Ir al contenido principal

Ante la ONU: Denunciado gobierno colombiano por violación de DDHH y políticos

Análisis
Por Eliecer Jiménez Julio, Ginebra, Suiza.


Piden visibilizar la dramática situación colombiana y aumentar la solidaridad con el pueblo. 

Las constantes y graves violaciones de los ddhh, la falta de garantías a la oposición política y social y el desconocimiento a las normas internacionales por parte del gobierno colombiano, fueron denunciados nuevamente y  siguieron generando  gran  preocupación  entre los participantes y ONGs internacionales que hacen presencia en la 25 sesión del Consejo de ddhh de la ONU en Ginebra, Suiza y que son comparables de manera negativa con otros estados del mundo que permanentemente asesinan, torturan, encarcelan, desplazan, exilian y persiguen física y jurídicamente  a sus connacionales que realizan una oposición pacífica.
Así quedó demostrado en las diversas intervenciones que tuvieron lugar este jueves 19 de marzo durante el panel “Criminalización de la Protesta Social”  que tuvo como expositores delegados de Colombia, Filipinas y el Sahara Occidental y que fue  organizado por  France Libertés: Fondation Danielle Mitterrand en cabeza de Christian Viret y Oretta Bandettini  en colaboración con la Asociación ON Y VA “Globaliza la Solidaridad”.

El reverendo  Jerome Canales Baris de la Iglesia Unida Cristiana de Filipinas, el ex prisionero político colombiano Fredy Julián Cortés y un representante de los defensores de los ddhh del Sahara Occidental, relataron a los presentes las difíciles y dramáticas situaciones de asesinatos, persecuciones torturas y encarcelamientos de miles de personas de la oposición en cada uno de sus países, coincidiendo junto con los organizadores del evento en la necesidad de unir esfuerzos con la mayor cantidad de ONGs defensoras de ddhh,  para visibilizar ante el mundo estos graves hechos y continuar realizando gestiones ante la misma ONU a fin que diferentes gobiernos del mundo interesados en el tema puedan llamar la atención a  gobiernos como Filipinas y Colombia para que respeten los ddhh y la democracia.
El  ex prisionero político colombiano profesor  Fredy Julián Cortés Urquijo, quien se encuentra exiliado en Bélgica y quien durante su exposición a tiempo que mostró varios afiches de dirigentes políticos, sociales y culturales de Marcha Patriótica, Unión Patriótica, Partido Comunista y otros, que se encuentran en diversas prisiones colombianas como Huber Ballesteros, Francisco Toloza, David Ravelo, Joaquín Pérez y el cantante universitario Carlos Lugo, entre otros diez mil prisioneros políticos colombianos, hizo un relato descarnado sobre la forma como han venido siendo perseguidos los dirigentes de la oposición política y social en Colombia, no importando si son campesinos, estudiantes, intelectuales, periodistas, académicos, cantautores, etc.

Dijo el académico que “esa lucha por la democracia y el estado social de derecho consagrado en la Constitución Nacional de 1991, tiene enemigos escondidos en el militarismo, en el negocio del narcotráfico y las mafias, en las familias poderosas que no les conviene una apertura democrática, ni las políticas humanistas, ni sociales que durante décadas han disfrutado los pueblos de Europa. Familias disfrazadas de demócratas qué juegan a la guerra con la sangre de los hijos de familias humildes, mientras sus hijos se pasean cómodamente en el exterior disfrutando de las riquezas mal habidas de sus padres. Fue esa clase privilegiada la que desató el exterminio del movimiento Unión Patriótica y del partido comunista y que masacró impunemente a mas de 5000 de sus militantes y obligó a otros tantos a salvaguardar su vida en el exilio como es el caso de la ciudadana colombo-suiza Aida Abella, actual candidata a la vicepresidencia de Colombia y a otros más los conminó a unirse a las filas de la insurgencia armada. Esos privilegios no pueden ser tocados, nos han dicho. Pero el pueblo colombiano en su eterna dignidad, lucha  se resiste de diversas formas. Y en ese andar, cientos de miles de hombres y mujeres luchadores populares y defensores de derechos humanos, han puesto su sangre, han sido desplazados de sus tierras o han pasado en algunos momentos de sus vidas sindicados o condenados por el delito de rebelión”.

Con referencia a la destitución que realizó  el gobierno nacional esta semana contra el dirigente de izquierda Gustavo Petro como alcalde popular de Bogotá, dijo “ Petro, quien fuese guerrillero en la década de los ochenta, y también prisionero político, y quien fue elegido por voto popular, fue destituido de su cargo el día de ayer por enfrentarse contra los oscuros intereses de las élites colombianas pese ha haber recibido medidas cautelares por parte de la comisión interamericana de derechos humanos, esta situación demuestra una vez más la falta de garantías para la oposición política en Colombia”.

El profesor Cortes,  evocó un país en paz ante los presentes “Quisiera poder decirles, que vengo de un país que ha logrado firmar la paz, y que la guerra que nos ha golpeado durante más de 60 años por fin ha terminado, y que ya es posible la existencia de un partido político de izquierda, de oposición a los partidos tradicionales que pueda participar en condiciones de igualdad en el campo político sin que sea criminalizado y perseguido. Que en nuestro pueblo las balas de fusil fueron silenciadas, y soldados y guerrilleros nunca más serán muertos en el campo de batalla, que la guerra dejó de ser una alternativa de trabajo para los más pobres, y que las madres colombianas dejarán de parir más hijos para la guerra, que nuestros campesinos por fin tienen tierra para cultivar y viven tranquilos en sus parcelas sin el temor al terror paramilitar o el militarismo y ya no tienen necesidad de sembrar cultivos ilícitos como la coca para poder subsistir. Que los recursos de antaño invertidos en la guerra, hoy se invierten en la educación de miles de jóvenes estudiantes, en salud, en oportunidades distintas a emplearse en algún grupo armado, que nuestras grandes riquezas explotadas durante siglos y que aún persisten en nuestro suelo, nos pertenecen y dejaron de ser saqueadas por imperios multinacionales que desplazan campesinos, explotan a nuestros obreros y dañan nuestro medio ambiente, que en nuestro país ya no se asesinan sindicalistas, ni se persiguen pensadores, ni académicos críticos, ni periodistas alternativos. Quisiera contarles en este escenario, que en nuestra patria es posible pensar en un país distinto sin temor a ser callado o silenciado en una prisión, o exiliado de nuestro suelo o, peor aún, desaparecido físicamente.
Pero no puedo. Vengo como muchos de esos colombianos parte de la diáspora de miles de colombianos emigrados a la fuerza por nuestro pensamiento divergente”.

Con la angustia y preocupación reflejada en los rostros de los presentes en el salón de la ONU,  por el relato del ex prisionero político colombiano se supo de las condiciones infrahumanas y de hacinamiento de la población carcelaria, de cómo la alimentación a los prisioneros  “se ha convertido en un negocio más de las élites locales donde se ganan jugosos beneficios con la comida de los privados de la libertad” y la salud en las prisiones “refleja la crisis nacional del sector que fue cedido a manos privadas que se lucran de la enfermedad de los colombianos. Si se es preso la salud vale menos, no es negocio mantener un reo con vida, es costoso para el sistema carcelario. De este modo muchos prisioneros mueren en las cárceles por falta de atención debida, tal es el caso de Ramón Emilio Mallarino, quien murió el pasado 18 de marzo  por falta de atención medica, donde permaneció desde el día anterior tirado en el suelo del centro médico sin ser atendido”.

Con relación a las prisioneras políticas dijo:”son sometidas a graves violaciones de sus derechos al momento de la captura y muchas veces son tomadas como trofeos de guerra y violadas por parte de la fuerza pública”.

En referencia al proceso de paz y la continuidad de la luchas sociales en Colombia Julián Cortes dijo  que: “este proceso de paz debe ser abrazado fuertemente por la ONU, ya que sobre él pesan poderosos intereses militaristas que viven de la guerra y de la tragedia humanitaria en Colombia que hacen todo lo posible para que este no culmine exitosamente. Pero ese apoyo no sólo debe ser de manera expresa si no con una exigencia contundente al gobierno colombiano para qué cese la persecución de las organizaciones y dirigentes de los movimientos sociales y de la izquierda colombiana siendo ésta la única y verdadera apuesta para conquistar la paz qué necesita el país. Necesitamos de la solidaridad internacional expresada en un apoyo decidido a la construcción de la paz que signifique una mayor garantía de los derechos humanos, civiles y políticos de los colombianos. Díganos señores de la ONU, si bajo las condiciones actuales podemos los colombianos manifestarnos en las calles, si podemos organizar sindicatos, participar libremente en política, o pensar de manera distinta sin sentirnos perseguidos. Hoy las calles y campos colombianos se colman de indignados, que a pesar de la represión institucional insisten en la posibilidad de la construcción de la paz y de una verdadera democracia en Colombia.  Nuestra lucha, la lucha del pueblo colombiano no es terrorismo, tiene un nombre: se llama dignidad”.

Posterior al panel de la ONU, se realizó el conversatorio Criminalización de la protesta social en Colombia  en la sede de la Maison des Associations de Ginebra, la cual fue animada artísticamente por Raquel Bernal y con presencia de dirigentes de France Libertés: Fondation Danielle Mitterrand, Mouvement vers la Révolution Citoyenne, ON Y VA, Unión Patriótica, Marcha Patriótica, Aipazcomun, Solidaridad Latina, el Capitulo Europa del Observatorio de paz y ddhh de la U. Distrital Bogotá, entre otros, se continuó debatiendo sobre la crítica situación carcelaria colombiana y que sirvió para que los presentes tuvieran oportunidad de conocer detalles y anécdotas de las vivencias, torturas y fortaleza de los prisioneros políticos colombianos y se destacó la necesidad de continuar en el apoyo y solidaridad con las próximas luchas venideras acordadas en La Cumbre Agraria: Campesina, Étnica y Popular realizada la semana anterior en Bogotá.  

Se destaca la intervención del arquitecto, periodista y gran conocedor de América Latina René Lechleiter nacional y residente en Suiza, quien hace poco retornó de  Colombia y le sorprendió  la forma como su población, se manifestaba a en las calles de  ciudades y el campo, perdiendo el miedo a la represión, pero que estas protestas no eran suficientemente visibilizadas ni hacia el interior de Colombia y menos al exterior debido al bloqueo y manipulación de los grandes medios de comunicación, por lo que propuso para el caso de Suiza seguir desarrollando una tarea pedagógica hacia el pueblo helvético a fin de explicar la tragedia colombiana y el porqué la presencia de muchos exiliados en Suiza
* Ver ponencia presentada por Fredy Julián Cortés en panel ONU.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…