Ir al contenido principal

El presidente Santos nos desea sangrientas fiestas

Análisis 
Colombia Soberana 
Por María Méndez



"...manifestamos que el mencionado cese de fuegos y hostilidades entrará en vigor a las 00:01 horas del 20 de diciembre de 2014, si para la fecha se cuenta con la disposición de verificación, de al menos una de las organizaciones mencionadas" (UNASUR, CELAC, el CICR, y el Frente Amplio por la Paz).  ver comunicado Ver más información Este es un fragmento del comunicado leído por Iván Márquez jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP, en el cual el grupo insurgente anunció el tan esperado cese al fuego. 

Ayer nos envolvía una atmósfera de felicidad y optimismo. esta noticia, junto con la de la liberación de los antiterroristas  cubanos y el anuncio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, nos embriago de alegría. El pueblo cubano recibe a sus héroes y sueña con el bien merecido desmonte del brutal y asesino bloqueo. Nosotros los colombianos asegurábamos una navidad sin balas y tendríamos la esperanza que se prolongara ese sueño, de ver que cada día se callarían más fusiles.

Afortunadamente para el valeroso pueblo cubano las cosas mejoran cada día que pasa. Para los colombianos las cosas se pusieron feas, el sueño de una navidad sin balas fue roto brutalmente hoy por el presidente Santos en un comunicado, que entre otras cosas decía "La exigencia de verificación para el cese unilateral es una condición que el Gobierno no acepta. Estamos dispuestos a iniciar la discusión sobre el tema de verificación para el eventual cese bilateral y definitivo cuando se dé inicio formalmente a la discusión del punto 3  de "Fin del conflicto"."

Preocupa sobremanera. Como pudimos ver las FARC-EP solo empezarían el cese al fuego con la verificación, cosa que me parece es justo, pero que el señor presidente y el senador Varito tomaron como condicionamientos o presiones. 

Es cínico que el gobierno, el principal causante de este conflicto, diga que evaluara el cumplimiento del cese al fuego. Es que no tiene que hacer esto porque está en confrontación, no puede ser juez y parte, sobretodo si tenemos en cuenta que ha ordenado atacar a los guerrilleros durante los ceses unilaterales que ha declarado el grupo insurgente. 

Lastimosamente esto no se queda ahí. El último párrafo nos despeja la duda, si es que alguien tenía, de por qué no aceptar esta decisión que en sus propias palabras es la correcta. El estado seguirá con sus ataques, que sabemos, son indiscriminados.

Entiendo es fácil mandar a bombardear dos o tres veredas, enviar a los batallones de reclutamiento a secuestrar jóvenes y arrestar o matar campesinos cuando se pasa una dichosa navidad en el Palacio de Nariño o en cualquier lugar del mundo, rodeado de lujos y protegido del frío, no como los soldados en medio de las selvas y lejos de sus familias.

Este actuar de algún modo es esperado. Pero, si no respeta nuestras fiestas y nuestras vidas, al menos hubiera tenido la delicadeza de respetar nuestra inteligencia. Diga de frente que el gobierno seguirá realizando operaciones militares y no se excuse en la "protección de los derechos de los colombianos" pues es precisamente uno de los principales victimarios.

Esta respuesta de Santos debe tomarse como una burla hacia los colombianos. Desde esta decisión se puede medir cuánta es la voluntad de paz del gobierno, y es lamentable que sea tan poca.











Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…