Ir al contenido principal

Comunidad del Nordeste Antioqueño enfrenta temor por nuevas operaciones militares

Noticia
Tomada de Prensa Rural
Por Cahucopana


Desde el segundo semestre del año 2013, las comunidades campesinas de la región del Nordeste Antioqueño han tenido que enfrentarse al miedo y la incertidumbre, producto de los constantes ametrallamientos que se llevan a cabo en la región.

El pasado 14 de noviembre, mientras algunos líderes de Cahucopana se encontraban adelantando una serie de reuniones con los equipos de Acción Humanitaria en la vereda Lejanías, se ejecutó a las 11 de la noche un ametrallamiento en la cabecera de las veredas Lejanías y Santa Marta, lo que evidencia la alta vulnerabilidad a la que quedan expuestas las comunidades de esta zona.

Un hecho reciente se generó el domingo 8 de diciembre a las 10 de la noche cerca al punto llamado El Mosquito, aproximadamente a 40 minutos de la vereda Carrizal, parte alta del Nordeste Antioqueño, en el que se encuentran más de 40 indígenas procedentes del resguardo indígena de la vereda La Po, jurisdicción del municipio de Segovia (Antioquia), quienes llegaron a este lugar debido a la violencia que se recrudece en la región.

Las comunidades de esta región han tenido que vivir en carne propia la agudización del conflicto político, social y armado, y con ello, los abusos por parte de las Fuerzas Militares, especialmente el Ejército Nacional que llega a la zona con cada operación militar.

Muestra de esto fueron la puesta en marcha de operaciones militares en la zonas rurales de los municipios de Yondó, Cantagallo, San Pablo y Remedios con la Operación Bolívar implementada en el 2001, en el marco del Plan Colombia, y la operación Sol de Oriente III, llevada a cabo en el 2004. Otro operativo similar fue el Centella, ejecutado por las Brigadas V y XIV del Ejército Nacional. Estas y muchas otras han sido antecedentes de la sistemática violación de los derechos humanos en la región.

Según informaciones, se pretende implementar una nueva operación denominada Júpiter, la cual tendría su centro de operaciones en el Batallón Nueva Granada, con sede en la ciudad de Barrancabermeja, y estaría integrada por tropas del Batallón Reyes de Cimitarra (Santander), el Batallón  Ricaurte  de la Quinta Brigada, de Bucaramanga, y el Batallón Selva Nº 48 de Santa Rosa del Sur (Bolívar), con un total aproximado de siete mil efectivos en toda el área.

Las comunidades mineras, campesinas e indígenas de la región empiezan a presentir una fuerte arremetida por parte del Ejército Nacional y el aumento de la violación a los derechos humanos y las infracciones al derecho internacional humanitario.

Siendo esta una zona de resistencia campesina donde confluyen varias organizaciones sociales y comunidades organizadas que han denunciado la situación de abandono estatal, la persecución y el asesinato de campesinos, entre ellos 18 casos de ejecución extrajudicial, demuestra la persecución dirigida contra las organizaciones sociales, sus líderes y las comunidades habitantes de la región. 

Más allá de una confrontación entre actores armados, y bajo la excusa de combatir los grupos insurgentes que hacen presencia en el territorio como FARC y ELN, la comunidad es consciente de que los atropellos, las muertes de campesinos y las violaciones de derechos humanos por parte de las tropas del Ejército Nacional estarán siendo los nefastos resultados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…