Ir al contenido principal

El presidente Santos nos desea sangrientas fiestas

Análisis 
Colombia Soberana 
Por María Méndez



"...manifestamos que el mencionado cese de fuegos y hostilidades entrará en vigor a las 00:01 horas del 20 de diciembre de 2014, si para la fecha se cuenta con la disposición de verificación, de al menos una de las organizaciones mencionadas" (UNASUR, CELAC, el CICR, y el Frente Amplio por la Paz).  ver comunicado Ver más información Este es un fragmento del comunicado leído por Iván Márquez jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP, en el cual el grupo insurgente anunció el tan esperado cese al fuego. 

Ayer nos envolvía una atmósfera de felicidad y optimismo. esta noticia, junto con la de la liberación de los antiterroristas  cubanos y el anuncio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, nos embriago de alegría. El pueblo cubano recibe a sus héroes y sueña con el bien merecido desmonte del brutal y asesino bloqueo. Nosotros los colombianos asegurábamos una navidad sin balas y tendríamos la esperanza que se prolongara ese sueño, de ver que cada día se callarían más fusiles.

Afortunadamente para el valeroso pueblo cubano las cosas mejoran cada día que pasa. Para los colombianos las cosas se pusieron feas, el sueño de una navidad sin balas fue roto brutalmente hoy por el presidente Santos en un comunicado, que entre otras cosas decía "La exigencia de verificación para el cese unilateral es una condición que el Gobierno no acepta. Estamos dispuestos a iniciar la discusión sobre el tema de verificación para el eventual cese bilateral y definitivo cuando se dé inicio formalmente a la discusión del punto 3  de "Fin del conflicto"."

Preocupa sobremanera. Como pudimos ver las FARC-EP solo empezarían el cese al fuego con la verificación, cosa que me parece es justo, pero que el señor presidente y el senador Varito tomaron como condicionamientos o presiones. 

Es cínico que el gobierno, el principal causante de este conflicto, diga que evaluara el cumplimiento del cese al fuego. Es que no tiene que hacer esto porque está en confrontación, no puede ser juez y parte, sobretodo si tenemos en cuenta que ha ordenado atacar a los guerrilleros durante los ceses unilaterales que ha declarado el grupo insurgente. 

Lastimosamente esto no se queda ahí. El último párrafo nos despeja la duda, si es que alguien tenía, de por qué no aceptar esta decisión que en sus propias palabras es la correcta. El estado seguirá con sus ataques, que sabemos, son indiscriminados.

Entiendo es fácil mandar a bombardear dos o tres veredas, enviar a los batallones de reclutamiento a secuestrar jóvenes y arrestar o matar campesinos cuando se pasa una dichosa navidad en el Palacio de Nariño o en cualquier lugar del mundo, rodeado de lujos y protegido del frío, no como los soldados en medio de las selvas y lejos de sus familias.

Este actuar de algún modo es esperado. Pero, si no respeta nuestras fiestas y nuestras vidas, al menos hubiera tenido la delicadeza de respetar nuestra inteligencia. Diga de frente que el gobierno seguirá realizando operaciones militares y no se excuse en la "protección de los derechos de los colombianos" pues es precisamente uno de los principales victimarios.

Esta respuesta de Santos debe tomarse como una burla hacia los colombianos. Desde esta decisión se puede medir cuánta es la voluntad de paz del gobierno, y es lamentable que sea tan poca.











Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…