Ir al contenido principal

Victimas de megaproyectos y la naturaleza como victima

Análisis
Por Ríos Vivos


Los megaproyectos de desarrollo -minero energéticos
y de agroindustria- son parte del conflicto armado en Colombia.

Documento de posición y propuestas del Movimiento en Defensa de los Territorios RÍOS VIVOS COLOMBIA, para la Mesa de Conversaciones de La Habana Cuba en relación a la declaración de principios para la discusión del punto cinco de la agenda “Victimas”

La naturaleza también ha sido víctima del conflicto armado en Colombia, innumerables bosques devastados, aguas, aire y suelos contaminados son prueba de ello.

En Colombia coexisten en los mismos territorios las vulneraciones por el Conflicto armado interno y por la implementación de megaproyectos, estas situaciones han dejado a las comunidades y sus territorios en un estado de vulnerabilidad extrema. Por un lado las empresas se benefician de ese estado de vulnerabilidad lo que les facilita la implementación de sus megaproyectos, usan el conflicto armado como escusa lo que impide establecer los reales responsables de los hechos victimizantes y las víctimas de los megaproyectos; y por otro lado usan la violencia armada para ejecutar los proyectos, contratan ejércitos, pagan la construcción de bases militares lo que los convierte en un actor armado más del conflicto interno. La confrontación armada ha terminado por ser funcional a los intereses económicos y políticos que presionan el desarraigo de la población civil de sus tierras y territorios, todo esto en un contexto de violencia generalizada y de imposición del modelo extractivista.

Las posibilidades de verdad y garantías de no repetición, se ven cercenadas por la construcción de represas, aún ante un escenario de pos-acuerdo con las FARC: Las tierras devastadas constituyen el escenario de los delitos de lesa humanidad, en donde reposan las huellas del conflicto armado, estos escenarios están siendo destruidos e inundados, caso concreto la destrucción e inundación de fosas comunes y cementerios, los miles de cuerpos arrojados a los ríos ante las cifras alarmantes de desaparición forzada que tiene el país. Las represas y megaminería generan desplazamiento forzado, aunque los diálogos de paz avancen y felizmente lleguen a un acuerdo, con las existencia de cerca de 100 megaproyectos de represas y miles de títulos mineros en el país que están destruyendo, contaminando, privatizando y secando las principales fuentes de agua, NO habrá GARANTIAS DE NO REPETICIÓN.

Sobre el reconocimiento de las víctimas humanas y no humanas    

En general, los conflictos, impactos y daños ambientales y sociales causados por las grandes represas han sido ampliamente documentados. En el año 2000, la Comisión Mundial de Represas (CMR), concluyó que “las grandes represas en general producen una serie de impactos violentos... [Que] son más negativos que positivos y, en muchos casos, han conducido a la pérdida irreversible de especies y ecosistemas”; la CMR reconoció que muchos de los argumentos que utilizan los promotores de represas NO son reales o están sobreestimados, además concluyó que las medidas de mitigación NO han sido suficientes para contrarrestar los impactos sobre la gente y los ecosistemas, y más aún, que son muchos los incumplimientos con los compromisos adquiridos por los constructores de represas para reparar, compensar y mitigar los daños causados a las comunidades y  ecosistemas  afectadas.

Las anteriores situaciones se evidencian en todos los complejos hidroeléctricos construidos en Colombia, resaltamos el caso de la Salvajina en el departamento del Cauca, que a pesar de haber acordado compromisos con las empresas constructoras, las comunidades siguen reclamando el cumplimiento de los mismos firmados desde 1986. Por otra parte, los conflictos de intereses económicos y políticos sobre los territorios para la construcción de represas coexisten con la agudización del conflicto armado en los mismos. En Colombia, personas que han manifestado su oposición a las represas han sido asesinadas, crímenes que hasta ahora han quedado en la absoluta impunidad: LUIS ARANGO, HERBERT CÁRDENAS, MARCO TULIO SALAMANCA, HONORIO LLORENTE, JAIRO RODRÍGUEZ CARO, MIGUEL ANGEL PABÓN PABÓN, opositores y afectados de la represa Hidrosogamoso de propiedad de ISAGEN, KIMY PERNÍA, LUCINDO DOMICÓ y ALBERTO ALZATE, opositores y afectados de la represa Urrá I; NELSON GIRALDO y ROBINSON DAVID MAZO, opositores y afectados por la  represa Hidroituango de propiedad de la Gobernación de Antioquia y la empresa EPM. También es necesario recordar el asesinato sistemático de más de una docena de personas en Antioquia en la década de los 70 opositoras al embalse El Peñol, de igual manera se cometieron asesinatos de personas de Comunidades Negras durante el proceso de construcción de la represa Salvajina en el Cauca.

Además, los afectados por represas también han sido víctimas de procesos de judicialización, criminalización de la protesta, persecuciones y atentados que les han causado afectaciones psicológicas y físicas; la mayoría de los desalojos se dan por la vía de la violencia, las empresas hacen uso de la Policía, el Escuadrón Móvil Antidisturbios –ESMAD- y hasta el Ejercito para desarraigar a las comunidades de sus territorios, perdiendo sus bienes y enseres quedando en la absoluta pobreza. Las protestas han sido brutalmente reprimidas el Sr.  Luis Carlos Trujillo Obregón víctima del proyecto El Quimbo perdió su ojo derecho con una granada de aturdimiento; cerca de 80 víctimas de Hidroituango fueron capturados y 11 judicializados para evitar el desarrollo de una manifestación en su contra. La mayoría de los líderes opositores a Hidroituango han recibido amenazas, persecución y señalamientos, uno sufrió un atentado y otro fue torturado.

En la mayor parte de los casos de desalojo, se han llevado a cabo sin cumplir las directrices de naciones unidas para los desalojos por proyectos de desarrollo,  y sin cumplir lo dictaminado por la corte constitucional colombiana en sentencias como la T-135, T-198, T-652 entre otras.

También, consideramos de extrema violencia e irracionalidad el exponer a poblados enteros en situación de alto riesgo: por su localización en relación al proyecto, por perdida de su seguridad alimentaria, perdida del agua y calidad de vida; como son los casos de la población de La Playa por el proyecto  Hidrosogamoso  y la población de La Habana en el oriente de Caldas que desde hace cuatro años y medio están esperando la relocalización ambos situaciones generadas por la empresa ISAGEN.

Afectados y víctimas

Las víctimas son en primera medida aquellas personas a las cuales se les han vulnerado sus derechos, en este sentido el Movimiento Ríos Vivos Colombia ha documentado la vulneración de más de 32 derechos a las poblaciones afectadas por represas en Colombia, incluyendo el derecho a la vida y a la integridad física que, en un contexto de conflicto armado, este ha sido usado para enmascarar las vulneraciones y sus reales responsables, esto es, el conflicto armado ha sido usado como excusa para las vulneraciones que vienen cometiendo las multinacionales en el país, es por eso que hoy no es posible separa las víctimas generadas por uno y otro fenómeno por su estrecha relación.

Las víctimas por represas y otros megaproyectos en el país, también surgen por el aumento de presencia de grupos armados en los territorios. Se ha evidenciado la relación directa entre Megaproyectos y el aumento de acciones de grupos armados en los territorios.  En la mayoría de casos en donde se ubica un megaproyecto se construyen más puestos de Policía y se instalan batallones del Ejército con la misión exclusiva de garantizar seguridad a las empresas y proyectos (pagados por las mimas empresas y en estrecha cooperación y coordinación de acciones militares), contratan empresas de Vigilancia Privada las cuales prestan su servicio con personal armado, ambos (acores privados y públicos) intimidan y atentan contra las poblaciones locales, especialmente comunidades afectadas por los mismos megaproyectos; también tiene lugar la aparición o agudización de acciones de grupos armados ilegales especialmente paramilitares y sicarios a los cuales se les atribuyen los asesinatos e intimidaciones que sufren las comunidades que se organizan para defender sus derechos .

Los anteriores fenómenos convierten a los megaproyectos en actores del conflicto dado que sus métodos y procedimientos generan vulneraciones de derechos y, por tanto, víctimas de los megaproyectos en un contexto complejo que suele difuminarse con la existencia de conflicto armado en los territorios, es decir, hacen parte de las acciones armadas en el marco de la violencia generalizada que viven las comunidades de un mismo territorio. Por otra parte,  las relaciones económicas entre multinacionales y actores armados ilegales también deben ser objeto de análisis, principalmente por cooperación con el paramilitarismo, como es el caso de la empresa estadounidense Chiquita Brands, pues es claro que si el Megaproyecto no existiera, los métodos de guerra e intimidación no se aplicarían, ni aparecerían las víctimas en esos casos.

Por estos y otros motivos, se ha ce necesario y urgente para el país esclarecer las relaciones económicas y militares entre:

-          Multinacionales y Fuerzas Militares de Colombia, Policía y Ejército.

-          Multinacionales y actores armados ilegales paramilitares y guerrillas para este caso las FARC EP

La naturaleza como víctima del conflicto armado en Colombia

En el desarrollo militar del conflicto armado en Colombia han sido constantes enfrentamientos armados principalmente en el campo, en los bosques y selvas de Colombia con bombardeos, siembra de minas antipersonales, uso de explosivos de diferentes niveles, construcción de bases y campamentos militares,  fumigaciones de cultivos de uso ilícito, voladuras de oleoductos,  voladura de torres de energía, incremento en vehículos, aviones, helicópteros de uso militar y el incremento de pie de fuerza son causantes de grandes daños a ecosistemas o bienes públicos y comunes como:

-          Desaparición y pérdida de especies de fauna y flora, algunas endémicas en muchas zonas del país.

-          Destrucción de bosques y selvas

-          Contaminación de fuentes hídricas y suelos. Contaminación auditiva, contaminación visual.

-          Confinamiento de fuentes hídricas, bosques, tierras.

-          Migración de especies por la destrucción o contaminación de sus hábitats

-          Daños en la salud de la fauna y flora silvestres.

-          Fuertes impactos en el paisaje, destrucción de viviendas, vías y caminos,



Propuestas: Reconocimiento de las siguientes víctimas y actores del conflicto

a)    Victimas de megaproyectos

b)   Victimas del desarrollo

c)    La naturaleza como víctima del conflicto armado en Colombia

d)   Las multinacionales como actores conflicto armado en Colombia


El esclarecimiento de la verdad y garantías de no repetición

Los impactos, daños y conflictos generados por la construcción de represas, la generación y trasmisión de energía en Colombia guardan estrecha relación con los recuerdos de dolor y sangre que han opacado la tranquilidad de la ruralidad en Colombia. Muchos de los ríos donde hoy se construyen grandes y pequeños proyectos hidroeléctricos se han convertido, en distintas épocas, en ríos de sangre a donde cientos de colombianos y colombianas fueron tirados tras padecer el asesinato de grupos armados ilegales; según el testimonio de habitantes ribereños, muchas de esas víctimas fueron sacadas de los ríos y sepultados en sus riberas para dar “cristina sepultura” según sus culturas y creencias; no obstante, el derecho a la verdad de los familiares de las víctimas queda comprometido de continuarse con la destrucción e inundación de tierras y territorios.  

Propuestas: Moratoria minero energética para garantizar los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. En respeto a los derecho de las víctimas en Colombia, no se podrá destruir, dañar o inundar con proyecto alguno el territorio nacional hasta tanto no se hallen las fosas comunes y los cuerpos de los miles de desaparecidos que hay en el país; hasta tanto no se asegure el agua potable para todas las comunidades, hasta tanto no se garantice el restablecimiento de derechos de las víctimas de megaproyectos.

El Movimiento Ríos Vivos propone la creación de una Comisión Nacional de Represas que se encargue de estudiar y dar seguimiento a los proyectos ya construidos y en construcción, para establecer la verdad de lo ocurrido en los territorios, las relaciones entre represas y conflicto armado; instaurar directrices para la toma de decisiones sobre nuevos proyectos de represas en cuanto a lo ambiental, técnico, social, cultural y económico. Mientras el trabajo de esta comisión avanza no deberán otorgarse licencias ni permisos ambientales para la construcción de proyectos y los resultados o directrices de la Comisión deberán ser adoptados mediantes proyectos de Ley o en las Política Publicas del gobierno nacional.

El Movimiento Ríos Vivos propone la creación de una Comisión de la Verdad Ambiental que establezca los daños que el conflicto armado y sus actores le han generado a la naturaleza, genere directrices para su reparación y garantías de no repetición en términos ambientales.

¡Aguas para la vida, no para la muerte!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…