Ir al contenido principal

Nos solidarizamos con la cumbre agraria, realizada el 15 y el 17 de marzo en Bogotá

Comunicado



La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, marzo 21 de 2014

Las FARC-EP reafirma su posición de urgir el incio de las reformas estructurales del campo y hace un llamado al gobierno nacional a atender la voz de los pobladores rurales y sus exigencias decantadas en el pliego de la Cumbre Agraria: Campesina, Étnica y Popular realizada entre el 15 y el 17 de marzo en Bogotá.

Vulnera la confianza en un proceso de paz por parte del pais que sufre las consecuencias de la guerra, si el gobierno no muestra de manera práctica su disposición de cambio, si lo que brinda como promesa no se concreta en hechos prácticos de ejercicio de la democracia y de reivindicación de los desposeídos, cumpliendo con sus compromisos y avanzando por otra senda que no sea la de la arbitrariedad y la represión.

Desde la Habana, la Delegación de Paz de las FARC-EP, expresa su soilidaridad incondiconal  con la “rebelión de las ruanas, los ponchos y bastones”, porque son estas voces las que obligadamente debe escuchar la Mesa para construir un verdadero pacto de reconciliación, y no pensar que son las cumbres neoliberales de los encorbatados, o los “Pactos Agrarios” a espaldadas de los de abajo, con las élites agroindustriales y gremiales del campo, lo que va a arrojar las políticas agrarias que requiere el país.

Para llegar a la paz se necesita la determinación inquebrantable de brindarle, sin más demoras a nuestro pueblo, los cambios que le permitan no solamente tener el pan sobre la mesa, sino las condiciones de vida digna, en libertad y soberanía que fue la manera como lo soñaron quienes lucharon por la independencia de esta tierra que tenemos como nación. Para llegar a la paz hay que escuchas el clamor de las mayorías, sobre todo el de las pobrerías sometidas a la miseria y la desigualdad que impone el régimen con sus políticas que solamente benefician a las oligarquías y a las trasnacionales.

Uno de estos clamores es el de la Reforma Rural Integral porque el problema de la tierra y del territorio, que implican soberanía y sentido de patria, subyace como una de las causas fundamentales de la confrontación en un pais como el nuestro, en el que la concentración en la tenencia de la tierra se evidencia en un coeficiente de Gini para el sector rural que se va aproximando a 0.9; es decir, casi al reino de la desigualdad absoluta.

Al respecto, aunque se ha avanzado modestamente en encontrar, mediante los diálogos de la Habana, soluciones al problema rural y al de la participación ciudadana, este último referido sobre todo al problema de la carencia de democracia en nuestro país, existen sustanciales salvedades que deberemos tratar insoslayablemente, contando con la participación de las comunidades, pero hablando con su propia voz.

Dentro de esta perspectiva se inscribe ahora más que nunca el importante protagonismo que vienen jugando las organizaciones sociales y populares, levantando sus reivinidcaciones con energía y hablándole  al gobierno con transparencia  desde sus propias experiencias y necesidades, para indicarle que existen reformas que no se pueden ni se deben eludir o postergar, porque, además, respecto a ellas concurren también muchos compromisos suscritos por el gobierno, que generalmente no se han cumplido, colocando en mayor precariedad las ya lamentables condiciones de existencia de las gentes del campo.

La Agenda de la Habana indudablemente cobra vida en la medida en que esté ligada  a los anhelos y expectativas de la población. En tal sentido creemos que es hora de que los debates electorales y el ejercicio de la política, dejen de exhibir el expectáculo grotesco y nauseabundo del clientelismo, la mermelada, el fraude y la corrupción que les caracteriza, y se tome el rumbo de ejercer la acción política como servicio a los intereses ciudadanos, debatiendo sobre los problemas de la guerra y de la paz, y sobre todo aquello que ha generado la ruina institucional y moral que hoy expresa la realidad del Estado y del régimen que gobierna.

Sinceramente queremos expresar como parte de esta reflexión, que los compatriotas del campo: indígenas, afrodescendientes, campesinos, comunidades interétnicas y en fin, estas gentes humildes, por tantas décadas abandonadas y maltratadas por un sistema que les excluye y margina, con su lucha altiva y persistente, con sus movilizaciones y paros, derramando su sangre y entregando sus vidas, le han mostrado al país y al mundo ya suficientemente la terrible realidad de injusticias que vive de manera acentuada la Colombia bucólica, profunda y olvidada que, dicho sea de paso, es la que alimenta al país. ¿Hasta cuando desoírlos? Esa Colombia debe ser escuchada sin más dilaciones ni excusas si es cierto que el camino de la paz se desea construir con la participación de todos y todas.

La paz solo será, si se escucha la voz del pueblo.
DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …