Ir al contenido principal

No todo se construye en la Habana

Análisis
Colombia Soberana
Por María Méndez



Los diálogos de la Habana son la salida para empezar a trabajar por la anhelada paz, pero esto tiene que ir más allá de las reuniones y acuerdos a los que están llegando las respectivas delegaciones.

Para que se dé la firma de acuerdos en un ambiente más favorable para paz, debe existir respeto, no sólo entre los negociadores, las FARC-EP y el Gobierno de Juan Manuel Santos, sino sobre todo para el pueblo colombiano.

Se ha dicho desde que inició este dialogo, algo más de dos años, que el Gobierno juega con doble moral y reglas poco claras, eso sí pide al pueblo confianza ciega y paciencia, y exige a las FARC-EP pruebas de “buena voluntad” que ellos mismos no muestran. Juan Manuel Santos aplica la ley del embudo, lo ancho para él, lo angosto para las FARC y nada para el pueblo.

Y es que es paradójico que llegue a acuerdos en el tema de tierras cuando reprimió asesinamente al pueblo que se manifestó en el Paro Nacional Agrario y Popular, no cumple acuerdos con la Cumbre Nacional Agraria Étnica y Popular, sigue vendiendo el país a las transnacionales y presenta el proyecto de ley 133 que asesina la economía campesina.

Esto es sólo una muestra, porque podríamos hablar también del segundo tema que se dialogó, que es la participación política, y vemos con asombro que el gobierno todavía no ve como “interlocutor digno” al pueblo colombiano: los campesinos, los trabajadores, etc. También afecta sobremanera que continúa y sigue agravándose, la seguridad de los grupos y movimientos de oposición, de los líderes sociales, los campesinos, defensores de víctimas y de derechos humanos, ambientalistas y todo aquel que piense diferente al gobierno o a Álvaro Uribe. 

Parece que el Gobierno no se da por enterado que los paramilitares, hoy llamados Bacrim, aumentan y se reorganizan territorial y políticamente en el país; que sus “gloriosos hombres de acero” siguen acosando, estigmatizando, pisoteando, secuestrando, bombardeando y matando a los colombianos, en fin, que en Colombia todo podría agravarse. 

En nuestra opinión Santos tendría que ser más coherente entre lo que predica y aplica. No puede hablar de paz para Colombia cuando sus obras son de guerra contra el pueblo ¿o es que para Santos solamente cuentan los “colombianos de bien” dueños de empresas, tierras, incrustados en la política, asesinos por acción, omisión y algo más?

Consideramos que si Santos quiere de verdad meterle acelerador al proceso de paz con las FARC y empezar unos diálogos con el ELN tendría que retirar proyectos de ley como el  133, la Ampliación del Fuero Militar, hacer revisión de leyes, decretos y resoluciones como la 970 del ICA que afecta al campesinado colombiano y otras tantas.

Empezar a negociar enserio con las comunidades afectadas por múltiples problemáticas causadas ante todo por megaproyectos y tomar en serio a las que tiene sentadas en la mesa como la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y popular, no sea que se pare de la mesa y le toque darse cuenta de nuevo que cuando el pueblo decreta paro sí existe. 

Es urgente que declare cese bilateral al fuego con la guerrilla de las FARC e invite al ELN también a dejar las hostilidades, situación cuyos beneficios se verían reflejados en menor pérdidas de vidas, allanaría terreno para frenar el minado y empezar a limpiar a Colombia de minas antipersonas (ardua tarea),  haría más fácil la dejación de las armas para los grupos insurgentes, disminuiría el gasto militar, lo que significaría que podría usarse ese dinero para educación, salud, vivienda, víctimas, y demás y se podría fortalecer el proceso de desmonte del paramilitarismo entre muchos otros beneficios.

En este punto consideramos que sería un gesto de voluntad política con la paz que el Gobierno dejará atrás la política de Seguridad Nacional y la Doctrina del Enemigo Interno que se practica en las Fuerzas Armadas, y es uno de los detonantes de la guerra que vivimos y podría clasificarse como la mayor “fábrica de víctimas” que hay en Colombia.

Valoramos tremendamente los avances que hay sobre la mesa de la Habana, pero es hora de ir cimentando la paz con justicia social en Colombia. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…