destruido tarde o temprano, con o sin nosotros, porque la historia no se detiene y sigue las manecillas del reloj. Es obvio. Si pasamos del primitivismo, a la esclavitud, después al feudalismo y entramos al capitalismo, sistema enfermo, tendrá que morir para salir el sistema socialista. No hay otra alternativa.


Pero como dicen Marx y Engels los procesos no se hacen por accidentalidad, se hacen por causalidad y quien debe darle muerte a este, es el pueblo debidamente organizado y politizado. No hay que mirar para el firmamento (cielo) a esperar milagros, ni esperar el surgimiento de un burgués generoso. El único camino es la unidad de los oprimidos (pueblo) contra los opresores (burguesía) como dijera José Antonio Galán.


En esta lucha ideológica y política han marcado la pauta los Comunistas. Por eso nos odian, nos desprecian, nos aíslan, nos amenazan y nos matan. Somos los auténticos anunciadores de un sistema humano, donde la majestuosidad del amor se robustece y se dignifica. Lo humano se hace humano. Fluye la verdad y se hace realidad el hombre en función social, en comunión, en comunidad. Me refiero – desde luego – a los Comunistas, no a los Comunistoides, oportunistas y embusteros que hay por ahí en cantidades.


Dicen los camaradas Marx y Engels: “Los Comunistas son, pues, el sector más resuelto de los partidos obreros de todos los países, el sector que siempre impulsa adelante a los demás”.



Por eso es que a veces somos incomprendidos en primer lugar por la misma clase social proletaria y como se dijo arriba, odiado a muerte por la burguesía. Por eso, no es fácil ser Comunista, por eso nuestra eterna admiración a los que han sido consecuentes e incluso, han ofrendado su vida caso de Alberto Márquez, Demetrio Aldana, María Oliva Campos Torres. Incluso, los que hoy viven como Evelio Villarreal Herrán, Raúl Rojas González, Juanito Rojas González, José Neira, Lily Ipuz Medina, Ruth Nieto Martínez, Primitivo Espitia, Pedro Bolaños Batista, Jorge Pinzón y tantos otros. 


A la memoria de los caídos y la unión de los vivos la tarea es impulsar la lucha revolucionaria para contribuir al ocaso del capitalismo y el advenimiento del socialismo. Nada de sentarnos a esperar ver pasar el cadáver del capitalismo

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…