Ir al contenido principal

¡A fortalecer la unidad popular por la paz y la democracia!

Análisis
Tomado de Prensa Rural 
Por Dairo Ruiz 



No hay otro camino digno para el pueblo colombiano que no sea la paz con justicia social, este puede ser el momento, pero no para las deserciones, ni sectarismos o hegemonismos; el terreno de los revolucionarios y demócratas es para un proyecto unitario de amplia convergencia, y desde el auge de la protesta social, que con las mayorías insurrectas intensifican con sus luchas y sus fuerzas, el cuestionamiento a la guerra neoliberal.

Hoy en Colombia no hay ninguna hegemonía político-ideológica instalada en el escenario nacional, por el contrario, sigue creciendo la reconstrucción de una izquierda social que en la búsqueda de la Liberación Nacional crece la unidad, y rechaza el hegemonismo, para como pueblo asumirse como un renovado actor político.

Así que la convergencia, la articulación y la construcción de luchas comunes movilizadas, serán el camino para derrotar a la oligarquía, para edificar el camino de la lucha popular desde la izquierda, como para romper nuestra dependencia en relación al imperialismo, que en su profunda crisis, buscara torcer el rumbo revolucionario de Nuestra América, y la determinación de paz de las mayorías colombianas, en las que hay claridad a cerca de su proceso emancipa torio, de sus riquezas, soberanía; y necesidades de unidad.

Hay que buscar entonces, la convergencia de diversas identidades populares, en la dirección de preservar un objetivo estratégico común contra hegemónico, que afiance la unidad y el reconocimiento de las necesidades populares, hoy enajenadas violentamente por capital y terrorismo de Estado.

Será la unidad popular por la paz y la democracia una creación heroica del pueblo Colombiano, las masas colombianas seguirán allanando el camino para una Nueva Colombia, pero no esperarán para ello su apaciguamiento; el pueblo, seguirá trabajando en la solución política negociada al conflicto desde la acción cotidiana, desde su hechura propia y anti dogmática, teniendo siempre claro el carácter criminal del enemigo de clase, y los peligros que ha de sortear.

Por ello, son muchas las lecciones del 2013 para el pueblo colombiano, quizá una de las más importantes tiene que ver con el inicio de un nuevo ciclo de la historia nacional, en la que el protagonismo de las mayorías alienta la unidad popular a favor de los intereses nacionales colectivos; para enfrentar las profundas causas estructurales, y terminar con el conflicto social y armado originado en la desigualdad, el saqueo y el crimen estatal.

Este es un momento de movilización creciente del pueblo, exige de mayor unidad y lucha de las mayorías sojuzgadas, pues hoy marca un significativo ascenso de los distintos sectores sociales, para ponerse en la dimensión de conquistar un gobierno con una hegemonía democrática y popular, que se plantee profundas transformaciones al modelo de dominación del capital financiero, pero sobre la base de la más amplia unidad de todo el pueblo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…