Ir al contenido principal

El Gobierno deja plantados a los campesinos ¡a movilizarnos!

Análisis
Colombia Soberana
Por María Méndez
Video Marcha Patriótica  






Ya es más que obvio en doble discurso de Santos. Mientras está hablando del problema de tierras en la Habana con la guerrilla de las FARC-EP está atacando con violencia las Zonas de Reserva Campesina en Colombia. 

Habla de garantías para la oposición en Cuba y se va lanza en ristre contra el Paro Nacional Agrario y Popular utilizando todo el poder destructivo que representan las criminales filas del ESMAD. Se sigue hablando en la mesa de negociaciones de participación política cuando ya es más que  evidente algo que ya veníamos denunciando que es la persecución y el intento de exterminar Marcha Patriótica, con el agravante que ahora se quiere reanudar la violencia contra la UP y se extiende este 'Baile Rojo' contra los representantes de la MIA. 

Ahora están dialogando sobre la solución del problema del uso ilícito de los cultivos de coca, marihuana y amapola mientras rocía a nuestros campesinos y sus cultivos con glifosato, un arma química que ya ha hecho sus estragos tanto en nuestra tierra como en el cuerpo de nuestros campesinos, sobre todo de las mujeres y los niños. También se esfuerza por fortalecer el proceso de erradicación manual de coca, sin importarle las consecuencias económico sociales que enfrentan las comunidades que tienen que ver cómo los erradicadores acaban con su único medio de ingresos económicos, pensar cómo mantener sus familias después de esto y  cómo defender sus hijos, hijas, esposas y a ellos mismos de los acosos, los malos tratos, los señalamientos y las violaciones a los Derechos Humanos en las que incurren los soldados y policías que acompañan al grupo de erradicadores manuales.

El 'tal paro agrario que no existe', en palabras del presidente, lo obligó a sentarse con la Mesa Agraria y Popular de Interlocución y Acuerdo MIA, no sin antes mandar a la cárcel a Huber Ballesteros,  uno de sus integrantes. Entre la espada y la pared ante el crecimiento del apoyo al Paro, el presidente se jugo su carta de la negociación, pero con sus objetivos claros: el cese de los bloqueos campesinos, la división campesina entre los que apoyan las dignidades y los que se sienten representados por la MIA y el desgaste de la MIA y las dignidades en mesas que no llegará a nada si no hay unión y apoyo popular.

Desde el año pasado es más que evidente que el gobierno no  cumplirá los acuerdos firmados con las dignidades, también se hace obvio que no está dispuesto si quiera a tener en cuenta ninguno de los seis puntos del Pliego Agrario y Popular. 

Ante los desplantes  que el gobierno le ha hecho a los campesinos no queda otro camino que la unión y el trabajo del conjunto del pueblo colombiano. Solo la movilización del pueblo unido nos llevará a la  construcción de  la paz con justicia social,  de la Nueva Colombia.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…