Ir al contenido principal

Entre la paz y la guerra

Análisis
Colombia Soberana
María Méndez



Paradójico resulta que se esté adelantando un proceso de paz en La Habana Cuba con la guerrilla de las FARC-EP, quienes decretaron un cese UNILATERAL de hostilidades por un mes, y en contra posición el gobierno bombardee, ataque y desate una ofensiva militar contra el grupo insurgente.

Digo paradójico no por que me sorprenda, pues mientras se estaba negociando el tema de tierras en la Habana, el gobierno atacaba con ferocidad las marchas campesinas y mientras se negociaba la participación política, a pesar de devolver la bien merecida personería jurídica a la UP, se criminalizaba y se asesinaba los miembros de ese grupo, de Marcha Patriótica, los defensores de Derechos Humanos, defensores del medio ambiente y los sindicalistas. 

Lo que realmente me resulta paradójico rayando un poco en cínico, es que este gobierno quiera ser recordado como un "gobierno democrático y proclive a la paz" ¡qué descaro!

Lo de democrático es muy debatible. En un país medianamente democrático el 90% de las tierras no estarían en manos de unos pocos mientras que los campesinos se mueren ya sea de hambre o en las monstruosas manos de ese cuerpo de choque que es el  escuadrón móvil anti disturbios ESMAD que de antemano no tendría que existir si se solucionaran las cosas democraticamente. 

Tampoco tendríamos dos genocidios políticos, el de los liberales gaitanistas y el de la Unión Patriótica. Mucho menos poseeríamos la fosa común más grande de América y ni soñar que los gringos metieran aquí sus bases militares y sus artimañas de la CIA para prender la ya ardiente guerra.

Un gobierno proclive a la paz no dejaría pasar por alto la corrupción y no toleraría que sectores de ultra derecha hicieran y deshicieran lo que les venga en gana. No, un presidente que está con la paz, que es consecuente con las ideas de las mayorías, no hubiera dejado pasar por alto, con excusas fuera de lugar, que la decisión de los bogotanos de elegir su alcalde hubiera sido pisoteada por el procurador general, investido de tanto poder que sustituye al del presidente de la república en una evidente conspiración en contra del proceso de paz.

Entendemos, sin embargo, que Juan Manuel Santos está del cuello. Por un lado tiene un país descuadernado después de tantas décadas de guerra constante, una guerra que ha alcanzado un nivel extremo y puede tender a crecer, cuya solución es evidentemente política. Por el otro, unos sectores ultra derechistas a los que se le dio un poder arrollador en altas esferas económicas, sociales y ante todo militares.

Está en manos de Juan Manuel Santos a quién le quiere hacer el juego ¿Quiere seguir el anhelado camino de la paz? ¿quiere seguir manteniendo las estructuras guerreristas? cualquiera sea la decisión que tome va ha ser un camino difícil, y en esta coyuntura, decidirá el futuro de una Colombia que quiere y merece un futuro en paz con justicia social.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…