Ir al contenido principal

Desescalar o parar la guerra. Escalar la Paz

Análisis
Tomado de ANNCOL
Por Allende La Paz



Ahora la palabreja de moda es “desescalar”. La usan para dizque “desescalar el conflicto” como si eso fuera posible. Si no que lo digan los familiares de las víctimas del conflicto armado. O las víctimas del conflicto social-económico-político que sacude Colombia desde hace más de 5 décadas.

Ante esto habría que preguntarse. Quién “escaló” el conflicto? Evidentemente que fue el gobierno colombiano, quienes inauguraron –más bien continuaron- una violencia que venía siendo azuzada por el propio estado. Recordemos que en el ataque a Marquetalia en 1964 –contra 48 campesinos, entre ellos dos mujeres- el gobierno “escaló” el conflicto utilizando 16.000 soldados, la aviación y la guerra bacteriológica con la “peste negra”, rubricando la asimetría de la guerra colombiana. Y de ahí en adelante usó “todas las formas de lucha” contrarevolucionarias para tratar de ganar la guerra que ellos mismos decretaron y, que ya todos sabemos, nunca ha podido ganarla y, por el contrario, ha habido momentos en que la moral combativa de la tropa oficial ha estado por los suelos, preludio de su colapso.

Si seguimos la verdadera historia colombiana veremos que posteriormente quien “escaló” el conflicto armado fue el propio gobierno. Echó mano de las bandas de narco-paramilitares y los incentivo de tal manera que las “CONVIVIR” durante la administración Uribe Vélez –más conocido como Uribhitler- de 12.000 narco-paramilitares se saltó a 36.000 y hasta 40.000 asesinos que actuaban –y actúan con otros nombres, pero sigen siendo narco-paramilitares- de la mano de las fuerzas militares-policiales.

La “profundización” o degradación de la guerra fue –y es- adelantada por el Estado mismo, cuyos gobernantes adelantan la más espantosa “guerra sucia” y ejecutan extrajudicialemnte, masacran, desaparecen, desplazan y roban tierras, torturan, al punto que la responsabilidad estatal va desde el 83% en las ejecuciones extrajudiciales y masacres hasta el 97,7% en el caso de las desapariciones. Para “lavarse la cara” han utilizado su herramienta impúdica, los narco-paramilitares, a quienes se responsabiliza de los peores crímenes y las peores atrocidades, mas las atrocidades parten de un hilo conductor, el Estado y sus militares.

Se puede “desescalar” un conflicto como el colombiano? No lo creemos porque el que lo “escala” es el mismo Estado y sus gobernantes, quienes se sienten “obligados” por sus intereses de clase a seguir la guerra para poder aplicar las órdenes del imperio estadounidense.

A la sombra de esa “obligación” se ha criado una serie de bandidos que usufructúan la guerra. Desde medios de comunicación –El Tiempo, por ejemplo, desde cuado era propiedad absoluta de los Santos- hasta “militares” y “empresarios” a quienes les engorda el bolsillo la guerra (cierto, Enrique Gómez Hurtado?).

La “clase militar” es una de las pricipales talanqueras para “desescalar” el conflicto. Su negocio y su forma de enriquecerse es la guerra. Los militares se “preparan para la guerra en tiempos de paz”. Tienen una sola política, la guerra, al igual que el Estado. Aparejada van los narco-paramilitares –ahora llamados por el mismo Estado como BACRIM, en un intento de “lavarse la cara” y hacer olvidar los horrores causados por ellos.

De tal manera que para “desescalar” el conflicto interno colombiano se tiene que desaparecer la Doctrina Militar conque el Estado dotó a los militares, la Doctrina de Seguridad Nacional y su nefasto principio de “secarle el agua al pez”, ya que ella es el sustento ideológico de los crímenes cometidos contra el pueblo. Igualmente dotar a unas Nuevas Fuerzas Militares, depuradas de doctrina foráneas y elementos corruptos y asesinos, de la Doctrina Bolivariana que contemple al pueblo como su única y verdadera razón de ser.

En segundo lugar, deben ser desmontadas y desaparecidas de la vida política nacional las bandas de narco-paramilitares, llámense como se llamen, y castigar a los elementos militares ligadas a ellas, única forma de garantizar la no repetición de éstas prácticas de Terrorismo de Estado.

De lo que se trata entonces no es de “desescalar” el conflicto interno, sino llegar a un acuerdo de Cese Bilateral de Fuegos que pare la maquinaria de guerra estatal ya que las FARC-EP han manifestado su decisión de parar ya la guerra, para ya libre del “ruido” de la guerra, que puede dar al traste los anhelos de Paz de los colombianos, llegar a un Acuerdo General que acabe la guerra fratricida entre colombianos.

No desescalemos la guerra porque de esa manera la perpetuamos. Tenemos es que parar la guerra para ya una vez detenida la maquinaria de la guerra construir tranquilamente la Paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fiscalía saboteó la audiencia de Santrich en el Consejo de Estado

Noticia Por Colombia Soberana


En la mañana de hoy se realizaría la audiencia de la demanda de pérdida de investidura contra Jesús Santrich, líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC.  La demanda fue impuesta por la Secretaría Administrativa de la Cámara Representantes, argumentando que el excombatiente de las FARC y negociador de la entonces guerrilla, no tomó posesión de su cargo el 20 de julio. 
La audiencia fue aplazada para el 21 de enero pues la Fiscalía se negó a trasladar a Santrich desde la cárcel La Picota, donde se lleva a cabo su dudosa. Este hecho constituye otro ataque del Fiscal hacia Santrich, las FARC,  el Acuerdo de la Habana y la paz de Colombia.
Cabe resaltar que Jesús Santrich fue detenido el día 9 de abril con petición de extradición basada en montajes judiciales y en pruebas que la misma Fiscalía a declarado que no existen o no poseen. Esta es la razón de la ausencia del demandado a la toma de posesión como Representante a la Cámara.

Militante de las FARC está 'Secuestrado' por la Fiscalía

Comunicado Por Consejo Político Local        ETCR Marquetalia, Cuna de Resistencia         FARC Tolima

Informamos ante la opinión pública que el compañero Segundo Álvaro Suárez Rubio, ex guerrillero de la FARC y ahora militante del Nuevo Partido FARC, sigue detenido injustamente en el bunker de la fiscalía en Ibagué, sin que hasta el momento tengan una prueba alguna de lo que le acusan. Denunciamos que agentes de la fiscalía y CTI, incluyendo al agente Libardo Bedoya, han estado intimidándolo y obligándolo a aceptar culpas en las que Segundo manifiesta ser inocente.
El coronel Vargas comandante del ejército en Planadas, se comprometió a que si no había pruebas contra él, lo devolverían al ETCR al día siguiente, ha incumplido su palabra, 14 días detenidos y no lo devuelve, esto es un montaje judicial.
Señalamos que lo que han hecho con él es un secuestro y una violación de los derechos humanos, donde ejército y fiscalía están comprometidos, es injusto que no acepten ni siquiera al abogado de…

Los días de Sonia en la cárcel del Buen Pastor

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Después de pasar 14 años en cárceles norteamericanas la exguerrillera regresó a Colombia pero a una nueva celda, donde Timochenko la visitó. Así la encontró.
Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactante de la última entrevista que dio Sonia antes de ser extraditada a los Estados Unidos. Una importante cadena radial colombiana pasó en diferido la grabación que había hecho de la conversación sostenida con ella unas horas antes. Ese día tuve una idea exacta de quién era.
El tono sereno de su voz contrastaba con las emociones que lograban transmitir sus palabras. Era una mujer, humilde, una guerrillera fariana atrapada por la maquinaria estatal en colaboración directa con el más poderoso imperio de la historia.
Ese día Sonia contó al país por todo lo que había pasado desde su captura. La trama que tejieron el gobierno de Álvaro Uribe y la inteligencia militar, para hacerle creer que las FARC iban a matarla. Le habían dic…