Ir al contenido principal

Revolución que no se radicaliza, que no se profundiza, se estanca y finalmente, retrocede

Editorial 00415 / Voz de la Insurrección
Tomado de RANPAL 
Escrito por Comando Central - COCE






Programa: La voz de la Insurrección.
Cabezote de presentación: "Nuestra nota editorial desde el Comando Central"
Dirige y Presenta: Martha Cano
Controles: Elkin Guerrero
Tema: Hugo Chavéz y el continente de lo posible
Fecha: 10 de marzo de 2014

Sinopsis: Un año ha transcurrido desde la desaparición física del Comandante Hugo Chávez, desde su siembra, como dicen en Venezuela.

Contrario a los que pronosticaban que la Revolución Bolivariana se derrumbaría ante la ausencia física de Chávez, ésta ha persistido y madurado. Lo mismo podemos afirmar del incipiente proceso de unidad e integración continental, expresado en proyectos como el ALBA, UNASUR y la CELAC.

Bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez, se transformó el mapa geopolítico del continente, como aporte a una nueva correlación de fuerzas continental y mundial, que contribuye a la gestación de un nuevo escenario de multipolaridad.

La crisis de hegemonía que enfrenta el imperio norteamericano se debe, entre otros factores, a la obra del Comandante Chávez, quien enfrentó a la Doctrina Monroe con la Doctrina Bolivariana, demostrando que las riquezas de América son para el beneficio de los pueblos y no para un puñado de voraces imperialistas. 

Gradualmente radicalizó el proyecto de soberanía nacional, conduciéndola hacia una opción por el socialismo, por un camino de dignidad y rechazo al recetario neoliberal.

Esta campaña histórica por la independencia continental obliga al viejo sistema interamericano pro imperialista -con la OEA como punta de lanza-,  a ceder terreno e influencia a los gobiernos de Nuestra América, con la creación de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe –CELAC-.

El Presidente Chávez al reactivar la OPEP, logró elevar los precios del petróleo, mejorando los ingresos de los países productores. También lideró un nuevo tejido de alianzas estratégicas con Irán, Rusia y China, naciones que disputan abiertamente la hegemonía a los EU. Además fue arquitecto de redes energéticas regionales como Petrocaribe y Petroamérica, impulsor del Banco del Sur y del Consejo de Defensa de Sudamérica, semillas de una nueva institucionalidad continental, que modifica el escenario político continental de manera irreversible.

Hugo Chávez provocó una rebelión permanente a favor de los más pobres del continente, en contra de las nuevas formas de dominación neocolonial. Nos convocó a poblar nuestros imaginarios por el pensamiento propio, por la reivindicación de la rebeldía afro e indígena, por el ejemplo emancipador de Bolívar y Martí, por el cristianismo revolucionario, por el marxismo latinoamericano materializado en el pensamiento del Che, Mariátegui y Fidel.

Nos invitó a regresar a nuestras raíces como pueblos americanos, a reivindicar nuestras costumbres e idiosincrasia en clave liberadora, a convencernos de una vez por todas que somos nosotros mismos los arquitectos de nuestro destino colectivo; que el poder de transformar nuestras realidades yacía en nuestras manos, mentes y corazones.  La revolución es con canto, con baile, con abrazos y con risas, nos enseñó el Comandante. Al fin de cuentas, la revolución es amor o no es nada.

La revolución de Nuestra América requiere de un sujeto y fue el Comandante Chávez quien nos llamó a mirar más allá de nuestras fronteras, insistiendo que de esa manera encontraremos a nuestros hermanos y hermanas, que la unidad latinoamericana no es una entelequia abstracta, sino una filosofía de vida, un sentir, un compromiso con la humanidad, la Tierra y con la revolución necesaria.  

La Venezuela que le heredó el Comandante Chávez al mundo, es donde se ha venido reconstruyendo y reinventando procesos de emancipación sustentados en la participación protagónica del pueblo, pues la Revolución Bolivariana se ha propuesto la disolución del Estado liberal burgués, como condición indispensable para la superación del sistema capitalista. En su lugar debe surgir el Estado Comunal, sustentado en las relaciones comunitarias y en el ejercicio de autogobierno permanente, como presupuesto imprescindible del socialismo bolivariano.

El sublime legado que nos dejó el Comandante Chávez -un pueblo en revolución– está bajo ataque, bajo un asalto implacable de violencia y desgaste. El fascismo venezolano se ha evidenciado a sí mismo, se ha desenmascarado, como en aquellos momentos ignominiosos de 1973, anteriores al golpe contra la Unidad Popular de Salvador Allende en Chile. Quieren exterminar el proyecto de Chávez y enterrar su legado en una tumba de olvido.

Hoy, más que nunca se requiere del concurso de los esfuerzos de todos y todas, los que creemos en la urgencia de un mundo mejor. Es preciso que los pueblos del mundo cerremos filas en torno a Venezuela y a su revolución bonita, porque es también la nuestra.

Se ha dicho que capitalismo que no crece, muere. De igual manera, podemos aseverar que revolución que no se radicaliza, que no se profundiza, se estanca y finalmente, retrocede. “Comuna o no nada”, decía su testamento. O se profundiza la revolución o se pierde. Pero Venezuela no puede avanzar o radicalizarse en la soledad, el camino liberador es colectivo, tras el ideal de construir la patria grande en Nuestra América.

Radicalizar los procesos de cambio en nuestras propias patrias, avanzar en la transformación sistémica de nuestras sociedades y rescatar los horizontes anti-capitalistas de nuestras luchas, se tornan en exigencias inexorables para este momento histórico.

Chávez nos legó el continente de lo posible, y habremos de defender esta herencia hasta las últimas consecuencias, hasta nuestro último aliento.

Audio

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …