Ir al contenido principal

Los muertos que cuentan

Análisis
Tomado de Cambio Totañ
Por Francisco Gutiérrez Sanín


Valioso el informe presentado por Todd Howland, el representante en Colombia de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Nadie podrá alegar que es un botafuegos unilateral. Reconoció avances y criticó a todos los actores armados. También fue plausible la reacción de varios representantes del Gobierno. Por lo menos contrasta con la histeria crispada con la que a menudo se han recibido reportes de este tipo, que en un pasado no tan lejano era política oficial, pero que también ha entrado en el repertorio de esta administración en momentos críticos.

Estoy lejos de creer que el tono civilizado desde las alturas del poder “son sólo palabras”. Por el contrario, constituye un hecho político significativo. Pero limitado. Es la proverbial condición necesaria, pero no suficiente, para arribar a una vida social mínimamente civilizada, de la que Colombia está a años luz de distancia. Y mientras el tono usado en las alturas no tenga alguna clase de reflejo en las duras realidades de la vida local, seguiremos en las mismas. El ministro del Interior declaró, refiriéndose al informe de Howland, que faltaba por hacer, pero que ya se había hecho mucho. Discrepo enérgicamente de esta declaración. Es, claro, la aplicación de una consigna electoral a un caso concreto, pero precisamente donde no se podía hacer.

Pues, independientemente de los progresos que se hayan hecho en punto a derechos humanos en Colombia, debería ser claro para cualquier juicio equilibrado que los avances son pequeños en relación con el camino que falta por recorrer. Y que este gobierno tiene una serie deuda en este particular. Un buen ejemplo de ello es el caso de los reclamantes de tierras, al que se refirió Howland. Estos son líderes sociales que se están jugando la vida para que de alguna manera funcione un programa que puso en marcha el propio Gobierno. Sin embargo, tal y como sucede con otros líderes, la suya es una actividad de alto riesgo. Son víctimas de amenazas y ataques, varios de los cuales terminan siendo mortales. Actores muy poderosos los acechan, agreden y acosan. Los colombianos, que nos alarmamos con razón por lo que sucede en la vecina Venezuela —que cada vez parece más, si se me permite la expresión madurista, “huérfana de gobierno”—, deberíamos preguntarnos en cuál país asesinan a más líderes sociales, si allá, en medio del caos, o acá, en el país de los tres huevitos. Mi apuesta es simple: acá matan más. Mucho más.

El Gobierno al parecer ha optado por no enterarse. De hecho, la referencia de Howland no mereció ningún comentario concreto. La reacción rutinaria de los funcionarios, desde el ministro de Agricultura hacia abajo, incluyendo a los mandos medios relevantes, es callar o, muy a la colombiana, explicar que “ese muerto no lo cargo yo”. La situación es tan dramática que el Gobierno ni siquiera lleva un conteo de los reclamantes atacados y asesinados. Esa sería su obligación, no sólo en términos morales sino de política pública. Pues una de las funciones fundamentales del Estado es contar. Uno no desarrolla una política pública —en este caso de protección— sin saber qué le pasó a quién, cuándo, dónde y por qué. Pero si el lector va a la página web del Ministerio de Agricultura, o de otro (¿Interior? ¿Defensa?) no encontrará referencia alguna al tema. Nadie sabe nada.

En la entrada de la oficina de estadísticas de Ruanda se podía leer hace años el siguiente letrero fabuloso: “Si no cuentas, no cuentas”. En Colombia hay muertos a los que no se cuenta. Y por tanto, no cuentan. Mientras siga el silencio, la vulnerabilidad seguirá siendo extrema. Hablar del tema y contarlo son decisiones políticas que el Gobierno, que fue quien invitó a la gente a reclamar, no ha tomado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fiscalía saboteó la audiencia de Santrich en el Consejo de Estado

Noticia Por Colombia Soberana


En la mañana de hoy se realizaría la audiencia de la demanda de pérdida de investidura contra Jesús Santrich, líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC.  La demanda fue impuesta por la Secretaría Administrativa de la Cámara Representantes, argumentando que el excombatiente de las FARC y negociador de la entonces guerrilla, no tomó posesión de su cargo el 20 de julio. 
La audiencia fue aplazada para el 21 de enero pues la Fiscalía se negó a trasladar a Santrich desde la cárcel La Picota, donde se lleva a cabo su dudosa. Este hecho constituye otro ataque del Fiscal hacia Santrich, las FARC,  el Acuerdo de la Habana y la paz de Colombia.
Cabe resaltar que Jesús Santrich fue detenido el día 9 de abril con petición de extradición basada en montajes judiciales y en pruebas que la misma Fiscalía a declarado que no existen o no poseen. Esta es la razón de la ausencia del demandado a la toma de posesión como Representante a la Cámara.

Militante de las FARC está 'Secuestrado' por la Fiscalía

Comunicado Por Consejo Político Local        ETCR Marquetalia, Cuna de Resistencia         FARC Tolima

Informamos ante la opinión pública que el compañero Segundo Álvaro Suárez Rubio, ex guerrillero de la FARC y ahora militante del Nuevo Partido FARC, sigue detenido injustamente en el bunker de la fiscalía en Ibagué, sin que hasta el momento tengan una prueba alguna de lo que le acusan. Denunciamos que agentes de la fiscalía y CTI, incluyendo al agente Libardo Bedoya, han estado intimidándolo y obligándolo a aceptar culpas en las que Segundo manifiesta ser inocente.
El coronel Vargas comandante del ejército en Planadas, se comprometió a que si no había pruebas contra él, lo devolverían al ETCR al día siguiente, ha incumplido su palabra, 14 días detenidos y no lo devuelve, esto es un montaje judicial.
Señalamos que lo que han hecho con él es un secuestro y una violación de los derechos humanos, donde ejército y fiscalía están comprometidos, es injusto que no acepten ni siquiera al abogado de…

“Duque gobierna para su clase social”: Rodrigo Londoño

Entrevista Por Semanario Voz

El balance del actual mandatario se evidencia con el inconformismo social que se palpa en la calle, dice el presidente del partido FARC
La modestia es una virtud que sus interlocutores le reconocen. Rodrigo Londoño, es un hombre agudo en sus apreciaciones políticas. Con el acento marcado de su tierra natal, el Quindío, el presidente del partido FARC recibió a VOZ para conversar sobre el momento político, los cien días del presidente Duque y la realidad del proceso de paz.
Antes de iniciar la entrevista y mientras ojeaba la VOZ más reciente, agradeció la oportunidad de dirigirse a los lectores del semanario comunista y de paso reconocerle su papel en la prensa colombiana, celebrar el próximo Festival y “felicitar a la nueva directora del periódico y desearle muchos éxitos en la conducción”.
–Estamos a dos años de la firma del acuerdo en el teatro Colón. Para Rodrigo Londoño ¿cuál puede ser un balance de este segundo aniversario de la firma?
–Dos años es una f…