Ir al contenido principal

«Adelante, camaradas, que la senda de la unidad, la paz y el socialismo está abierta»

Análisis
Por Victoria Sandino Palmera



Victoria SandinoNunca conocí al cura Manuel Pérez, pero tengo de él la imagen afable, fraterna y carismática, descrita por los guerrilleros y guerrilleras de las FARC-EP que compartieron con él en Casa Verde, en la época de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. Tampoco conocí al cura Camilo Torres, pero me llegan los ecos de su espíritu de combate, su amor por el pueblo y por las luchas populares, y la consecuencia de su pensar con su accionar, por lo que entregó su vida.

Pero sí conozco el mensaje de Camilo Torres a las mujeres colombianas, en el que reconoce el estado de discriminación y explotación en el que viven: “La mujer colombiana, como la mujer de todo país subdesarrollado, ha estado siempre en condiciones de inferioridad respecto del hombre y la sociedad. Estas condiciones varían de acuerdo con el nivel de vida de las personas. Dentro de la clase popular la mujer tiene muchos deberes de tipo material y casi ningún derecho espiritual…”Esos son los referentes históricos que tengo de la hermana organización guerrillera que se encuentra cumpliendo también su aniversario 50, referentes que seguramente son de elevado orgullo para la militancia elena en toda la geografía nacional.

Con los compitas, como los llamamos amablemente, nos une el haber persistido a lo largo de estos 50 años de enfrentamiento político-militar contra el mismo enemigo de clase. Hemos representado conjuntamente la expresión más elevada de la lucha revolucionaria; nos debemos a un mismo pueblo. Claro, tenemos visiones y tácticas diferentes, pero con una misma causa y un mismo horizonte: la batalla por la paz con justicia social y por el socialismo.

Debemos reconocer hechos lamentables y dolorosos ocurridos en el pasado y la incapacidad para resolver a tiempo las contradicciones entre las dos organizaciones, de manera civilizada y franca, haciendo las críticas constructivas y superando las diferencias. Al respecto, las declaraciones conjuntas de los comandantes Nicolás, del ELN y Timoleón, de las FARC-EP, coinciden y reiteran en esos apuntes de encuentro, de unidad, de volver por la ruta de la cual nos distanciamos.

Claro, existen episodios históricos significativos, hermosos, que nos llenan de esperanza a los farianos y farianas, como fue la creación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, en ese gran esfuerzo y empeño de los movimientos guerrilleros por generar un proceso de unidad popular y armada, y por la construcción revolucionaria, para alcanzar los objetivos estratégicos. Como revolucionarios bolivarianos nos comprometemos con la unidad y la hacemos práctica diaria en nuestras luchas.

Estamos en conversaciones de paz con el gobierno colombiano, de manera pública, desde hace ya un año y ocho meses, el objetivo es el mismo: acabar con las causas origen de la violencia en Colombia, sentar las bases de una paz estable y duradera, con justicia social y democracia plena para las mayorías.

Estos acercamientos entre las dos organizaciones y los procesos de paz, deben servir para impulsar las luchas del movimiento popular. Para lograr una sólida unidad de acción, con plataformas y propuestas que conduzcan a constituir un poderoso bloque de poder alternativo que dispute el poder a la oligarquía y al neoliberalismo, que es el verdadero enemigo de la Paz. Así que en su aniversario 50 va nuestro abrazo revolucionario para las compañeras y compañeros del ELN.

Adelante, camaradas, que la senda de la unidad, la paz y el socialismo está abierta. Es el camino de Manuel Pérez, Manuel Marulanda, Camilo Torres, Jacobo Arenas, Manuel Vásquez, Alfonso Cano y Milton Hernández.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …