Ir al contenido principal

Las Víctimas del Conflicto Interno colombiano

Análisis
Tomado de Cambio Total
Por Allende La Paz

Poco a poco ha ido emergiendo la verdad de las víctimas en las discusiones que se adelantan en el país sobre la Mesa de La Habana como solución a la guerra decretada por la oligarquía y el imperio contra el pueblo colombiano.



Es imprescindible señalar que el Estado representado por el gobierno trata de soslayar su responsabilidad en el Terrorismo de Estado y trata de esconder esa verdad. La mayoría de las víctimas son producidas por la maquinaria asesina de las fuerzas militares-narcoparamilitares, como evidenció el Informe Basta Ya ! que a pesar de su incompletitud y su maquiavelismo ha colocado el dedo en la llaga y ya saltaron los defensores de oficio del estado.

Dice el Informe que 220.000 víctimas ha dejado el Conflicto Interno, cifra incompleta pero que demuestra el horror y la crisisi humanitaria en que han sumido al pueblo colombiano. Si restamos las supuestas víctimas causadas por las guerrillas (recordemos que allí están incluídos el M-19, el EPL, Quintín Lame, CRS, el ELN y las FARC, y todos los demás que han pactado procesos con el gobierno de turno), el 82,7% de las Masacres, el 83,2% de las ejecuciones extrajudiciales o asesinatos selectivos, el 97,7% de las desapariciones, son causadas por el Estado por acción y/u omisión.

El gobierno deberá reconocer la totalidad de sus víctimas y resarcir a sus familias. Igualmente debería hacer las guerrillas en cuanto se compruebe su autoría. Mas no puede colocarse en pié de igualdad una y otra violación. Al gobierno le compete el compromiso mayor por cuanto representa a un estado cuya obligación es precisamente evitar que ocurra lo que ha estado ocurriendo en Colombia, precisamnete porque desde el Estado se adelanta una guerra contra el pueblo. Esa es la causal de las violaciones de derechos humanos. La guerrilla como pueblo en armas responde a los ataques de las fuerzas estatales y esa sería la consecuencia o la reacción a la acción estatal.

Este drama humanitario está ligado –como con los otros puntos- con el punto de participación política y por ellos son las propias FARC las que exigen que el gobierno reconozca la responsabilidad estatal y entre a resarcir a las víctimas, entre las cuales estarían ellas como miembros de la U.P. En el maquiavelimso estatal vemos que ahora el Gobierno sí quiere la presencia de las víctimas en la Mesa de La Habana –cuanod desde siempre las FARC ha solicitado la presencia popular en ella- quizá porque serán ellos los que movilizarán a las « víctimas » del secuestro y dejarán por fuera los miles de miles víctimas de las ejecuciones extrajudiciales, las despariciones, las masacres, las torturas y el desplazamiento forzado.

Nos impacta la posición farisaica del gobierno quien insiste en negarse a propuestas de la guerrilla de las FARC como la del Cese Bilateral de Fuegos (para evitar más víctimas inútiles –soldados, policías, guerrilleros e hijos de pueblo), la discusión de la tenencia latifundista de la tierra (nudo gordiano del conflicto interno), la disusión de la aplicación del neoliberalismo (como se ve en la venta de las acciones estatales de Isagen y Ecopetrol), e incluso de una Asamblea Constituyente que demuestra el Noísmo del gobierno a propuesta que verdaderamente irían allanando el camino de la Paz y la Reconciliación.

Quiséramso ver una posición realista frente a la Paz y no meramente el farisaico discurso de paz con guerra. Ese es el clamor del pueblo colombiano, pero el gobierno no escucha y parece que en la Mesa se adelanta un diálogo entre un buen escucha –guerrilla- y un sordo –gobierno-, al igual que hace con el contundente « No a la Minería » de los pobladores de Piedras, Tolima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Cuando Márquez y Santrich no creían en la negociación de Santos

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


En el mes de agosto de 2012 se celebró en la isla de La Orchila, con la autorización del gobierno colombiano y la colaboración del Presidente Chávez, una reunión de mandos de las FARC-EP convocada con un propósito definido, decidir si se aprobaba el Acuerdo de la Comisión Exploratoria que establecía la agenda de diálogos de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. En caso positivo, designar la comisión que se encargaría de los diálogos.


Acudí a ella acompañando al camarada Timoleón Jiménez, quien generosamente me incluyó entre los participantes. En realidad había una representación parcial de los mandos de los bloques. Asistir a dicha reunión implicaba trasladarse en absoluto secreto hasta Venezuela, lo cual sólo resultaba posible a los mandos del Bloque Oriental, el Magdalena Medio y el Caribe o Martín Caballero cercanos a la frontera.



El gobierno colombiano había sido reiterativo en extremo, en la necesidad de la confidencialidad absolu…

El Ejército colombiano estaría reclutando jóvenes y niños indígenas

Comunicado Tomado de Prensa Rural Por ONIC

El día 3 de septiembre del 2018 fueron entregados dos menores de edad, indígenas, por parte de la guerrilla del ELN a la comisión conformada por la iglesia, la Defensoría del Pueblo, el delegado para los derechos humanos y el gestor de paz del departamento de Arauca; inmediatamente fueron puesto a disposición del ICBF en la sede central, ubicada en el municipio de Saravena, entidad que decidió entregarlos y devolverlos a las autoridades y comunidad del pueblo U’wa mediante acta correspondiente.
Los menores de edad (cuyos nombres nos reservamos) fueron sometidos o constreñidos a apoyar las actividades de inteligencia e información para el Ejército colombiano, actividad que realizaban aproximadamente un año y a quienes se les había prometido pagarles una remuneración mensual con el objetivo de entregar información sobre los movimientos de la guerrilla.
Con fundamento en el anterior hecho preguntamos a las autoridades nacionales para que respondan si…