Ir al contenido principal

Dos pasos adelante, un paso atrás...

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz



”De la carrera sólo queda el cansancio”, dice el sabio adagio popular. Y en realidad no hay verdad más verdadera. Por mucho correr se hacen las cosas mal. Y eso es lo que la oligarquía colombiana está acostumbrada a hacer. Todo lo hacen a las carreras. Cuando hay una emergencia social, corren al sitio, miran y prometen lo habido y lo por haber, se van y nunca cumplen lo prometido.

Por esos vemos las explosiones sociales como la sucedida en el Paro Agrario y Popular. Las promesas incumplidas y represadas alcanzaron a rebosar la copa y empezó el derrame del descontento popular. Y cuando el pueblo se emputa, se emputa de verdad. O es que no recuerdan el ”Bogotazo”. O es que no recuerdan el Paro Cívico Nacional en las épocas de Alfonso López Michelsen.

Y como no van a cumplir lo prometido a la MIA, pues ya se está fraguando un Paro Cívico Nacional, el cual, por lo que vimos en el Paro Agrario y Popular, va a ser descomunal. Toda una manifestación de la fuerza popular, esa fuerza que ha estado dormida, latente, escondida, y ahora ha sacado apenas la cabeza.

Temblad, incumplidos! No habrá fuerza humana capaz de contener ese torrente de masas populares manifestándose por lo que es suyo. La energía del pueblo seguirá incontenible exigiendo sus derechos conculcados y si no se satisfacen sus peticiones avanzaremos hacia una solución definitiva y total.

Igualmente, nadie entiende eso de ”avanzar, avanzar, avanzar”. Ha sido claro que los tiempos de la re-elección no iban con los tiempos de la Mesa de La Habana. Los ”analistas” de los periódicos burgueses se jalaban yo no sé qué haciendo coincidir esos tiempos cuando de lo que se trataba -y trata- es de crear con paciencia de orfebre, un nuevo país que supere y solucione las causas que dieron origen y perpetúan el conflicto interno colombiano en sus cuatro dimensiones: económico, político, social y armado.

Por eso es que no coinciden los tiempos. Además, como bien señala el Comandante Timochenko, los tiempos no coinciden porque las visiones son diametralmente opuestas, una se basa en la grandeza de solucionar los problemas de un pueblo y un país, y otro se basa en la pequeñez del interés personal. Así ”no hay tú tía que valga”.

”Avanzar, avanzar, avanzar” equivale a hacer cualquier barrabasada de Acuerdo para que la re-elección de JM Santos calze con los ”tiempos” de la politiquería nacional. Lógicamente que las FARC-EP, las fuerzas militares populares, no le jalan a un ”acuerdo” de ese tipo. El Acuerdo que quiere el pueblo colombiano -y las FARC-EP como pueblo en armas- es el Acuerdo de solución de las causas que le han dado origen y perpetuidad al conflicto colombiano en sus cuatro dimensiones.

Y ponerse de acuerdo en esos cuatro dimensiones es una tarea titánica, que requiere que el gobierno empieze a ver que lo que verdaderamente le conviene es re-construir el país el cual está hecho pedazos por cuentas de las equivocadas políticas que han adelantado desde la ”Casa de Nari”. Ahora, si el gobierno quiere hacer coincidir los tiempos puede hacerlo fácilmente. Comprometerse de verdad a comenzar a realizar la reconstrucción del país, junto a las FARC-EP y con la verificación del pueblo, y entonces todo el mundo le caminaría a la re-elección.

Ahí sí ”avanzaríamos” a velocidad de la luz. O como se dice a la velocidad de Usain Bolt.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…