Ir al contenido principal

Las Víctimas del Conflicto Interno colombiano

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz

Poco a poco ha ido emergiendo la verdad de las víctimas en las discusiones que se adelantan en el país sobre la Mesa de La Habana como solución a la guerra decretada por la oligarquía y el imperio contra el pueblo colombiano.



Es imprescindible señalar que el Estado representado por el gobierno trata de soslayar su responsabilidad en el Terrorismo de Estado y trata de esconder esa verdad. La mayoría de las víctimas son producidas por la maquinaria asesina de las fuerzas militares-narcoparamilitares, como evidenció el Informe Basta Ya ! que a pesar de su incompletitud y su maquiavelismo ha colocado el dedo en la llaga y ya saltaron los defensores de oficio del estado.

Dice el Informe que 220.000 víctimas ha dejado el Conflicto Interno, cifra incompleta pero que demuestra el horror y la crisisi humanitaria en que han sumido al pueblo colombiano. Si restamos las supuestas víctimas causadas por las guerrillas (recordemos que allí están incluídos el M-19, el EPL, Quintín Lame, CRS, el ELN y las FARC, y todos los demás que han pactado procesos con el gobierno de turno), el 82,7% de las Masacres, el 83,2% de las ejecuciones extrajudiciales o asesinatos selectivos, el 97,7% de las desapariciones, son causadas por el Estado por acción y/u omisión.

El gobierno deberá reconocer la totalidad de sus víctimas y resarcir a sus familias. Igualmente debería hacer las guerrillas en cuanto se compruebe su autoría. Mas no puede colocarse en pié de igualdad una y otra violación. Al gobierno le compete el compromiso mayor por cuanto representa a un estado cuya obligación es precisamente evitar que ocurra lo que ha estado ocurriendo en Colombia, precisamnete porque desde el Estado se adelanta una guerra contra el pueblo. Esa es la causal de las violaciones de derechos humanos. La guerrilla como pueblo en armas responde a los ataques de las fuerzas estatales y esa sería la consecuencia o la reacción a la acción estatal.

Este drama humanitario está ligado –como con los otros puntos- con el punto de participación política y por ellos son las propias FARC las que exigen que el gobierno reconozca la responsabilidad estatal y entre a resarcir a las víctimas, entre las cuales estarían ellas como miembros de la U.P. En el maquiavelimso estatal vemos que ahora el Gobierno sí quiere la presencia de las víctimas en la Mesa de La Habana –cuanod desde siempre las FARC ha solicitado la presencia popular en ella- quizá porque serán ellos los que movilizarán a las « víctimas » del secuestro y dejarán por fuera los miles de miles víctimas de las ejecuciones extrajudiciales, las despariciones, las masacres, las torturas y el desplazamiento forzado.

Nos impacta la posición farisaica del gobierno quien insiste en negarse a propuestas de la guerrilla de las FARC como la del Cese Bilateral de Fuegos (para evitar más víctimas inútiles –soldados, policías, guerrilleros e hijos de pueblo), la discusión de la tenencia latifundista de la tierra (nudo gordiano del conflicto interno), la disusión de la aplicación del neoliberalismo (como se ve en la venta de las acciones estatales de Isagen y Ecopetrol), e incluso de una Asamblea Constituyente que demuestra el Noísmo del gobierno a propuesta que verdaderamente irían allanando el camino de la Paz y la Reconciliación.

Quiséramso ver una posición realista frente a la Paz y no meramente el farisaico discurso de paz con guerra. Ese es el clamor del pueblo colombiano, pero el gobierno no escucha y parece que en la Mesa se adelanta un diálogo entre un buen escucha –guerrilla- y un sordo –gobierno-, al igual que hace con el contundente « No a la Minería » de los pobladores de Piedras, Tolima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …