Ir al contenido principal

"Las calaveras en el armario" uribista

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Cecilia Orozco Tascón




Mucho se ha contado ya sobre lo que el columnista Daniel Coronell, con gran tino, denominó “las calaveras en el armario” que guardan los aspirantes al Senado por el movimiento de Álvaro Uribe, movimiento que fue presentado por este como un “instrumento político útil para las nuevas generaciones”.

Pobres ellas. A las revelaciones de Coronell sobre conductas poco honorables de algunos de los candidatos de esa agrupación, siguieron las de la analista Cristina de la Torre en El Espectador, quien destapó, en un comentario contundente que tituló “La lista Uribe”, no los pajaritos de la felicidad que pinta el expresidente, sino “la perpetuación del viejo país con sabor a parapolítica”. Empezando por el jefe, quien continúa siendo acosado por fantasmas judiciales que van y vienen, ahora en forma de compulsa de copias de sendas investigaciones a exparamilitares cuyas declaraciones contra el exjefe de Estado fueron enviadas a la Comisión de Acusación por el Tribunal Superior de Antioquia y, luego, por la propia Corte Suprema. Nada más ni nada menos.

De la Torre llama la atención sobre “las nuevas generaciones” de Uribe para el Senado de 2014: el hijo de Luis Alfredo Ramos, cacique electoral detenido y a la espera de un juicio por sus presuntas relaciones con el paramilitarismo; el sobrino del condenado por ese delito Miguel Pinedo Vidal; una exmiembro del PIN en el Valle del Cauca, el partido del sentenciado parapolítico e investigado por delitos electorales Juan Carlos Martínez; una exintegrante de Alas Equipo Colombia, grupo disuelto después de que sus principales representantes recibieron fallo condenatorio, repito, por parapolítica. Y así…

El temible José Obdulio Gaviria merece capítulo aparte. Su presencia en un puesto seguro de ingreso al Congreso levantó una ola de protestas incluso en los círculos más cercanos al exmandatario. El precandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga le pidió a Gaviria desistir de su aspiración. En su comunicado utilizó doblemente un concepto: “los dos sabemos que Álvaro Uribe es leal hasta la médula y que nunca le pedirá que retire su candidatura”. Y después: “las circunstancias exigen de usted el máximo gesto de lealtad, el de retirar(se)”. Qué curioso, Francisco Santos, otro de los precandidatos del uribismo, rechazó la petición de Zuluaga y lo criticó pero con idéntica línea. La reiteración conceptual es inquietante: “es un acto de deslealtad con el presidente Uribe con quien ha sido leal con él. Me parece una equivocación absoluta y manda una señal: que la lealtad se castiga y eso no me parece que sea sano…”.

La lealtad, como pilar de cierre de grupos que detentan poder, es un arma bien conocida en Italia, concretamente en Sicilia, en donde también se acata el código del silencio. Una más es la intimidación, campo en que se mueve con solvencia el cuasisenador Gaviria. Una cosa es una discusión en Twitter de un ciudadano particular que, diga lo que diga, no tiene responsabilidades públicas ni pretende tenerlas, caso de Juan Carlos Pastrana, y otra es el tono de las afirmaciones asquerosas y violatorias de la dignidad y la intimidad en boca de quien pretende ostentar un cargo de elección popular. Algún límite tiene que haber en las democracias para impedir que sujetos del lado más oscuro de la sociedad sean elegidos. La lista Uribe, de la que la columnista De la Torre asegura que es un “remedo de la lista Clinton”, tendrá mucho éxito gracias al perverso esquema político nacional, pero no podrá representar jamás al país de la decencia y de la legalidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…