Ir al contenido principal

La ”justicia”, esa ciega e incorruptible, en Colombia está corrompida

Análisis
Tomado de Cambio Total
Domínico Nadal


Sigue el Consejo Superior de la Judicatura dando de qué hablar. Y no es para bueno. No. Es porque ”esa señora ciega, de ojos vendados e incorruptible, en Colombia está corrompida”. Corrompida por sus propios funcionarios, quienes al creer que son ellos los que tienen el poder en el estado burgués, creían que podían hacer y deshacer entuertos...

Además de los escándalos de las semanas anteriores de cuenta del magistrado Villaraga, quien hasta le dió una oficina a los militares -y todavía no explican las razones de ello-, y otros entuertos bien amarrados, ahora se suma el del magistrado Escobar Araújo (hijo de Hugo Escobar Sierra, semejante papá), quien no contento con lo de los zapatos italianos que le regaló el mafioso italiano Giorgio Sales, ahora aparece en una investigación del periodista Daniel Coronell que se titula ”Dónde se rompe la cuerda” publicada en la revista Semana.

No es que esa corrupción galopante sea un ”caso aislado”. Es que esos casos se suceden a diario. Una de las corrupciones que se destapó con el narcotráfico es que la ”justicia colombiana fallaba -y falla- sus casos de acuerdo con el fajo de billetes que entran a los bolsillos de los magistrados, o jueces, o fiscales, o procuradores”.

Por ello los colombianos siempre han dicho que la justicia es ”para los de ruana”. O sea, PPP, Pa’l Pobre Pueblo. La justicia siempre ha estado corrompida porque su esencia está dictada por su propio determinador, el estado burgués. Que ella sirve es para constreñir a todos los que violen el ordenamiento jurídico -una superestructura del régimen burgués-, es una verdad incontrovertible. Lógico que al ser el sistema capitalista la base de la justicia burguesa, ésta ya nace contaminada y por ello vemos que al juzgar las acciones de un pobre le cae todo el ”peso de la ley” -burguesa, desde luego-, en tanto tiene guantes de seda cuando de juzgar a los ricos se trata.

Entonces de qué se ufanan los jueces y magistrados de la justicia burguesa? Con qué cara dicen que ellos ”pueden juzgar los que cometen delitos”? Cómo creen ellos que el pueblo les ”coma cuentos” con la imparcialidad de la justicia burguesa?

Ah... El pueblo solo cree en su propio poder. Por eso  sabe que eso de la justicia es para joderlos cuando ellos realizan sus acciones exigiendo cumplan si quiera lo contemplado en la propia justicia burguesa. No es que el pueblo espere que el ”santísimo” haga el milagrito de volver puro a lo que nació corrompido” porque él sabe que solo cuando él construya el estado popular podrá confiar en su justicia.

Por ello, el pueblo apoya con todo los diálogos de La Habana porque sabe que de ahí en adelante se acelerará la construcción de la Nueva Colombia, que bastantes pasos de gigante ha dado en los últimos años.

Nosotros en Cambio Total apoyamos con todo a nuestro pueblo y sus esperanzas de una vida mejor. Por ello apoyamos a las FARC-EP  en sus intentos de alcanzar una salida política al conflicto interno porque como dijo alguien, ”la nombre de la Paz es Justicia”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…