Ir al contenido principal

La masacre de Mapiripán: entre la justicia y la impunidad

Comunicado
Por Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo



“…considero yo que si los paras han venido desde tan lejos, no ha sido precisamente para deleitarse con el paisaje de la región, pronostico en los próximos días una serie de matanzas y asesinatos”. Así el Mayor Orozco alertó sobre la inminente masacre al General Uscátegui, y él le ordenó cambiar el texto del oficio y, en todo caso, no dio ningún aviso a otras autoridades civiles o militares, ni realizó ninguna acción para prevenir los hechos. Esta grave omisión, además del reconocimiento de la CSJ de su jurisdicción militar, hace recaer en cabeza del general la responsabilidad penal por la ocurrencia de la masacre. Esto es lo que el derecho penal denomina Comisión por Omisión.

El Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”, Cajar, frente a la decisión del 10 de junio de 2014 de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, en que se confirma la sentencia a 37 años de prisión del General Jaime Humberto Uscátegui Ramírez, manifiesta:

El máximo órgano de la justicia penal en Colombia reconoce que efectivamente se produjo una masacre contra la población civil de Mapiripán en la que actuaron, en unidad de designio, importantes miembros de las FFAA y los grupos paramilitares, conforme lo establece la sentencia de 2005 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado de Colombia.

En la confirmación de la condena contra el General Uscátegui, como comandante de la VII Brigada del Ejército Nacional, la Corte Suprema de Justicia reconoce que sí tenía mando operacional sobre el batallón “Joaquín París”, conforme lo respaldan pruebas documentales que reposan en el expediente.

La condena contra el general Uscátegui, por omisión impropia de los homicidios agravados y secuestros simples cometidos con ocasión de esta matanza, deja en evidencia la responsabilidad que le incumbe a los altos mandos de la fuerza pública de prevenir y actuar para proteger a la población civil al ser inminente un ataque en contra de la misma, cuando tenga jurisdicción o haya tenido conocimiento sobre la inminencia de los hechos.

Tal y como lo señala la Corte en su comunicado, el General Uscátegui: “incumplió el deber de protección a la población civil pese a tener la posición de garante institucional que le asigna la Constitución Política a los miembros de la Fuerza Pública”. Como señala el acervo probatorio, el General Uscátegui tuvo conocimiento previo a través de su subalterno, el entonces mayor Hernán Orozco Castro, sobre la presencia de los paramilitares en el casco urbano de Mapiripán provenientes de Córdoba y Urabá.

“…considero yo que si los paras han venido desde tan lejos, no ha sido precisamente para deleitarse con el paisaje de la región, pronostico en los próximos días una serie de matanzas y asesinatos”. Así el Mayor Orozco alertó sobre la inminente masacre al General Uscátegui, y él le ordenó cambiar el texto del oficio y, en todo caso, no dio ningún aviso a otras autoridades civiles o militares, ni realizó ninguna acción para prevenir los hechos. Esta grave omisión, además del reconocimiento de la CSJ de su jurisdicción militar, hace recaer en cabeza del general la responsabilidad penal por la ocurrencia de la masacre. Esto es lo que el derecho penal denomina Comisión por Omisión.

El propio general Uscátegui en el curso del juicio resaltó la responsabilidad que le incumbe al general Rito Alejo del Río, entonces comandante de la Brigada XVII en Urabá, que permitiera la salida de los dos aviones transportando armas y hombres de las “Autodefensas Unidas de Córdoba y Urabá, ACCU” hacia San José del Guaviare. Pese a las pruebas que lo comprometen, el general Del Río sigue sin ser vinculado a la investigación.

La masacre del 15 al 20 de julio ocurrida en Mapiripán no fue la única en la región. Los paramilitares de las ACCU cometieron otra masacre en el sitio de Cañojabón, el 4 de mayo de 1998, contando con la protección que les brindaron oficiales de la fuerza pública quienes deben ser investigados por estos crímenes.

No ha habido una investigación de estas masacres por parte de la Unidad de Contexto de la Fiscalía General de la Nación, pese a que el Cajar así lo solicitó, considerando que el mensaje de terror de Carlos Castaño de que “habrán muchos más Mapiripanes”, se reflejó en una estrategia de despliegue y consolidación del proyecto paramilitar a nivel nacional, que contó con el apoyo del Estado y del Establecimiento.

El Cajar espera que la compulsa de copias de la Fiscalía 28 de la Unidad de Derechos Humanos de febrero de este año a las fiscalías delegadas ante la Corte Suprema de Justicia, se materialice en una investigación de contexto donde se establezcan las responsabilidades penales que le incumben al alto mando militar de la época, a los civiles, políticos y empresarios que contribuyeron a la consolidación de ese proyecto paramilitar a nivel nacional.

El Cajar llama al general Uscátegui a que contribuya al esclarecimiento pleno de estos hechos para que se materialice el derecho de las víctimas y de la sociedad colombiana a la verdad, la justicia y la reparación integral. Sus aportes podrían tener como escenario un tribunal de justicia transicional que vincule a máximos responsables civiles y militares de graves violaciones a los derechos humanos sobre una fórmula que establezca garantías ciertas de no repetición de los crímenes, como una contribución a la paz que Colombia reclama.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…