Ir al contenido principal

«Adelante, camaradas, que la senda de la unidad, la paz y el socialismo está abierta»

Análisis
Por Victoria Sandino Palmera



Victoria SandinoNunca conocí al cura Manuel Pérez, pero tengo de él la imagen afable, fraterna y carismática, descrita por los guerrilleros y guerrilleras de las FARC-EP que compartieron con él en Casa Verde, en la época de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. Tampoco conocí al cura Camilo Torres, pero me llegan los ecos de su espíritu de combate, su amor por el pueblo y por las luchas populares, y la consecuencia de su pensar con su accionar, por lo que entregó su vida.

Pero sí conozco el mensaje de Camilo Torres a las mujeres colombianas, en el que reconoce el estado de discriminación y explotación en el que viven: “La mujer colombiana, como la mujer de todo país subdesarrollado, ha estado siempre en condiciones de inferioridad respecto del hombre y la sociedad. Estas condiciones varían de acuerdo con el nivel de vida de las personas. Dentro de la clase popular la mujer tiene muchos deberes de tipo material y casi ningún derecho espiritual…”Esos son los referentes históricos que tengo de la hermana organización guerrillera que se encuentra cumpliendo también su aniversario 50, referentes que seguramente son de elevado orgullo para la militancia elena en toda la geografía nacional.

Con los compitas, como los llamamos amablemente, nos une el haber persistido a lo largo de estos 50 años de enfrentamiento político-militar contra el mismo enemigo de clase. Hemos representado conjuntamente la expresión más elevada de la lucha revolucionaria; nos debemos a un mismo pueblo. Claro, tenemos visiones y tácticas diferentes, pero con una misma causa y un mismo horizonte: la batalla por la paz con justicia social y por el socialismo.

Debemos reconocer hechos lamentables y dolorosos ocurridos en el pasado y la incapacidad para resolver a tiempo las contradicciones entre las dos organizaciones, de manera civilizada y franca, haciendo las críticas constructivas y superando las diferencias. Al respecto, las declaraciones conjuntas de los comandantes Nicolás, del ELN y Timoleón, de las FARC-EP, coinciden y reiteran en esos apuntes de encuentro, de unidad, de volver por la ruta de la cual nos distanciamos.

Claro, existen episodios históricos significativos, hermosos, que nos llenan de esperanza a los farianos y farianas, como fue la creación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, en ese gran esfuerzo y empeño de los movimientos guerrilleros por generar un proceso de unidad popular y armada, y por la construcción revolucionaria, para alcanzar los objetivos estratégicos. Como revolucionarios bolivarianos nos comprometemos con la unidad y la hacemos práctica diaria en nuestras luchas.

Estamos en conversaciones de paz con el gobierno colombiano, de manera pública, desde hace ya un año y ocho meses, el objetivo es el mismo: acabar con las causas origen de la violencia en Colombia, sentar las bases de una paz estable y duradera, con justicia social y democracia plena para las mayorías.

Estos acercamientos entre las dos organizaciones y los procesos de paz, deben servir para impulsar las luchas del movimiento popular. Para lograr una sólida unidad de acción, con plataformas y propuestas que conduzcan a constituir un poderoso bloque de poder alternativo que dispute el poder a la oligarquía y al neoliberalismo, que es el verdadero enemigo de la Paz. Así que en su aniversario 50 va nuestro abrazo revolucionario para las compañeras y compañeros del ELN.

Adelante, camaradas, que la senda de la unidad, la paz y el socialismo está abierta. Es el camino de Manuel Pérez, Manuel Marulanda, Camilo Torres, Jacobo Arenas, Manuel Vásquez, Alfonso Cano y Milton Hernández.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…